Restan 25 días para que Guillermo Lasso cumpla su primer año de mandato en la Presidencia de la República, pero su Gabinete experimenta un “desgrane” con la renuncia de cuatro ministros en las últimas 48 horas.

El 26 de abril, Luis Hernández dimitió al Ministerio de Defensa, y horas después se designó en su remplazo a Luis Lara Jaramillo, general en servicio pasivo del Ejército. Lasso lo posesionó en un acto reservado en el Palacio de Gobierno al que asistieron varios ministros y el alto mando militar.

Luis Lara Jaramillo es designado ministro de Defensa tras salida de Luis Hernández

La noche del miércoles renunció Juan Carlos Bermeo al Ministerio de Energía y Recursos No Renovables. Su remplazo sería el viceministro Xavier Vera.

Bermeo alegó que concluyó un ciclo al frente de “tan compleja cartera” y que se reintegrará a sus actividades profesionales privadas, “dejándole en libertad de escoger un nuevo colaborador que se ajuste a las actuales circunstancias de su Administración”.

Publicidad

Los cambios en esta cartera empezaron desde el 14 de abril pasado, cuando, mediante decreto ejecutivo, el jefe de Estado dispuso que el Ministerio de Energía y Recursos No Renovables pasara a llamarse Ministerio de Energía y Minas, pues respondería a los “requerimientos actuales del Gobierno nacional”.

La mañana de este jueves, 28 de abril, Bernarda Ordóñez dejó la Secretaría de Derechos Humanos y de manera irrevocable.

Dejó sentado en la carta remitida al mandatario su malestar por hechos de violencia en contra de las mujeres y niños, y por la nueva visión política que alista el Ejecutivo.

“Esta decisión es motivada por la nueva visión planteada por el Gobierno nacional, la cual dista del objetivo inicial de construir un país de oportunidades y de encontrarnos por los derechos. Lo ocurrido el 8 de marzo, el manejo de la crisis penitenciaria y el silencio ante los repudiables hechos de violencia, especialmente de niñas, niños y mujeres, solventan este sentir”, describió en el documento.

Publicidad

Horas después renunció también Pedro Álava como ministro de Agricultura y Ganadería. En su carta aseguraba que depositó todas sus “energías y conocimientos” para cumplir con el encargo.

Su retiro se dio en medio de los reclamos de atención gubernamental de los sectores bananeros, agricultores y campesinos.

En un comunicado difundido por la Secretaría General de Comunicación en horas de la tarde, se explicó que el Gobierno está realizando una evaluación de todo su Gabinete, “efectuando los cambios que considere pertinentes en función de la mejor ejecución del Plan de Creación de Oportunidades 2021-2025″.

Se añadió que, por ello, Lasso solicitó las renuncias de los ministros y renovar a los mencionados funcionarios. “El liderazgo de cada cartera estará bajo los mejores perfiles del país, que enrumben a las instituciones a garantizar el bienestar de cada ciudadano de forma integral”, recoge dicha misiva oficial.

Publicidad

Sin embargo, este redireccionamiento político produjo a finales de marzo la primera separación de Alexandra Vela del Ministerio de Gobierno.

El 29 de marzo, Vela dejó el Ministerio exponiendo que sus sugerencias generaron “molestia”, al plantear aplicar la muerte cruzada (disolución de la Asamblea Nacional) en un contexto de “bloqueo” del Legislativo a la discusión y aprobación de las propuestas de ley económicas del Ejecutivo.

En su lugar, el 30 de marzo se designó a Francisco Jiménez; y se retomó la creación del Ministerio del Interior, en el que fue designado Patricio Carrillo, general en servicio pasivo de la Policía Nacional.

Fortalecer las Fuerzas Armadas en seguridad ciudadana y empujar investigaciones internas, los retos para Luis Lara

La primera crisis que enfrentaron los dos ministros fue posicionar el mensaje de que detrás del habeas corpus concedido al exvicepresidente de la República Jorge Glas, con el que abandonó la cárcel de Cotopaxi para ir a cumplir en su casa la pena por delitos en contra de la administración del Estado, no hubo un “pacto” político con el expresidente Rafael Correa.

