Uniformes con alta resistencia balística para las fuerzas de seguridad, armas de última generación y hasta una central de inteligencia están entre los ofrecimientos que el presidente Daniel Noboa hizo durante la campaña cuando anunció su plan Fénix, para hacer frente a la ola de violencia que afecta al país.

Hasta ahora el Gobierno solo ha indicado que el plan tendrá tres ejes: inteligencia estratégica, táctica y operativa. Tendrá apoyo en la comunidad internacional con asistencia de Israel y los cambios que ha hecho en la cúpula militar se están enfocando en inteligencia militar.

“Necesitamos urgente un entorno seguro para las familias ecuatorianas”, señaló Noboa cuando lo anunció en sus redes sociales como una de las banderas de su campaña para “restablecer la seguridad y la paz en el país”.

Publicidad

Sin embargo, en el plan de trabajo que presentó ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) no se menciona al plan Fénix, pero sí diferentes programas y acciones para garantizar la seguridad.

Cuando el mandatario hizo el anuncio de su plan Fénix, ofreció lo siguiente:

  • Instalar una central de inteligencia que permita proveer información vital para prevenir delitos, responder a emergencias y garantizar la seguridad de los barrios.
  • Armamento táctico para las fuerzas de seguridad para “liberar a los barrios y ciudades de la delincuencia”. Entregar pistolas de precisión, rifles de última generación, equipo de visión thermo y nocturna para proteger las 24 horas.
  • Dotar a las fuerzas del orden con uniformes de alta resistencia balística, chalecos con panel de cerámica y cascos integrales con protección nivel 4.
  • Emplear drones para tener una vigilancia aérea con reconocimiento facial.
  • Patrullas blindadas y sistema de mapeo satelital para una respuesta inmediata ante situaciones de violencia o emergencia que se presenten.

Enriquecer el denominado plan Fénix y solventar tareas de las Fuerzas Armadas fueron dos ejes en los que se basó principalmente la visita a Italia de Noboa, que realizó pocos días después de ser electo.

Publicidad

‘Reformar el rol de las Fuerzas Armadas’

En ese periodo de transición, Noboa habló de reformar el rol de las Fuerzas Armadas (FF. AA.) para combatir el crimen organizado y la delincuencia, como parte de la consulta popular que quiere convocar en sus primeros cien días de mandato.

Noboa nombró a dos funcionarios con perfil civil para que estén al frente de la seguridad: a la jurista Mónica Palencia como ministra de Gobierno y también encargada de Interior y como ministro de Defensa a Gian Carlo Loffredo, un empresario privado del área de seguridad.

Publicidad

Luego de los nombramientos a los ministros, el Gobierno se centró en rearmar las cúpulas de las entidades militares y los nuevos hombres que las lideran fueron escogidos con base en méritos y no por orden de sucesión. En los elegidos figuran Jaime Vela, contraalmirante de la Armada, que es el nuevo jefe del Comando Conjunto; Fernando Adatty, Miguel Córdova y Celiano Cevallos fueron designados comandantes del Ejército, la Armada y la FAE, respectivamente. Todos cuentan con estudios superiores en Defensa.

El ministro de Defensa, Gian Carlo Loffredo, con las nuevas autoridades del Comando Conjunto. Foto: Cortesía

En cuanto a la Policía Nacional, el presidente Noboa ratificó en funciones al general César Zapata Correa como comandante general y a once generales de distrito en sus cargos. A Fausto Buenaño lo mantendrá como subcomandante general de la Policía, a Víctor Zárate en la Inspección General de la Policía, Wilson Pavón seguirá al frente de la comandancia de Policía en la Zona 9 (Distrito Metropolitano de Quito) y Víctor Herrera en el mismo puesto de la Zona 8, que comprende Guayaquil, Durán y Samborondón.

Sobre estos cambios, la ministra Palencia ha reconocido el riesgo que implican y ha dicho que está dispuesta a correrlos.

“Estoy dispuesta a dar la vida por este país. Sé los riesgos que corro, sé lo que estoy haciendo al cambiar generales de una cúpula policial y lo digo en voz alta: voy a correr todos los riesgos que sean necesarios”, manifestó en una entrevista con el programa de entrevistas Vera a su manera, el pasado 1 de diciembre.

Publicidad

En tanto, aún están por definirse más cambios en cuanto al rol que tendrán las Fuerzas Armadas, que por ahora solo pueden entrar a apoyar a la Policía Nacional en asuntos de seguridad interna bajo una declaración de estado de excepción, mediante decretos que el presidente saliente, Guillermo Lasso, ha emitido de manera periódica para enfrentar picos de inseguridad y violencia.

En su viaje a Italia, Noboa pudo conocer los resultados alcanzados por Euresp, el programa de respuesta a emergencias de la Unión Europea lanzado en septiembre de 2022, para fortalecer el sistema penitenciario de Ecuador.

En materia de seguridad, en el plan de trabajo del mandatario sí se mencionan acciones, como un programa de desarrollo económico para enfocarse en la creación de empleo, mejorar la calidad de vida, acceso a la educación y a los servicios básicos para reducir la pobreza y disminuir los factores que conducen a la violencia.

Reformar el sistema judicial y policial implementando políticas para mejorar la eficiencia y equidad del sistema, capacitando a oficiales de policía y desarrollando programas de rehabilitación para recursos y reducir las tasas de reincidencia.

Asimismo, fomentar la paz desde escuelas y en las familias ecuatorianas promoviendo la educación en valores, respeto y tolerancia. (I)