Esta mañana, el presidente electo, Guillermo Lasso, y el vicepresidente electo, Alfredo Borrero, recibieron las credenciales del Consejo Nacional Electoral (CNE), en el Centro Cultural Metropolitano de Quito.

Como último punto y tras recibir la placa con las credenciales, Lasso, quien vestía un traje oscuro con corbata y pañuelo color vino, dejó su bastón, sacó un papel de uno de sus bolsillos y se dirigió a los presentes.

“Es con profunda emoción que hoy he venido hasta aquí acompañado de mi esposa, mis hijos y mi familia, para recibir la credencial que certifica los resultados de las elecciones del 11 de abril. Cada uno de ellos ha hecho este recorrido conmigo, sosteniéndome a cada paso con su amor. Y si fuera posible, en un mundo ideal estuvieran dando este paso final también conmigo, recibiendo esta credencial junto a mí en este mismo estrado. Ustedes lo merecen tanto como yo”, fueron las primeras palabras del presidente electo.

Lasso defendió la legitimidad del proceso electoral y dijo que el Gobierno se hará eco de esa legitimidad buscando el “encuentro” de todos los ecuatorianos. Agregó que acepta la credencial con profunda humildad y hará todo lo humanamente posible para estar a la altura de “tan soberano encargo”.

Publicidad

Hizo referencia a los años del correato y dijo que se sufrió persecución y continuos vejámenes semanales, comparó el país con la situación que atraviesa Venezuela y expresó que hicieron reformas para reelegirse indefinidamente. Hubo quienes hablaron de quedarse por décadas, pero el 11 de abril, “Ecuador cambió” por el “Ecuador del encuentro”.

Durante más de diez años, muchos ecuatorianos vivieron con miedo del autoritarismo. Nos sentimos agredidos. Intimidados. Arrinconados. Quienes alzamos la voz para protestar sufrimos persecución y continuos vejámenes sabatinos. Muchos ecuatorianos, desilusionados, llegaron a pensar que quienes gobernaban no entregarían nunca el poder, como efectivamente está sucediendo hoy en Venezuela”, expresó.

Al referirse al Ecuador que sueña, Lasso sostuvo que busca “un Ecuador donde no hacen falta caudillos para imponer su única voluntad a gritos, un Ecuador donde el presidente sea, ante todo, el instrumento de esa voluntad de encuentro ciudadanos”. Añadió: “Aprendimos que solo hay una respuesta posible ante el autoritarismo: democracia, democracia y más democracia”.

El presidente electo hizo referencia a la elección de autoridades legislativas en la Asamblea, la semana pasada. “Ceder ante la tentación de esa supuesta gobernabilidad (...) generaría más desconfianza en los políticos y, por extensión, en todo el sistema. Y ahí sí se destruiría la gobernabilidad que tanto prometen, el regalo que tanto tratan de ofrecernos. Mi responsabilidad como futuro jefe de Estado es preservar, ante todo, la honorabilidad y confianza que los ciudadanos tienen en sus instituciones y en la cosa pública. Y es esa, señores, la base de toda gobernabilidad.

Con un tiktok, Guillermo Lasso rechaza los pactos políticos tras ruptura con el PSC

Al hablar sobre la independencia de poderes en el sistema democrático, Lasso dijo que ninguna “comisión de la verdad” puede estar sobre la ley.

“Se trata de que hoy aquí iniciamos el camino hacia una democracia plena. Quien no haya usado el poder para perseguir, que no tema. Quien no haya permitido que se produzcan excesos, que no tema. Aquello que creen que es persecución es simplemente la luz ciega de la justicia independiente que empieza a brillar en el Ecuador. Y todo buen político debe darle la bienvenida ocupando el lugar que le corresponde, que es por debajo de la ley, no por encima de esta a través de supuestas comisiones de la verdad”, señaló.

