La muerte de un miembro de las Fuerzas Armadas y doce heridos, entre militares y policías, en medio una supuesta protesta en Shushufindi (Sucumbíos), congeló el diálogo entre los líderes de tres movimientos indígenas y el gobierno de Guillermo Lasso, cuyo objetivo era dar una salida al paro nacional que avanzó a los 16 días este martes.

Este día, 28 de junio, estaba prevista la reinstalación de un tercer encuentro entre tres grupos sociales y autoridades del Ejecutivo en el colegio Matovelle, en Quito, que promovió el presidente de la Asamblea Nacional, Virgilio Saquicela, pero se frustró por este violento suceso, cuando se esperaba llegar a acuerdos sobre la reducción de los precios de los combustibles, que es uno de los principales pedidos de una agenda de diez puntos.

La cita estaba prevista para las 09:00, pero dos horas después ningún ministro de Estado llegó a dar continuidad.

Las delegaciones de los pueblos y nacionalidades, que ascendían a más de 100 personas, estaban listas para escuchar una respuesta y dar la disposición a sus bases de regresar a sus comunidades.

Publicidad

A su vez, Saquicela aspiraba a resultados positivos que viabilizarían una salida a los dieciséis días de paralización en el país.

Pero a eso de las 11:00, Saquicela ingresó a un salón e informó que los representantes del régimen no llegarían porque analizaban los hechos ocurridos en Shushufindi.

Pidió que los diálogos se mantengan, que continúen y planteó un nuevo llamado para las 14:00.

El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Leonidas Iza, pidió calma a los dirigentes y paciencia para entablar conversaciones, por lo que permanecerán en el colegio hasta que el Ejecutivo envíe a sus delegados.

Publicidad

Dijo que lo ocurrido en Sucumbíos se debió a una “provocación” por parte de los militares e incluso que se trataría de “pretextos” para no llegar a acuerdos que permitan reducir los precios de los combustibles, que es el principal pedido sobre el que se vislumbraba una salida.

Entonces, Iza propuso tres puntos para mantener el diálogo: que se conforme una comisión conjunta que investigue lo ocurrido en Sushufindi; que las conversaciones avancen; y, que no haya represión a las bases de los movimientos.

En tanto, Marlon Vargas, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía (Confeniae), llamó a retomar las conversaciones porque de lo contrario se “caotizará” al país si no hay una solución.

Eustaquio Tuala, presidente de la Confederación del Consejo de Pueblos y Organizaciones Indígenas Evangélicas del Ecuador (Feine), indicó que se mantendrán a la espera de que el Gobierno les dé una respuesta.

Publicidad

El dirigente incluso lamentó “el silencio” de Diana Atamaint, presidenta del Consejo Nacional Electoral, quien es indígena amazónica y que es parte observadora de este proceso. “Usted, Dianita, debería estar en medio de la protesta apaciguando y también hay que denunciar de muchas autoridades indígenas que están escondidas apagando los focos. El avance de autoridades indígenas al poder es para corresponder a las comunidades”, expresó. Atamaint se incomodó y guardó silencio.

Al momento, las autoridades indígenas y del Estado que intervienen en este mecanismo de diálogo se encuentran a la espera de que el presidente Guillermo Lasso responda de forma positiva y envíe una delegación hasta el colegio Matovelle y dar una solución a esta conflictividad nacional.

Desde el pasado 13 de junio, la Conaie, Fenocin y Feine sostienen un paro nacional en exigencia de que el Gobierno cumpla una agenda de diez puntos.

Después de 16 días de esta medida de hecho, se han producido dos encuentros, bajo la iniciativa de Saquicela, entre los líderes de los grupos sociales y ministros de Estado para alcanzar acuerdos.

Publicidad

La tarde y noche del 27 de junio se produjo una segunda reunión que dejó pendiente la decisión del régimen de aceptar reducir en más de diez centavos el precio del galón de gasolina extra y ecopaís y del galón de diésel.

Además de estudiar la decisión de derogar el Decreto Ejecutivo 151, relacionado con la exploración minera en zonas protegidas.

La convocatoria para este tercer diálogo se hizo para las 09:00 en la unidad educativa y las delegaciones de los tres movimientos indígenas llegaron minutos después de la hora fijada.

Pero la delegación del Ejecutivo evalúa su participación por lo ocurrido en Shushufindi.

Se esperaba que el presidente Lasso diera un mensaje al país a las 12:45. (I)