Las cumbres de las montañas de Ecuador han sido, para el embajador saliente de Estados Unidos, Michael J. Fitzpatrick, tan desafiantes como la misión diplomática de 60 meses que acaba de concluir en esta semana.

En un emotivo video divulgado este 15 de junio del 2024 en las redes sociales de la Embajada, Fitzpatrick se despidió del país diciendo que ha sido “un honor” colaborar para afianzar los lazos con Estados Unidos.

Contó cómo, a lo largo de los últimos cinco años, se dejó seducir por las montañas del país, logrando subir 60 veces, algunas con repetición, 35 cumbres.

Publicidad

“Las montañas de Ecuador capturan la vista y reflejan la grandeza de las oportunidades de este hermoso país. Para mí, explorarlas ha sido más que un viaje, ha sido un privilegio. Mi rol como embajador de Estados Unidos también lo ha sido”, dijo él, recordando que logró llegar a la cima en la mayoría de ocasiones.

Explicó que él nunca fue andinista y que tuvo mucho temor de escalar, pero que no se dejó vencer por el miedo. “Cada ascenso fue único, aprendí que nunca escalas la misma montaña, aunque ya la hayas coronado en el pasado... de pronto se abren grietas que no estaban allí, pero con humildad uno aprende más de las frustraciones que de los éxitos de la vida”.

El diplomático dijo que asimismo son las vidas de las naciones. “En mi rol de embajador me encontré con grietas enormes, como el crimen organizado y la corrupción... Pero el Ecuador es la resiliencia de su gente, de sus instituciones y su capacidad de buscar el bienestar de todos sus ciudadanos. Ecuador lucha junto a amigos como Estados Unidos para alcanzar valores comunes a favor de la democracia, la seguridad, la prosperidad económica inclusiva y el cuidado del medioambiente”.

Publicidad

Otras “cumbres” que logró alcanzar, y que no se refieren a las montañas, fueron la atención del COVID-19, el combate al crimen transnacional, el fortalecimiento de las instituciones del Estado, la lucha a favor de la libertad de prensa, la protección de la naturaleza y la conservación del patrimonio cultural.

Pero su cumbre más importante, aseguró, fue la relación con los ciudadanos ecuatorianos. “He sido testigo de los logros alcanzados por los gobiernos locales y la sociedad civil. He celebrado junto a los emprendedores que capacitamos para la expansión de sus negocios, me ha inspirado conversar con jóvenes que con intercambios culturales y educativos están comprometidos a mejorar sus comunidades, su futuro. He aprendido de la fuerza de los ecuatorianos que escalaron conmigo y que miraron más allá de cualquier barrera. Y he celebrado los logros de los deportistas que levantan con orgullo su bandera”.

Publicidad

El embajador deseó que el país siga creciendo, con fe en su capacidad. “El compromiso de Estados Unidos de colaborar con Ecuador en su ruta hacia el bienestar sigue firme... Llevo al Ecuador en mi corazón: Ecuador es fuerza, belleza, inspiración. Ecuador, te tengo fe. Estamos unidos”.

Aún no hay fecha para la llegada del nuevo representante del Gobierno de Estados Unidos, Arthur Brown. (I)



Publicidad