El presidente Guillermo Lasso acusó al excandidato presidencial Xavier Hervas de haberle pedido que no se le cobren impuestos a cambio de los votos de Izquierda Democrática para aprobar el proyecto de ley de inversiones, que fue archivado por el pleno el jueves 24 de marzo. Hervas asegura a EL UNIVERSO que tomará acciones legales y que ya está analizando el caso con su abogado.

¿Cómo se dio la reunión con el presidente Guillermo Lasso en Cotopaxi?

En una llamada telefónica, el miércoles (23 de marzo) a eso de las diez de la mañana, el presidente me dice que me invita a tomar un café en la tarde, y yo le dije: “Gracias, presidente, pero estoy en la fábrica que queda en Cotopaxi, justo en la localidad que se llama Lasso, y no alcanzo a llegar a Quito sino hasta el final de la tarde”. Y me dijo: “¡Qué casualidad que justo estoy en Cotopaxi!, y voy a estar a cinco minutos de Lasso. Invítame un café y llego en un rato más”. Como en una hora, hora y media después, él llegó a la fábrica. Y evidentemente es un honor que el presidente te visite en tu lugar de trabajo.

¿Qué temas se trataron en esa reunión?

Publicidad

Fue una conversación de lo más abierta, sin ningún conflicto. El presidente me mencionaba los atributos positivos de la ley [de atracción de inversiones], y lo que le dije fue: “Sin duda, presidente, yo lo que puedo es trasladar esto a los asambleístas, porque acuérdese de que yo no soy asambleísta, yo no voto, y primero voy a conversar con el presidente del partido”. Fue eso. En ningún momento dado le he pedido nada, no está en mi naturaleza estar pidiendo exoneración de impuestos; yo y todas mis compañías ya pagaron a inicios de marzo. En un Estado de derecho el presidente no tiene ninguna potestad sobre a quién condona o no impuestos; no hay ninguna lógica. Es más, la misma ministra de Gobierno (Alexandra Vela), porque esas son las contradicciones que tienen, dijo que Izquierda Democrática no le ha pedido nada, y eso lo ratifico. Sin duda, quienes pensamos que nuestro buen nombre es nuestro mayor patrimonio... Y que afecten tu honra y sea el presidente de la República, no cualquier persona... Es quien nos debería dar el ejemplo. Ya los ecuatorianos vivimos lo que significa un presidente persiguiendo ciudadanos (...). Yo voté por él, y se está repitiendo lo que ya vivimos.

Izquierda Democrática se alista para próximas elecciones; Xavier Hervas anuncia que se afiliará a ese partido este sábado 20 de marzo

Usted habló de acciones legales que va a emprender en contra del presidente Lasso, ¿cuándo ya estarían en marcha?

Esto es un tema de una calumnia que se ha hecho. Y no quiero, ni por mi familia ni por todas las personas que trabajan conmigo ni por todos los ecuatorianos, porque hoy en día soy una persona pública, que se genere la duda de algo que no tiene sentido, que tampoco es real; una mentira que se ha dicho se la esté tomando como una posibilidad. En función de esto, estoy viendo con mi abogado cuál sería la acción pertinente, pero tiene que haber una acción legal.

¿Son acciones legales solo de Xavier Hervas o también de parte de Izquierda Democrática?

Publicidad

Aquí lo importante es que el presidente dé los nombres, que no permita que el país siga con la desconexión de los ciudadanos hacia la política, viéndola como algo malo. Sobre lo que dijo el día de ayer, que saque los nombres: quién le ha pedido hospitales, quién le ha pedido dinero, cargos. Pero que no nos siga dividiendo a los ecuatorianos ni haciendo perder confianza en la política con acciones como estas.

Menciona que votó por el presidente, pero que ahora hay cierto tipo de decepción. ¿Esto lo motiva aún más a buscar la Presidencia en las siguientes elecciones?

Claro, sin duda. Esto es una preocupación, no me esperaba que el presidente invente una calumnia (...). Puede que otros políticos tengan como trofeo que el presidente los ataque; pero en mi caso, en el de mi familia, de ninguna manera. Lo que sin duda preocupa es el poder que tiene el Ejecutivo; y que te esté atacando es una preocupación grande; lo puedo decir como ciudadano ecuatoriano que no tiene fuero de corte, como sí lo tiene el presidente y los asambleístas. Solo soy un ciudadano que se metió a la política por amor al Ecuador, y con ese mismo amor seguiremos trabajando por ver un país unido. Y que el presidente comience a trabajar en lugar de estar atacando; necesitamos gestión en seguridad, salud, reactivación económica, trabajo.

Publicidad

Luego de estas declaraciones del presidente, ¿Izquierda Democrática se distanciará del Gobierno?, ¿retirarán su apoyo para todo tipo de iniciativa legal o sí respaldarán otros proyectos futuros?

Nuestra preocupación son siempre los ciudadanos ecuatorianos, por eso nos metemos en la política. De tal manera que esa política, la de inventar chantajes, calumnias, es la que debemos cambiar. Así que las puertas estarán siempre abiertas para el diálogo, inclusive con el presidente de la República, porque lo que los ecuatorianos necesitamos es unidad. Ya nos han fracturado demasiado, y ojalá que este Gobierno no lo siga haciendo. Somos personas que, en madurez política, en madurez de personas que queremos ver un mejor país, no nos vamos a dejar tampoco llevar por temas personales. Lo que queremos es aportar hacia el Ecuador y no estar generando más división.

Hablando del proyecto de ley de inversiones, archivado ayer por el pleno, ¿cuáles eran las objeciones que tenía Izquierda Democrática?

Izquierda Democrática había hecho 125 observaciones; algunas fueron acogidas. Pero, sin embargo, las 23 que no fueron acogidas fueron con relación al Código Monetario y Financiero; aquí hay algunas preocupaciones, como la falta de control extrabursátil, que es lo que vivimos los ecuatorianos con el Isspol. Nosotros, como doctrina política de lo que es la socialdemocracia, estamos totalmente afines a alianzas público-privadas, afines a que el capital privado sea el principal motor de la economía. Pero evidentemente también es una responsabilidad la que uno asume al formar parte de un partido, al hacer política, que es cuidar a los ciudadanos y el patrimonio de todos los ecuatorianos. En esas observaciones que no fueron acogidas, lo que no queremos los ecuatorianos es vivir una vez más un feriado bancario ni que se vuelva a repetir lo que vivimos con Isspol.

¿Cómo reaccionaría Izquierda Democrática en el caso de una eventual disolución de la Asamblea Nacional, conocida como “muerte cruzada”?

El fantasma de la muerte cruzada lo ha traído el mismo presidente; nació desde el Ejecutivo. Y, si las circunstancias lo ameritan, ahí estaremos. Lo que he dicho desde que comenzó esta narrativa es que el Ecuador ha perdido muchísima institucionalidad en los últimos gobiernos, y una muerte cruzada es perder más de la poca institucionalidad que nos queda. El presidente debe dejar la estrategia de victimizarse; las únicas víctimas son los ciudadanos ecuatorianos, que no tienen una política pública en función de sus intereses. (I)