En las filas del movimiento político Pachakutik (PK) hay molestia por las críticas a las contrataciones que se efectuaron en la Asamblea Nacional, que está presidida por una de sus militantes y presidenta de esta función, Guadalupe Llori.

Esto se debe a las revelaciones en medios de comunicación respecto de la adjudicación de un contrato para servicios logísticos de eventos, actos y ceremonias protocolarios del Legislativo por $ 100.000, entre los que consta la adquisición de empanadas por $ 6.

El coordinador nacional de PK, Marlon Santi, cree que si las contrataciones están fuera de la ley o del reglamento del Consejo de Administración Legislativa (CAL) deben investigarse, pero que sea “una investigación profunda y no chismes callejeros que hacen asambleístas que están representando a la derecha, como Fernando Villavicencio”.

Funcionarios legislativos justifican la compra de empanadas a $6 para eventos protocolarios de la Asamblea Nacional

“Si están fuera de la ley o del reglamento del CAL deben investigar eso. Porque hay contrataciones de la Asamblea anterior que están más allá de lo que hoy se ha hecho”, expresó Santi este 21 de septiembre, en un evento que se realizó en uno de los salones de la Asamblea, a la que acudió junto a dirigentes de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) para presentar una solicitud de amnistía para 260 personas.

Publicidad

Ahí, el dirigente amazónico enfocó su reclamó al legislador Fernando Villavicencio (Concertación-PSE), presidente de la Comisión de Fiscalización, a quien le pidió que no sea “malagradecido” y recuerde que le dio asilo político en su comunidad Sarayacu cuando era perseguido político en el gobierno de Rafael Correa.

“Las espurias medidas de Villavicencio, a quien le di asilo político en mi comunidad Sarayacu cuando estaba perseguido… y no debe ser mal agradecido”, recriminó Santi.

En la víspera, Villavicencio cuestionó que se contraten estas cenas, almuerzos y gastos vip y cree que se debería hacer “un gran exorcismo” que debería empezar con la renuncia de Guadalupe Llori a la presidencia del Parlamento.

Para Santi, Villavicencio “se ha enmarcado exclusivamente en revisar a los asambleístas de Pachakutik, y ¿por qué no investigan a los otros ministerios cuánto gastan en sus viáticos y hacer una investigación real?”.

Guadalupe Llori pide la renuncia a 21 colaboradores de su despacho y coordinadores departamentales

O también debería dedicarse a fiscalizar “cosas profundas” que están ocurriendo en el país, o preocuparse por proyectos de ley económicas y tributarias que planteará el Ejecutivo, y “ahí queremos ver cómo actúan”, lo desafió.

A propósito de este contrato, Llori decidió pedir la renuncia a 21 de sus colaboradores que ocupan cargos de libre remoción.

El objeto sería evaluar las tareas que vienen cumpliendo y les pidió que “pongan a disposición sus cargos de libre nombramiento y remoción; así como la renuncia a los contratos de servicios ocasionales”. (I)