El Consejo Directivo “es el órgano máximo de gobierno” del IESS. Su propia ley le atribuye la responsabilidad de crear las normas necesarias para su correcto funcionamiento, de fijar las tarifas que se pagan por los servicios de salud a los prestadores, de planear el ahorro provisional que se hará, por ejemplo, para que se puedan pagar todos los beneficios a los afiliados, de supervisar a las direcciones y de fiscalizar todos los actos del IESS.

De los tres miembros que conforman este Consejo –encabezado por el delegado del presidente de la República e integrado por dos vocales (de los empleadores y de los trabajadores)–, el vocal César Rodríguez Tálbot ha sido permanente durante los últimos catorce años. Ingeniero industrial de 71 años y funcionario público desde el 2006, cuando se desempeñó como subsecretario del Ministerio de Industrias, Rodríguez atiende esta entrevista aún desde su oficina en la matriz del IESS, en Quito, a pocos días de que cese en funciones, como señala el decreto del presidente Guillermo Lasso.

“Me voy con la conciencia tranquila de haber hecho lo que podía hacer, de haber ayudado a todo el que me pidió ayuda”, dice Rodríguez a este Diario. También se refiere a los comentarios de Lasso, quien aseguró que cree la ‘leyenda urbana’ que dice que Rodríguez cobraba el 4 % de comisión para pagar las facturas a los contratistas y prestadores del IESS.

Publicidad

El aún vocal del directorio, además, explica por qué su patrimonio, en menos de dos años (del 2020 al 2022), aumentó en unos $ 500.000, según los registros de la Contraloría.

¿Es el vocal con más tiempo en el IESS?

Yo tengo dos años y un par de meses como vocal principal en el IESS. Fui vocal alterno (de Felipe Pezo) en el 2008 y fui reelecto en el 2012 por las cámaras hasta el 2016 en que pasó el problema de la inconstitucionalidad del artículo 28 que hizo que los vocales principales y los alternos estuviéramos con funciones prorrogadas hasta ser legalmente reemplazados, estuve hasta 2020 en que el Ing. Pezo (vocal principal) renunció y yo pasé a formar parte del IESS como vocal principal.

Publicidad

¿Ha seguido al frente de sus empresas mientras estaba en el IESS?

Cuando uno es vocal principal no puede actuar en su empresa privada, pero cuando es alterno puede seguir actuando hasta ser principalizado. Yo tengo negocios privados, adicionalmente fui vicepresidente de la Cámara de la Pequeña Industria por muchos años.

Publicidad

¿Las inmobiliarias han sido parte de sus negocios?

Tenía empresas inmobiliarias que tienen que ver con una empresa familiar de mis padres y hermanos y una inmobiliaria personal, con mis bienes personales, y otra inmobiliaria pequeña donde tenemos un pequeño negocio de construcción de viviendas para la venta. Lo importante es establecer que no he tenido ni tengo negocios relacionados con venta de medicamentos ni nada relacionado con el IESS.

¿No ejerce la gerencia de sus empresas?

Las empresas familiares, es un edificio pequeño de mis hermanos y tíos que arrienda departamentos, yo sigo siendo el gerente, lo mismo con otras empresas. La de construcción está prácticamente parada, no estamos construyendo nada nuevo, los últimos años he estado dedicado al IESS.

Publicidad

¿Se refiere a Rotalsa?

Es una inmobiliaria que la fundó mi padre hace más de 40 años, que es propietaria de un bien inmueble en Urdesa, que no tiene relación absoluta con el Estado. No es mía, sino mía y de mis hermanos.

¿Su patrimonio ha sido reportado a la Contraloría?

Sí, cuando era vocal alterno lo hice, y cuando me principalizaron actualicé mi declaración ante Contraloría.

Le pregunto porque el presidente Lasso se refirió a una ‘leyenda urbana’ -y en la que él cree- y que señala que usted cobraba una comisión del 4 % para que se paguen facturas en el IESS.

El presidente fue mal informado, no tengo nada que ver con esos negocios ni de suministros ni medicamentos ni de compraventa de facturas para el IESS. Cuando han enviado reclamos los prestadores externos o proveedores, por escrito, yo he trasladado esos reclamos oficialmente y por escrito a las autoridades, pidiéndoles cuentas de por qué razón no se ha pagado, todo está documentado.

¿No significa esto que usted está intercediendo por algún prestador?

No, yo no estoy intercediendo por nadie en específico ni debajo de la mesa, es algo que se hace regularmente a los administradores, pedir razones de por qué no se paga, siempre hay la sospecha de que cuando los pagos son retenidos infundadamente obedece a que hay dificultades que se ponen para cobrar por las facilidades, eso hay que evitar porque es corrupción.

¿Los prestadores le comentaron que se estaban pidiendo comisiones por pago de facturas?

Yo no he tenido ninguna denuncia de ningún prestador que haya estado siendo extorsionado, los prestadores se cuidan mucho porque dicen que si hacen la denuncia después no les compran o no les pagan.

