El presidente Guillermo Lasso puso fin al estado de excepción que estaba vigente en seis provincias del país. El pasado 20 de junio, el mandatario, a través del Decreto 459, había dispuesto restricciones en las provincias de Imbabura, Pichincha, Cotopaxi, Tungurahua, Chimborazo y Pastaza.

Esto también fue anunciado por el secretario jurídico Fabián Pozo durante la intervención que tenía en la Asamblea Nacional, en representación de Lasso, durante la sesión que se realiza para resolver una petición de destitución del mandatario que promovió la bancada de UNES.

Primer acercamiento entre el Gobierno y la dirigencia de la Conaie para integrar una mesa de diálogo sobre sus demandas

En el Decreto 461, firmado este 25 de junio, se dio por terminado el estado de excepción por grave conmoción interna. En el documento se explica que, por la movilización de las Fuerzas Armadas y su participación, fue posible mitigar y controlar las causales que dieron lugar al anterior decreto, “logrando así recuperar el orden público, la seguridad e integridad de todas las personas, así como la adecuada provisión de servicios públicos y el desarrollo de actividades económicas”.

Se añade que el Ministerio de Defensa reporta “un estado de situación que permite constatar que en el espacio territorial que abarca el Decreto Ejecutivo 459 del 20 de junio de 2022 es posible concluir que ya no se constatan acontecimientos que afectan gravemente el ejercicio de derechos constitucionales, la estabilidad institucional, la seguridad y convivencia normal de la ciudadanía y se han disipado aquellos hechos que generaban considerablemente alarma social”.

Durante el estado de excepción se habían dictaminado restricciones de libertad de asociación y reunión, así como de movilidad y tránsito. De igual manera, se establecía en Quito un toque de queda y se declaraba a la ciudad como “zona de seguridad”. Esto tenía una vigencia de 30 días. (I)