Hace once meses se hizo la última inspección para constatar el armamento que estaba en el rastrillo del Cuartel Modelo. En ese almacén se determinó el domingo pasado que habían desaparecido al menos 150 pistolas 9 milímetros marca Smith & Wesson.

Las pistolas ya no eran usadas por los uniformados y estaban almacenadas ahí supuestamente para ser destruidas, sin embargo, desde el 28 de junio de 2021 la Policía ha decomisado 9 de las 150 armas de fuego hurtadas.

Sin embargo, esto se descubrió recién esta semana cuando se ingresaron al sistema los números de serie de las armas que faltan. El armamento, según las primeras investigaciones, tendría cerca de un año en manos de las bandas

El comandante general de la Policía Nacional, Fausto Salinas, informó que la última inspección de las armas se realizó el 20 de junio de 2021 y que ocho días después, una de las pistolas fue encontrada en un operativo de control.

Publicidad

Este jueves 19 de mayo se iba a realizar una constatación física de las armas. Pero el domingo se dio la alerta y se activaron todos los protocolos para encontrar quiénes son los culpables de la ausencia de las armas, indicó el comandante de la Policía.

Salinas agregó que se puso una denuncia en la Fiscalía y que se hará la acusación particular en caso de ser requerida.

Además, reveló que las nueve pistolas calibre 9 milímetros fueron decomisadas en operativos de control ejecutados en sectores como Floresta, suburbio, Alborada, Durán, isla Trinitaria y la última en una tentativa de asesinato ocurrida el pasado lunes en Posorja.

Una fuente policial explicó que las armas perdidas son marca Smith & Wesson y que no tienen ningún tipo de distintivo policial como sí ocurre con las Glock, que tienen una leyenda que rápidamente permite identificarlas como armas de dotación.

Publicidad

Embajada americana donaría 15 polígrafos

Salinas también informó que la próxima semana, la Policía Nacional recibiría 15 polígrafos que serán entregados por la embajada americana, precisamente para luchar contra la corrupción y para la autodepuración de la institución.

A esa prueba se va a someter a los responsables de las bodegas y almacenes de armas para determinar su grado de honestidad. (I)