¿Usted visitaba los hospitales, detectó alguna irregularidad, puso alguna denuncia por estas coimas?

Yo he puesto varios procesos presentados a la Contraloría y Fiscalía, por irregularidades que encontré en varios hospitales. No visitaba los hospitales permanentemente sino cuando tenía alguna denuncia.

¿No hizo oficina en el hospital Teodoro Maldonado en alguna ocasión? El año pasado circuló un oficio del mismo IESS que prohibía que funcionarios ajenos a los hospitales los visiten.

Los vocales del Consejo Directivo tenemos la facultad legal para visitar los hospitales, sobre todo ante tantas denuncias que hemos tenido de la ciudadanía.

Guayaquil, febrero 10 de 2022.- Hospital Teodoro Maldonado del IESS. Foto Carlos Barros - El Universo. Foto: El Universo

Volviendo a su patrimonio, Contraloría refleja que usted presentó una declaración de bienes en 2020 por $ 277.943, con activos que suman $ 358.543 y pasivos por $ 80.600. Dos años después, según su reporte de este año, sus bienes aumentaron en un 209 %, a $ 858.608, con activos por $ 909.316 y deudas por $ 50.707.

No, para nada, ojalá…

Eso señala Contraloría.

No he hecho ninguna declaración de patrimonio del 2022 a la Contraloría, hice una declaración de inicio de gestión en 2020 y de ahí no he hecho nueva declaración que me haya subido el patrimonio a $ 800.000, para nada. ¿Un incremento de patrimonio de $ 400.000?

De más de $ 500.000.

Para nada, permítanme y reviso aquí con mis asistentes.

(Apaga el micrófono para revisar, se desconecta del diálogo de Zoom por 6 minutos y regresa).

¿A qué se debe el aumento?

Yo lo que veo ahí es que tengo los mismos activos, pero revalorizados, con precios actualizados, las propiedades son las mismas.

Sus ‘acciones’ en empresas fueron el rubro que más se incrementó, pasó de $ 11.946 a $ 530.696. A sus dos vehículos, Land Rover (1981) y Honda (2005), sumó otro, un Ford (2014).

Las acciones de la compañía Nuevo Sol, Nusolsa. Pero es la misma compañía, la misma cantidad de acciones, soy el propietario del 99 % de acciones, pero la compañía tenía más bienes que estábamos construyendo hace cuatro años, unas casas en una ciudadela.

¿En cuál?

Ciudadela Los Ángeles, en la vía a la costa. Estábamos construyendo eso ahí y subió de valor.

¿Estos bienes no estaban embargados por un banco?

Están embargados en un proceso judicial, pero no estaba ejecutado el embargo, eso se refleja en el patrimonio de la empresa.

¿Cuándo pagaron al banco?

En 2021 hicimos una cancelación porque vendimos tres solares en $ 180.000 y con ese valor se pagó la deuda.

¿La deuda no era de $ 242.000?

Ya habíamos venido abonando valores al banco y el saldo lo terminamos de pagar en 2021.

Significa que en el 2020 ya tenía los bienes, y después de asumir como vocal principal, los revalorizó. ¿es así? ¿Por qué?

Los puse a valor comercial, por esto se revalorizaron los precios de las acciones.

¿Para revalorizarlos realizó los trámites de catastro en el Municipio?

Exacto, se hizo el documento de avalúo catastral, eso se realizó en el 2021, creo, no estoy seguro, eso lo maneja la contadora. No he comprado propiedades a mi nombre ni a nombre de mis compañías, para nada. Las compañías tienen los mismos patrimonios hace veintipico de años, Tite, Rotalsa más de 40 años, Nusolsa hace 15 años, la compra que hicimos de terrenos para construir, el préstamo que hicimos al banco, todo eso está reportado.

¿Usted no tendría inconveniente en hacernos llegar esos documentos?

No, ninguno.

(Hasta el cierre de esta entrevista, Rodríguez no envió a este Diario los documentos sobre los nuevos avalúos de sus propiedades. En cambio, el viernes 21 de octubre remitió una carta de su contadora en la que respaldaba lo explicado por Rodríguez).

Documento de aclaración sobre su patrimonio de César Rodríguez Talbot, vocal del Consejo Directivo del IESS.

¿Cuáles son sus principales deudas?

Las tarjetas de crédito, todos los meses se pagan y todos los meses se sube.

Hay un préstamo que tiene Nusolsa con Propredios (compañía de Felipe Pezo) por una cantidad de $ 291.874, ¿ya lo canceló?

Eso sigue ahí, no hemos pagado todavía, Propredios nos vendió los terrenos donde se están haciendo las casas, como las casas no se terminan de vender, no se ha liquidado el préstamo con Propredios.

Contraloría determinó ‘responsabilidad culposa’ y el reintegro por $ 318.606, por un convenio firmado en 2009, para unos proyectos, entre el Ministerio de Industrias y Cormipyme, que usted representa.

