Un total de 42 cuerpos de los 118 reos asesinados en la Penitenciaría han sido identificados en el Laboratorio de Ciencias Forenses y Criminalística, en el oeste de Guayaquil, confirmó esta mañana el general Fausto Olivo, director de la Zona 8 de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestro (Dinased) de la Policía.

Olivo agregó que se han entregado 22 cadáveres a las familias hasta las 10:30 de este viernes 1 de octubre y se continuará con el retiro de cuerpos en las siguientes horas.

Esta mañana, en la morgue se mantiene la presencia de decenas de familiares de reos que buscan información de los internos fallecidos para constatar que sus allegados constan o no en el listado de víctimas mortales. Asimismo, hay quienes ya han conocido de la muerte de algún privado de la libertad por medio de imágenes que se han compartido en redes sociales y esperan poder retirar el cadáver, una vez que se lo identifique en el laboratorio de Criminalística.

A esa dependencia también llegó personal del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI) con un listado de quienes salieron ilesos en la masacre del martes pasado.

Publicidad

En los patios de Medicina Legal además se dispusieron algunas carpas para atender a las familias. Ellos llegan con fotos de sus familiares y las comparan con las imágenes obtenidas por los agentes. Hay quienes logran hallar a los presos y salen de las instalaciones llorando para ser consolados por los familiares que esperan afuera, en la acera de la vía Rodríguez Bonín.

Asimismo, hay otras escenas conmovedoras por el alivio de conocer buenas noticias sobre sus familiares recluidos en la Penitenciaría. Amada, una señora de 78 años, llegó acompañada de sus dos nietas, salió casi de rodillas dando gracias a Dios, pues le confirmaron que su hijo está vivo.

La madre había peregrinado desde el martes entre la Penitenciaría, la morgue y el parque Samanes. Dijo que ya estaban reuniendo para comprar el féretro.

Como Amada, Antonio también salió persignándose y con lágrimas de felicidad. Su hijo de 23 años está en el listado de los ilesos. Contó que no lo ha contactado desde el domingo. “Voy a llamar a mi esposa para decirle que está vivo. Ella no para de llorar desde el martes”, dijo el padre del reo del pabellón 5.

Publicidad

Trabajos de identificación

Como parte del proceso de entrega de cadáveres, Olivo relató que se han realizado al menos 600 entrevistas a familiares de reos entre el jueves 31 y la mañana de este viernes 1 para garantizar la identificación de los reos asesinados. En muchos casos, dijo, hay personas que acuden a la morgue de Guayaquil por la preocupación de que sus allegados figuren entre las víctimas. En paralelo, los peritos siguen con otras labores de biometría.

Estableció varias complicaciones en este trabajo como la falta de un listado definido de los ausentes en los pabellones. “Lo cual hace que el universo de comparación sea mucho más amplio”, agregó. Sin embargo, el ente encargado del sistema carcelario (SNAI) ofreció anoche un listado preliminar de quienes no han sido hallados y los que se encuentran en buena condición con lo que se ha logrado identificar cadáveres en las recientes horas.

Publicidad

Otro inconveniente son las malas condiciones de un grupo reducido de cadáveres que llegaron a la morgue, que no permitirían establecer la identidad a través de huellas dactilares o reconocimiento facial, dijo el jefe policial.

El pasado jueves, el coronel Henry Coral, director técnico científico de la Policía Judicial (s), dijo que el proceso no es solo de una “autopsia común” por el estado en que arribaron los cadáveres, varios incinerados e incluso decapitados. Detalló que los cuerpos ingresaron sin ningún tipo de registro de identidad ni pabellón, aquello motiva a que peritos levanten una base de datos desde cero. Para ello se pide a los familiares información sobre el reo, como detalles físicos, y se harán pruebas dactilares, chequeos antropológicos y en el último de los casos pruebas de ADN.

El sistema penitenciario (SNAI) detalló que luego de la revisión, conteo y verificación en el interior del complejo penitenciario se reporta la presencia de 8.167 reclusos en los 12 pabellones. Además, el número de fallecidos subió a 118 y los hospitalizados se mantienen en 79. Estos últimos están en casas de salud con custodia policial. (I)