Compra de comida en supermercados a través de pedidos online. Eso es lo que ofrece CornerShop, una empresa que se instaló en México y que en menos de cinco años de creada fue vendida en 670 millones de dólares a Uber.

Este es uno de los ejemplos de la nueva economía digital que presentó hoy Inti Núñez, máster en políticas públicas de ciencia, tecnología e innovación, en un conversatorio, vía Zoom, organizado por Claro.

“Hoy la velocidad es la que manda sobre los mercados, las empresas que no son veloces, que no están dispuestas a cambiar, lo van a sufrir y lo van a pagar de alguna forma, está todo conectado”, dice Núñez, y destaca que lo importante en las empresas es el estar haciendo innovación y moverse a la velocidad adecuada.

Velocidad, innovación en la era digital, la industria 4.0 y tres claves de cómo se lo hace fue el tema del conversatorio en el que participó también Vady Guerra, director comercial corporativo de Claro Ecuador.

Publicidad

Para Núñez, el caso de esta empresa lo que muestra es que la gente está valorando mucho más el tiempo y queriendo mediante la aplicación resolver y solucionar todo. “Esta es una empresa que se fijó en una milla muy específica, hacer los pedidos de supermercado con personas (...), aquí hay dos cosas que mandan acá, son plataformas digitales pero también son personas“, señala.


Expresa que innovar es la acción continua, es el proceso que crea valor para una masa crítica de usuarios, está referenciado a los mercados y rompe el estándar existente.

Núñez comenta que es muy probable que en menos de diez años existan humanos viviendo en Marte por increíble que parezca. “Esta es la era de la innovación, se busca el problema y se soluciona el problema. Antes se consideraba que la innovación era una cosa aislada y hoy se gestiona, se le puso rienda, se conoce“, dice.

Núñez da dos consejos para lograr la velocidad e innovación: los paradigmas de gestión. “La velocidad que requerimos es la velocidad del corazón, la velocidad de la intuición, tenemos que hacer gestión desde la intuición. La racionalidad muchas veces en este ambiente nos va a jugar malas pasadas. Tenemos que confiar mucho más en la intuición”, expresa.

Sostiene que las personas van a ser el principal capital de toda empresa que quiera entrar en esta era de la innovación. “De ahí los paradigmas de gestión, lo que se está instalando son las empresas ágiles, las empresas horizontales, donde son capaces de tomar proyectos, enfrentarlos a los clientes y hacer interacciones de aprendizajes”, agrega. (I)