La comunicadora Mayra Salazar, procesada en el caso Metástasis, hizo algunas revelaciones relacionadas con el caso Purga durante su testimonio anticipado en la Corte Nacional de Justicia, este 28 de marzo.

Salazar dijo que trabajó como asesora de comunicación en la campaña de Fabiola G. para la presidencia de la Corte de Guayas de octubre del 2021 a enero del 2022, fecha en que asumió el cargo. Así refutó su afirmación respecto a que ella había sido contratada de un banco de elegibles.

Agregó que un mes más tarde fue llamada por el juez Johan M., quien la citó a una reunión con Fabiola G. Ahí le habrían dicho que trabajaría para la Corte de Guayas y “para la persona que le pagaría”: el exlegislador socialcristiano Pablo Muentes.

Publicidad

Pablo Muentes, Fabiola G. y Johann M. han sido señalados por la Fiscalía como los líderes de una red criminal relacionada con favores judiciales.

Mayra Salazar contó que días después la citaron a una reunión en la casa de Pablo Muentes en la isla Mocolí, donde le dijeron que tenía que cumplir dos misiones: convertirse en la mano derecha de Fabiola G. y reportarle al exlegislador todos sus movimientos, y que contrataría sus servicios por $ 2.500 que se pagarían en efectivo.

Según Salazar, ella laboró en esas condiciones con Fabiola G. de febrero del 2022 a octubre del 2023, hasta que se la contrató formalmente en el Consejo de la Judicatura. (I)

Publicidad

(Noticia en desarrollo)