Cormipyme es una corporación sin fines de lucro, yo era representante legal porque era vicepresidente de la Cámara de la Pequeña Industria, ese tema ya fue liquidado con la Contraloría. Era un problema que había con el Ministerio de Industrias por unos proyectos que Cormipyme le hizo al ministerio y que le quedó debiendo plata a Cormipyme, Contraloría hizo una glosa solidaria y los funcionarios del Ministerio de Industrias; Cormipyme fue absuelta ante Contraloría.

En los hospitales del IESS Teodoro Maldonado Carbo y Los Ceibos hay funcionarios que aseguran que desde el Consejo Directivo se cambia a los gerentes. ¿Usted ha recomendado a algún funcionario en los hospitales o en otro cargo directivo?

Para nada, quien pone y saca es el director general, no esta vocalía, ni para gerente ni para médico.

¿Y al director de Riesgos del Trabajo no lo recomendó usted?

No es así, el abogado Patricio Camino estaba desde antes de que yo llegara, fue funcionario del Ministerio del Trabajo, concursó para ser director de Riesgos del Trabajo, es amigo, pero no fue recomendado por mí para ese puesto. (Al papá de Patricio Camino) lo conozco, porque me lo recomendaron para la defensa (en el caso) de Cormipyme, pero no tengo más amistad que una relación profesional.

¿Tampoco recomendó a Kenia Ramírez? Ella fue asesora suya y de Felipe Pezo y luego fue directora general del IESS.

En el caso de la señorita Kenia Ramírez, ella fue funcionaria de la vocalía en la época del Ing. Pezo, era asesora, una funcionaria muy preparada, tiene maestrías, trabajó en la Dirección Provincial del Guayas, en el Ministerio de Industrias. Cuando salió la opción de que se necesitaba un subdirector general encargado, me pidieron si la podían encargar a ella y yo la cedí en el encargo. Ella sigue siendo asesora de esta vocalía, este es su puesto base, ella ha pasado a ser directora general encargada por motivos de renuncia o remoción del director general, no por recomendación mía sino porque así lo manda la ley.

¿Y en el caso del exgerente del hospital Teodoro Maldonado Carbo, Andrés Ycaza?

No, yo no lo recomendé, él ha tenido una larga trayectoria administrativa en el sector público, fue director administrativo del hospital y, cuando salió el gerente, al presidente del Consejo Directivo, al director general de la época y a mí, a los tres, nos pareció que dada la experiencia que había tenido se le podía encargar la dirección del hospital, estuvo pocos meses de gerente.

¿Pero usted ya lo conocía de antes?

Yo lo conocí a él como abogado de la Cámara de la Pequeña Industria hace 30 años, en la época de Correa, quien nos pidió que lo prestemos para que sea presidente del Instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual (IEPI), y de ahí le perdimos el rastro.

Pero en el 2014, en la gestión de Andrés Ycaza, el IEPI le dio un contrato a Cormipyme.

El IEPI le dio el contrato de un tema de propiedad intelectual que se hizo y se entregó, era un contrato pequeño ($ 61.000) que nos pidieron que lo hagamos.

El señor Ycaza también fue su abogado en el embargo de Nusolsa, en 2020.

Sí, fue mi abogado, porque es conocido.

Hubo 5433 afiliados menos en Guayas en junio del 2020. En mayo fueron 26 593 desafiliaciones en esta provincia, en abril 27 954 y en marzo 4367.

¿Cuál es el mayor problema del IESS?

La falta de nombramiento de funcionarios probos en los distintos lugares, principalmente donde manejan mucho dinero; en los hospitales grandes hay que tener mucho control.

Cuando hay trámites que se demoran, surgen quienes le quieren “ayudar” al afiliado a cambio de una comisión. ¿Qué han hecho?

Los procesos no dependen tanto de la institución sino de los procesos establecidos en compras públicas, hay discrecionalidad de algunos funcionarios y ese es el problema. Mi preocupación principal es que tomemos en cuenta todas las denuncias que se hacen en la ciudadanía. Tengamos control de estos funcionarios que se nombran, busquemos la eficiencia en la salud que es el principal problema.

¿Cómo se despide del IESS?

Me voy con la conciencia tranquila de haber hecho lo que podía hacer, de haberle hecho seguimiento a todo lo que podía hacer seguimiento de acuerdo a la norma, de haber ayudado a todo el que me pidió ayuda, sobre todo pacientes a que salgan bien de sus dolencias. Es una institución complicada, le faltan controles, espero que las nuevas autoridades que vengan coadyuven a que esto pase.

Usted entró en 2008, han pasado 14 desde entonces y la situación del IESS cada día es más crítica, ¿qué piensa cuando mira atrás?

Espero que el gobierno actual continúe con el trabajo que ha estado haciendo, pagando la deuda de salud, si el gobierno continúa así el IESS tendrá mejor futuro. (I)