Jaime Villagómez tenía 35 años, trabajaba en una compañía de telefonía celular. Era el mayor de cuatro hermanos, se había casado hace un año y vivía con su pareja en Ciudad Celeste, jurisdicción de Samborondón.

“No es un chico de Samborondón, nosotros no vivimos en Samborondón, vi a algunos resentidos decir eso en redes”, aclara su padre, Jaime Villagómez Barreiro, quien describe a su hijo como un joven sano, bueno, sin ningún antecedente y que siempre ha trabajado.

Él comenta que la familia no ha podido llorar la pérdida de Jaime, porque están en audiencias y pendientes de algún avance en la investigación. Les preocupa que en 30 días concluye la instrucción fiscal y solo se ha detenido a Jimmy S. R., quien conducía el carro en el que iban los sicarios que acribillaron a Jaime en el Buijo Histórico, en Samborondón, el 20 de mayo de este año.

Jaime Villagómez Fayad fue asesinado el viernes 20 de mayo en un establecimiento de Buijo Histórico. Cortesía

Jimmy S. R. este viernes 19 de agosto tiene una audiencia de apelación que se realizará a las 15:00 en la Corte de Justicia, en la avenida Quito y 9 de Octubre. El detenido asegura que él solo conducía el carro en el iban los gatilleros y que no conocía que iban a matar a un hombre, por eso pide ser liberado.

Publicidad

El vehículo en el que iban los gatilleros pertenece al hermano de él y estaba registrado en una aplicación de taxis, sin embargo, en la investigación policial han hallado pruebas de que el detenido supuestamente participó en la planificación del ataque armado.

Jimmy S. R. registra en el sistema judicial detenciones por delitos contra la vida y tenencia de armas. En enero del 2011 fue procesado por un asesinato ocurrido en la Alborada, en octubre del mismo año fue detenido por tenencia de armas, estuvo preso hasta el 2015 cuando obtuvo la libertad gracias al régimen semiabierto.

El hombre que disparó también está en la mira de la Policía. Ya estaría identificado, pero aún no ha sido capturado. Sería un afroecuatoriano que en el momento de ejecutar a Villagómez vestía una camiseta blanca, dijeron algunos testigos.

Del motivo del crimen, el padre de Jaime dice que aún no está claro. Menciona que los policías investigaron a su hijo y todo el entorno y no descubrieron nada inusual.

Publicidad

Sostiene que los investigadores sospechan que el sicariato pudo ser motivado por la envidia de una persona cercana a Jaime, pero que esta hipótesis aún se indaga.

El padre de la víctima recuerda al presidente Lasso que está su palabra de por medio de capturar a todos los involucrados en el asesinato.

El Gobierno ofreció una recompensa de hasta $ 5.000 a quien brinde información sobre el autor del asesinato de Villagómez, quien en 2014 se había graduado de Ingeniero en Administración.

El padre de Jaime cuenta que nadie ha recibido aún esa recompensa y están pendientes de la información que los lleve a capturar a los otros tres involucrados en el hecho. (I)