Publicidad

En el último tramo de su discurso, el presidente electo, con la voz entrecortada y visiblemente emocionado, recordó su vida, desde niño, “un niño que desde temprano en su adolescencia sintió la escasez en carne propia. Vivió la incertidumbre de no saber qué pasaría con su futuro inmediato. ¿Les alcanzaría a sus padres para que pueda estudiar?”.

Cuando empezó a trabajar a los 15 años y cómo emprendió por varias ocasiones, sin poder estudiar la universidad. “Hoy ese niño está aquí recibiendo esta credencial de sus conciudadanos. Prometiendo guiarlos por el único camino que ha recorrido en su vida. El camino de la honestidad, del respeto, del trabajo duro, constante, socialmente consciente. Sobre todo, el camino de la democracia, un marco donde todos cabemos, donde todos podemos luchar para conseguir en paz lo que nos proponemos”, dijo.

Y, entre sus últimas palabras agregó: “Esta credencial es, sin duda alguna, el título de mi vida. No solo porque me acredita para ejercer el más importante encargo que se le puede entregar a un ciudadano, sino porque resume mi ciclo de vida. Es el acuerdo democrático que me obliga a poner todas mis capacidades en la gestación de soluciones a las crisis que nos aquejan”.

Guillermo Lasso: La mesa no solo no está servida, sino que no hay vacunas sobre ella

Más que la credencial de un presidente electo, allí vive la voluntad de un pueblo que se decidió a cambiar. Y esa voluntad vivirá también aquí dentro, en este corazón, fundida para siempre con la mía”, concluyó Lasso, que como última frase pidió “que Dios bendiga al Ecuador”.

El evento empezó pasadas las 11:00, con el ingreso de la presidenta del CNE, Diana Atamaint, luego el vicepresidente electo, Alfredo Borrero, con su esposa, Lucía Pazmiño y, finalmente, el presidente electo, Guillermo Lasso, con su esposa, María de Lourdes Alcívar.

Las autoridades electas ocuparon la mesa principal junto con los consejeros electorales. Al acto, que se inició con el Himno Nacional, asistieron autoridades militares, policiales y civiles, titulares de otras instituciones del Estado.

La primera intervención fue de Enrique Pita, vicepresidente del CNE, quien manifestó que atrás queda el trabajo de cerca de 40.000 funcionarios en las elecciones y las descalificaciones al proceso.

Luego, Atamaint señaló que las elecciones fueron libres y transparentes, e insistió en la “tarea cumplida” de la institución que preside, calificó como un “acierto” que el proceso de vacunación se realice a través de la base de datos del padrón electoral y en los mismos recintos electorales de los últimos comicios.

“Como ecuatorianos depositamos nuestros anhelos y esperanzas para que las iniciativas individuales puedan coincidir con las colectivas (...), muchos éxitos en su gobierno, queridos presidente y vicepresidente electos de la República del Ecuador, Dios les bendiga”, fueron las últimas palabras de Atamaint.

Agenda de Guillermo Lasso el 24 de mayo

En tanto, la agenda del presidente electo, Guillermo Lasso, para el día de su posesión fue distribuida ayer y contempla la firma de los primeros decretos y reunión del Consejo de Seguridad Nacional.

A las 07:30, Lasso asistirá a la misa y tedeum en la Catedral Metropolitana; a las 09:45 tiene previsto llegar a la Asamblea Nacional para la ceremonia de posesión; a las 13:30, el presidente electo almorzará con los jefes de Estado, cancilleres y exmandatarios invitados, en el Palacio de Carondelet.

En la tarde, a las 17:00, Lasso firmará los primeros decretos ejecutivos relacionados con el Código de Ética y otros, y a los nombramientos de los ministros, asesores y consejeros en el despacho presidencial; a las 18:30 ofrecerá una recepción a los invitados especiales, en el Convento de San Francisco; y a las 21:00 realizará la primera reunión del Consejo de Seguridad, en el Palacio de Carondelet. (I)