Los juicios políticos que se ventilan en la Asamblea Nacional en contra del ahora exministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, por incumplimiento de funciones en la adquisición de vacunas contra el COVID-19, mal uso de recursos públicos y tráfico de influencias en la distribución de vacunas, continuará su trámite pese a la renuncia presentada al cargo.

Los asambleístas que plantearon la censura y destitución del funcionario Ángel Sinmaleza (IND) y Pabel Muñoz (RC), esperan que esta tarde la Comisión de Fiscalización se pronuncie ante su pedido que el proceso se sustancie de manera simultánea al juicio político que se desarrolla en contra del ministro de Trabajo, Andrés Isch.

Sinmaleza comentó que la gente puede pensar que la renuncia presentada por Juan Carlos Zevallos, al cargo de Ministro de Salud Pública, va a detener el juicio político o inhabilitarlo; cuando lo único que hace es quitar del camino la posibilidad de destituirlo, pero la moción de censura continua intacta.

Además recordó que la Constitución y la normativa secundaria permite enjuiciar a un Ministro de Estado inclusive un año después de dejar el cargo; y además recordó que lo que se está enjuiciando no es una persona sino a la política de salud del gobierno de Lenin Moreno, que a su criterio ha sido deplorable frente a la pandemia del COVID-19.

Publicidad

Lo que puede suceder, añadió Sinmaleza, es que el ahora exfuncionario no acuda al llamado de la Comisión de Fiscalización y sea juzgado en ausencia. Admitió que la salida del ministro baja la temperatura política, pero dijo que el gobierno se dio cuenta que había más de 120 voluntades para su destitución, y por eso se adelantó a dar el paso a través de la renuncia.

Indicó que en la gestión del ahora exministro de Salud, existen presunciones penales como mal uso de recursos del Estado, tráfico de influencias, y por lo tanto, le corresponde a la Fiscalía General del Estado y a la Contraloría General actuar de manera más potente y evitar que el exfuncionario abandone el país y se evite la burla al país; por ello, sugirió que deberían dictarse medidas judiciales preventivas.

El interpelante Pabel Muñoz indicó que es vergonzosa la renuncia de Zevallos, así como su gestión al frente del Ministerio de Salud Pública e indicó que su salida debió haber pasado mucho tiempo atrás para que los ecuatorianos pudieran tener una autoridad que esté a la altura de las circunstancias y atender la pandemia.


El Primer Mandatario debió haberlo despedido apenas se dio cuenta del mal manejo y gestión de la salud, que ha sido una constante. Recordó que desde el 2019 la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya advertía a los países para prepararse, pero Ecuador no lo hizo como esperaban los ecuatorianos.

El juicio político contra Zevallos se mantiene y “seremos absolutamente duros y contundentes para que la sanción política se dé y opere la censura para que no pueda volver a ser funcionario público”, subrayó.

Haciendo una autocrítica, Muñoz, indicó que la Asamblea Nacional debió haber iniciado el juicio antes, aunque dijo que el Primer Mandatario hizo caso omiso al pedido puntual que formuló la legislatura sobre la inmediata separación del funcionario tras conocerse su mala gestión y tráfico de influencias en el proceso de vacunación contra el coronavirus.

El legislador correísta indicó que la Comisión de Fiscalización debería revisar bien la normativa de la Función Legislativa porque no existe una disposición legal que impida la sustanciación de dos juicios políticos a mismo tiempo. (I)