En Portoviejo se hicieron controles en exteriores de recintos electorales y en playas para evitar aglomeraciones.

Unas 200 personas fueron retiradas el sábado de las playas de la parroquia Crucita, de Portoviejo, esto pese a que se dispuso que durante este fin de semana no se daría paso a los turistas a la zona de baño de este balneario.

La playa, según la normativa expuesta por el COE de Portoviejo, estará cerrada al paso de los bañistas hasta el próximo 18 de abril.

Además, este domingo, de los accesos a los recintos electorales también fueron retirados los comerciantes que se apostaron para ventas de alimentos o para ofrecer el servicio de plastificado del certificado de votación.

Silvio Larrea, director del departamento de Control Territorial del Municipio de Portoviejo, indicó que ese trabajo fue ejecutado por 212 funcionarios del cabildo en todos los recintos electorales del cantón.

“Nuestro objetivo es despejar aglomeraciones de comerciantes informales, indicarles que no pueden estar aquí, trasladarlos a otros sectores alejados”, declaró Larrea, al tiempo que aseguró que los comerciantes fueron alejados mas no sancionados.

Estos controles se van a mantener hasta finales del proceso electoral. Larrea hizo un llamado a que no se formen aglomeraciones tras la finalización del proceso electoral y más aún cuando se conozcan los resultados oficiales de los comicios de este domingo. (I)