Publicidad

Mauricio Gándara, analista político, ve un escenario “peligroso”, porque las desavenencias se dan un mes antes de que se cumpla el primer año de gestión de Lasso.

“El presidente Guillermo Lasso debió optar por hacer una crisis de Gabinete, que suelen ser habituales al cumplirse un primer ciclo. Eso hubiera sido más dable que el ver que se va desgranando. Las renuncias de los ministros son cosas que hacen daño y hablan en un momento tan delicado, como es el provocado por la salida de Jorge Glas de la cárcel. Entonces, si es por eso, podría ser una causa que los está sacudiendo, y no habla muy bien de la estabilidad política”, opinó Gándara.

Añadió que, luego de lo ocurrido con Glas, se habla de la creación de una “comisión de la verdad” que revise los procesos judiciales de Rafael Correa y sus afines; por la que, de concretarse, “el Gobierno perderá el apoyo, y esta falta de cohesión del Gabinete debe tomarse en cuenta; de lo contrario, se vienen días muy agitados y delicados para el mandatario”.

En materia de seguridad, el catedrático y analista Fernando Carrión alerta de un escenario desfavorable, porque la violencia está creciendo.

Según sus estadísticas, en el 2021 la tasa de homicidios era de 14 por 100.000 habitantes; y, si la violencia se mantiene, la tendencia a finales del 2022 sería de 18 homicidios por 100.000 habitantes. “Eso significa que habremos pasado el promedio de América Latina y Ecuador estará entre los países más violentos de la región”, concluye.

Advirtió de la presencia de un nuevo fenómeno, como es el hecho de que “la confrontación no es solo entre las mafias (del narcotráfico), sino que hay una confrontación de las mafias con el Estado”.

Carrión atribuyó este hecho a los motines registrados en las cárceles de Esmeraldas, de Guayaquil y de Azuay por el traslado de los reos; la aparición de coches bomba, la acción bélica en contra de una ambulancia, ataques a un carro de la Policía y las amenazas al ministro del Interior, Patricio Carrillo. “Esto muestra un cambio de táctica, y hoy los grupos criminales lo que van a hacer es dejar de pelearse entre ellos y unificarse en contra del Gobierno”.

A su criterio, si bien fue una acción correcta retomar el Ministerio del Interior, aún no se “logra definir una política clara”, porque el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas y Adolescentes Infractores (SNAI) “opera de forma aislada y eso hace que no haya una relación con las políticas de seguridad”. A lo que se suma que el Sistema de Inteligencia reporta directamente a la Presidencia de la República y no al Ministerio. Debería ser al contrario, porque así se “definen las políticas de manera conjunta con el presidente”.

‘Estamos enfrentando a las bandas criminales y obviamente reaccionan’, dice Guillermo Lasso sobre el aumento de hechos violentos en el país

Para el director del Observatorio Político Fiscal, Jaime Carrera, el primer año de un gobierno “es una experiencia de aprendizaje de la realidad, de lo que realmente es enfrentar la conducción del Estado”.

Por lo que ahora parece que el régimen redireccionará la conducción del Estado para “enfrentar esta severa crisis institucional, para lo que necesita aplicar rupturas y generar cambios profundos”.

Explicó que las necesidades fiscales se mantienen y son estructurales, y se preguntó qué va a pasar el próximo año, cuando el precio del petróleo baje o no haya préstamos de organismos bilaterales.

“La economía va a crecer 2,5 %, pero no es suficiente, porque, con la negación de leyes por la Asamblea Nacional en materia económica, la inversión no va a fluir; si no hay inversión, es imposible que crezca la economía. Se necesita una ruptura en la acción del Gobierno, de los políticos, de los trabajadores…”, opinó. (I)