Dentro de la nómina de la Presidencia de la República hay siete personas que se encargan de los discursos del mandatario Guillermo Lasso a través de una coordinación general y siete especialistas que suman una remuneración mensual de $ 13.300.

El coordinador general es el único en el nivel jerárquico superior con un sueldo de $ 3.247, el resto son servidores públicos 7, con un sueldo de $ 1.676, cada uno.

Según el secretario general de Comunicación de la Presidencia, Eduardo Bonilla, esta coordinación técnica tiene redactores y gestores de información que se encargan de generar contenidos que luego de la revisión, corrección y aprobación del presidente de la República, se convierten en discursos oficiales para sus eventos públicos.

Hasta el momento, incluido el que dio en la presentación del Pacto para la Transición Ecológica, el presidente ha emitido 64 discursos públicos en espacios y foros rurales, nacionales e internacionales, con temáticas sanitarias, educativas, económicas, sociales y otros.

Publicidad

“Los discursos siguen lineamientos del propio presidente de la República, y contienen la visión y el trabajo de las distintas autoridades del Gobierno, así como la visión y posición política del Gobierno del Encuentro. El equipo de trabajo del presidente verifica que los discursos sean claros, precisos y transparentes sobre la gestión gubernamental. Esto porque tenemos claro que cada alocución presidencial contiene un anuncio y lleva implícito un ejercicio de rendición de cuentas”, señala Bonilla.

Aprobación al presidente Guillermo Lasso escala al 73,5 % y al 78,4 % por su forma de gobernar, según Cedatos

Cuando Lasso se dirige a la población en general a exponer temas sociales, económicos o educativos recurre frecuentemente a la historia de su vida, el trabajo desde muy temprana edad para pagar sus estudios y luego convertirse en el empresario que buscó llegar al Palacio de Carondelet, para explicar por qué se deben apoyar los emprendimientos, por qué la integración comercial con el mundo es necesaria, por qué debe existir libertad de educación superior, por qué es necesaria la defensa de todas las libertades y la democracia o por qué es necesario que mejore el sistema educativo escolar.

Sin embargo, también presenta otros conceptos fuerza de forma recurrente en sus intervenciones: la unidad y la inclusión.

La unidad se articula a través de las frases “El Gobierno del Encuentro” y “juntos”, propone el diálogo para la solución de controversias o de diferentes puntos de vista de los sectores políticos, económicos y sociales respecto de los temas que propone el Ejecutivo.

Publicidad

“El encuentro no es un concepto abstracto. Es, ante todo, la certeza de que las causas de este Gobierno serán las causas de la gente, de los ciudadanos: de todas las mujeres, de los jóvenes, de los trabajadores, de los obreros”, dijo en su discurso de posesión en la Asamblea, el 24 de mayo.

“Estamos entre los primeros países del mundo en crear una Subsecretaría de Diversidades, enfocada en la eliminación de todo tipo de discriminación sexual. Nadie en el Ecuador tendrá miedo de ser discriminado por ser quien es o amar a quien él ama”, dijo el mandatario, ante la 76 Asamblea de Naciones Unidas, el 21 de septiembre.plo, también agradece la colaboración de China por haber proveído de más del 60 % de vacunas contra el COVID-19 a Ecuador.

“Estamos entre los primeros países del mundo en crear una Subsecretaría de Diversidades, enfocada en la eliminación de todo tipo de discriminación sexual. Nadie en el Ecuador tendrá miedo de ser discriminado por ser quien es, o amar a quien él ama”, dijo el mandatario, ante la 76.ª Asamblea de Naciones Unidas, el 21 de septiembre.

Guillermo Lasso se presenta en la 76.ª Asamblea General de Naciones Unidas y mantiene varias reuniones bilaterales

Bonilla agrega que los procedimientos técnicos para redactar los discursos están enfocados en la investigación, análisis de datos generales e institucionales, entrevistas con autoridades involucradas en el tema, revisión de datos técnicos, para luego ser revisados y ajustados conforme las observaciones del presidente.

Publicidad

“Los discursos del presidente Lasso han sido históricos, porque son inclusivos y reflejan siempre la realidad (...). El presidente no tiene poses ni recurre a argumentos forzados para dirigirse a la ciudadanía. Sus discursos son transparentes y reflejan lo que es Guillermo Lasso como persona y mandatario”, concluye el secretario general de Comunicación.

Pablo Ruiz, catedrático y experto en análisis de discurso político, manifiesta que, haciendo una aproximación superficial, se puede identificar cómo el mandatario se legitima a sí mismo, las emociones que usa y la racionalidad que plantea.

Se pueden identificar también a “muchos Lassos”, desde la primera vuelta que se muestra un poco más agresivo hasta la segunda vuelta y posesión que se muestra más inclusivo, con el asunto del maltrato a la mujer, por ejemplo.

“¿Cómo se legitima? Pese a que es una persona acomodada (dice), yo vengo del pueblo, es una persona que viene construyéndose a sí mismo... esta es la narrativa que se crea tras el emprendedor”, señala Ruiz.

Publicidad

En cuanto a la narrativa, el mandatario se plantea como el “héroe” que siempre ha estado en contra de los “villanos”, que son estos catorce años de un modelo que ha sido complejo para el país, con un “desenlace” que es “el Ecuador de las oportunidades”.

En tanto, Pedro Donoso, director general de Icare Inteligencia Comunicacional, expresa que un discurso no es un fin, sino un medio y la herramienta más potente que tiene no solo es la transmisión de un mensaje que genere identidad, sino la desmitificación de un mito.

“La comunicación es un espiral inacabado y el momento en que se deja vacíos en la comunicación no es que se queda vacío, sino que lo llena alguien más: la oposición, adversarios, antagonistas, etc. (...). Los discursos de Lasso no buscan la desmitificación, sino el posicionamiento y un posicionamiento sin desmitificación es débil”, dice.

Donoso añade que la efectividad de la comunicación no está solo en la comunicación y en el discurso, sino en la toma de decisiones, sin gestión y decisión política es irrelevante la comunicación.

Además, “a veces, la narrativa de Lasso tiene mucha carga emotiva, muy poca carga técnica y eso de una u otra manera le puede dar como empatía, pero puede menoscabar su credibilidad”, considera Donoso. (I)