Entre las objeciones realizadas por el presidente Guillermo Lasso al proyecto de Ley que Regula el Uso Legítimo de la Fuerza, aprobado por el pleno de la Asamblea Nacional el pasado 7 de junio, esta el que se permita el uso de animales adiestrados en situaciones de protestas sociales o donde se tenga que restablecer el orden, lo que ha generado rechazo en organizaciones animalistas que hacen un llamado al Legislativo a defender a los animales.

El texto aprobado por el Legislativo plantea en su artículo 44 que se prohíbe el uso de la fuerza con animales adiestrados. La Comisión de Soberanía, Integración y Seguridad Integral aseguró que esta decisión se tomó luego de haber debatido ampliamente el tema con actores involucrados y en el pleno.

La Comisión mantuvo el miércoles 13 de junio una reunión con varias autoridades, como el procurador general del Estado, Íñigo Salvador, y con otros actores clave para analizar las 21 objeciones que el Ejecutivo realizó. Otros participantes, como Walter Sandro, director nacional de Análisis Normativo e Incidencia en Política Pública de la Defensoría del Pueblo, sugirieron ratificar el texto propuesto por la Asamblea Nacional.

Sobre el uso de animales, el texto original “prohíbe a las servidoras y servidores de la Policía Nacional, de las Fuerzas Armadas y del Cuerpo de Seguridad y Vigilancia Penitenciaria el uso de animales de adiestramiento humano para el restablecimiento del orden público, intervención y control en ocupaciones arbitrarias, en aquellos casos en que pueda verse vulnerado su bienestar. Se entenderá por bienestar animal aquel estado de salud emocional y físico del animal que le permita estar en armonía con su entorno, preservando sus funciones corporales, que su comportamiento no sea alterado y evitando el sufrimiento innecesario. Se prohíbe el uso de animales de adiestramiento humano como medio o arma para el uso de la fuerza en los niveles de control físico o técnicas defensivas menos letales en contextos de reunión, manifestación o protesta social pacífica; en estos casos solo podrán ser empleados en el nivel de presencia para prevenir o disuadir el cometimiento de una infracción penal”.

Publicidad

El cambio que pide Lasso permitiría el uso canes y equinos, y solicita que debe especificarse que estos animales deben portar el equipo de protección requerido para salvaguardar su bienestar.

Policías antidisturbios a caballo intentan disuadir una manifestación en Quito en el último paro nacional que vivió el país. Foto de archivo. Foto: José Jácome

“Las servidoras y servidores de la Policía Nacional, de las Fuerzas Armadas y del Cuerpo de Seguridad y Vigilancia Penitenciaria podrán hacer uso de animales de adiestramiento humano para el restablecimiento del orden público, intervención y control en ocupaciones arbitrarias, siempre que cuenten con el debido adiestramiento para la finalidad requerida y cuenten con el equipo de protección necesario para salvaguardar su bienestar”, refiere el texto sugerido por el mandatario.

No obstante, para la fundación Protección Animal Ecuador (PAE), la objeción del mandatario no sería viable, ya que “no existe equipo de protección para caballos y perros que son utilizados en manifestaciones violentas”, y dicen que en este tipo de situaciones “generalmente se lanzan objetos hacia la cara o cuerpo de los animales; en otras ocasiones hay vidrios o fuego en el piso que no se puede controlar ni precautelar”.

La fundación rechaza el veto e insta a la Asamblea a hacer lo correcto en defensa de los animales. Para que se mantenga la prohibición del uso de animales han elaborado una petición de firmas, que está siendo difundida por otros grupos, como la fundación Rescate Animal y el Movimiento Animalista Nacional del Ecuador (MAE).

Publicidad

Mónica Cabrera, vocera de ambas organizaciones, concuerda con la postura de PEA y dice que la observación del mandatario es algo que no los sorprendió, debido a que no va acorde a su postura con la naturaleza, algo que lamentan.

Cabrera manifiesta que el adiestramiento de los animales es complejo cumplirlo con parámetros de bienestar animal, ya que este tiene que ser mediante exposición a gases, explosiones, multitudes y otros elementos que de por sí generan estrés y angustia en los animales, y que pueden aumentar el riesgo de reacciones impredecibles en situaciones desconocidas, poniendo en peligro a civiles y policías.

Rechazamos totalmente esta postura de la Presidencia. La única manera de que puedas adiestrar un animal a recibir gases lacrimógenos es exponiéndolo a gases lacrimógenos. En otro tipo de actividades en las que utilizan a perros, como la detección de sustancias en aeropuertos o el rescate de personas en desastres naturales, no nos oponemos, porque los animales crean un vínculo con su guía o adiestrador. En este caso, con los miembros de las fuerzas, no ocurre eso”, apunta y cuenta que para la construcción del proyecto de ley contribuyeron con aportes sobre este tema.

Rescate Animal, MAE y PAE fundamentan su postura en que la Corte Constitucional reconoció a los animales como sujetos de derechos, y este reconocimiento cambia profundamente la visión que hay que tener de los animales.

Publicidad

“Se deben limitar los usos y consideraciones de cosa, arma o herramienta para controlar el orden público. Los animales no son armas. En varios reportes se evidencia cómo la Policía pone a los animales en primera línea. Los animales no son capaces de decidir estar en esa situación, ni tampoco son responsables de las posibles lesiones que puedan causar a manifestantes”, refiere PAE.

Actualmente las leyes ecuatorianas precautelan el bienestar de los animales, como en el Código Orgánico del Ambiente (CODA), que en sus artículos 139 y 145 establece los parámetros de bienestar para animales de trabajo; allí se expone claramente la obligación de evitar exponer a los animales a situaciones que afecten su integridad.

PAE hace énfasis en que la Policía tiene equipamiento y tecnología que les permite disuadir a personas violentas en las manifestaciones, lo que hace que el uso de animales no tenga un propósito real y se lo siga realizando por costumbre.

En tanto, Cabrera menciona que están analizando qué otras acciones tomar para evitar que esa objeción del Ejecutivo se oficialice y definir nuevas estrategias.

“El domingo vamos a tener reuninones internas de MAE para asumir ciertas posturas, y este tema es uno de los que vamos a tratar, para ver cómo lo manejaremos y qué estrategias vamos a implementar para que el veto se revierta o, al final, que los animales no terminen siendo víctimas de decisiones políticas”, subraya. (I)