“Hay una pugna tremenda. No se puede hacer cita con los gerentes del hospital, porque nombran a uno y luego salen, no hay con quién tratar”, dice Manuel Defaz, coordinador provincial del Observatorio de Seguridad Social, al referirse a la inestabilidad de autoridades en el hospital Teodoro Maldonado, del IESS (HTMC).

Desde enero del 2020 hasta la fecha, el hospital lleva ya siete gerentes que han asumido el cargo, incluso por un mes. Todos guayaquileños, de 41 a 58 años.

No solo médicos han asumido la gerencia del hospital más grande y cuestionado por la corrupción en el país. El HTMC ha tenido como gerentes también a abogados, economistas, magíster en administración de empresas y hasta un contador público.

Publicidad

Estos gerentes han dejado mucho que desear, hicimos varias veedurías al HTMC en lo que son compras de medicinas y equipos, pero nunca hemos tenido la colaboración de los gerentes. Hay una mafia enquistada en ese hospital

Francisco Zambrano, presidente del Comité de Derechos Humanos, que hace veeduría en el HTMC.

Desde el 2020, los gerentes han sido Fadul Jurado Bambino (hasta marzo), Álex Díaz Barzola (hasta junio), César Torres Gutiérrez (hasta noviembre), Andrés Ycaza Mantilla (hasta enero de 2021), Danilo Calderón Zambrano (hasta julio), Francisco Andino Rodríguez (hasta julio del 2022) y le siguió Francisco Pérez García.

De los siete, tres han tenido experiencia en hospitales. Jurado fue gerente del Liborio Panchana de Santa Elena; Díaz fue médico del hospital del IESS de Babahoyo; Torres fue jefe de cuidados intensivos del HTMC; Calderón fue gerente del hospital del IESS Quito Sur; Andino trabajó como médico en el hospital de Infectología; y Pérez fue médico en el hospital del IESS Ceibos. Ycaza no registra experiencia médica, fue director del Instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual (IEPI).

La rotación de gerentes perjudica las compras de medicinas que ‘empiezan de cero nuevamente’, dijeron jefes de áreas médicas consultados. “Desde pandemia hemos tenido muchos gerentes, cada uno viene con su personal de confianza, saca a un jefe y pone a otro, es un caos”, comentó un funcionario, mientras que otro señaló que las presiones vienen desde la matriz del IESS en Quito. “Las empresas tienen interés en que se compren ciertas cosas y cuando un gerente no lo acepta, esta gente hace lobby arriba (matriz) y ellos cambian al gerente. De hecho, en el área de Compras Públicas se enteran primero cuando van a cambiar al gerente”, dijo un jefe. (I)