El presidente Guillermo Lasso fue consultado –este martes 22 de marzo de 2022– en el programa Encontrémonos con la ciudadanía, que se transmite desde el Palacio de Gobierno, sobre cuál es su plan alternativo en el caso de que el proyecto de ley para la atracción de inversiones, que tendrá la votación el jueves 24, no sea aprobado por la Asamblea Nacional, pero prefirió reservárselo hasta ver qué ocurre en la votación, en la que confía que los asambleístas comprendan la importancia del proyecto.

“Confío en la buena fe de la Asamblea Nacional para con el pueblo ecuatoriano, este es un proyecto de ley muy importante en cualquier momento, pero especialmente en las circunstancias actuales, saliendo de una pandemia, con una guerra a nivel global y producto de la pandemia, una crisis económica”, resaltó.

Lasso reiteró que “hoy más que nunca se requiere tratar con carácter urgente el proyecto de ley que tiene dos objetivos muy sencillos: promover inversión, atraer inversión, local o internacional, y generar empleo.

“Hemos planteado en el proyecto temas relativos a las zonas francas, alianzas público-privadas, temas relativos al mercado de valores y otros artículos que favorecen también a la actividad camaronera”, destacó y anunció que esperará al jueves para luego de eso analizar alternativas, según el resultado.

Publicidad

Fue consultado también sobre si contempla la muerte cruzada para disolver la Asamblea Nacional, según lo establecido en la Constitución, que permite hacerlo por una sola vez dentro de los tres primeros años de gobierno, y manifestó que “por el momento no es un tema que su gobierno está considerando”.

Lasso subrayó que espera que el Legislativo contribuya con el plan de desarrollo presentado y tenga sintonía con los ciudadanos de a pie que están esperando una oportunidad para salir adelante.

Proyecto urgente de inversiones entra a debate final sin suficientes apoyos de votos

Dentro del Legislativo, el oficialismo, a través de la Bancada Acuerdo Nacional (BAN), al igual que el bloque del Partido Social Cristiano (PSC), ha anunciado su respaldo al proyecto de ley, aunque los socialcristianos advierten que deben aún acogerse algunas observaciones.

Por su parte, las bancadas de Unión por la Esperanza (UNES), del movimiento Pachakutik y de la Izquierda Democrática han indicado que no están convencidas de aprobar este proyecto de ley, e insisten en introducir cambios, fundamentalmente en lo que se refiere a la delegación de los sectores estratégicos o servicios públicos al sector privado. Temen que esta ley empuje a la privatización. (I)