Para la defensa del exvicepresidente Jorge Glas se ha vulnerado el derecho a la salud e integridad de su cliente debido a que no se han brindado servicios de calidad y en el momento oportuno ante las “polipatologías” que mantiene; mientras que para las instancias estatales no se ha violentado derecho alguno, pues han entregado las facilidades para que Glas sea atendido y reciba la ayuda médica necesaria en el momento oportuno.

Estas dos tesis fueron las fundamentadas y contrapuestas, la mañana de este miércoles, ante los jueces de la Corte Provincial de Justicia de Pichincha, Eduardo Andrade (ponente), Guadalupe Narváez y Santiago Galarza, durante la audiencia de apelación a la negativa de primera instancia de una jueza de Pichincha al habeas corpus solicitado por la correísta Nicole Malavé a favor de Glas.

Alfonso Zambrano Pasquel asistió como abogado de Jorge Glas y Édison Loaiza, abogado del exvicepresidente en los casos penales, se presentó como defensa de Malavé. En la audiencia también participaron abogados en representación del Servicio de Atención a Personas Privadas de la Libertad (SNAI), de la Cárcel 4, del Centro de Privación de la Libertad (CPL) de Cotopaxi y como terceros coadyuvantes estuvieron los abogados del Ministerio de Salud (MSP) y de la Procuraduría General del Estado.

Jorge Glas seguirá cumpliendo sus penas en la cárcel; jueza de Pichincha negó el recurso de ‘habeas corpus’ que buscaba beneficiarlo

Zambrano aseguró que la pretensión en este caso es que se entreguen medidas cautelares sustitutivas a la privación de la libertad para que el ingeniero de profesión continúe cumpliendo lo que le queda de condena, mas no que se lo deje en libertad o se le levanten las penas definidas.

Publicidad

El pedido se daba ante el deterioro de la salud del hombre fuerte del correísmo de los sectores estratégicos y la supuesta imposibilidad que ha demostrado el área de salud del Sistema de Rehabilitación Social para atenderlo médicamente. Este argumento ha sido usado en al menos tres habeas corpus presentados por defensores de Glas, los cuales ya han tenido una resolución.

Zambrano señaló que Glas en este momento vive un “secuestro institucional y político”, debido a que el SNAI no cumple una orden inmediata de libertad dispuesta desde Manabí en otro habeas corpus y porque el presidente Guillermo Lasso “dio la disposición de que no se cumpla la orden de libertad inmediata”.

Según el abogado, una vez que no se ha dado paso al pedido de unificación de penas que ellos plantean y Glas cumplió, el 14 de diciembre de 2020, el 40 % de la pena más alta impuesta contra él: los ocho años en la causa por el delito de cohecho pasivo agravado, en el caso Sobornos, el exvicepresidente llevaría más de 20 meses detenido, debiendo habérsele otorgado el beneficio de la prelibertad.

Jorge Glas también mantiene otra sentencia en firme por asociación ilícita, en el caso Odebrecht, en la que recibió una pena de seis años y otro fallo de primera instancia, en fase de apelación, por peculado en el denominado caso Singue, en el que fue sentenciado a ocho años de cárcel

Publicidad

La jueza Soledad Manosalvas, el 20 de junio último, negó el habeas corpus presentado por Malavé a favor de Glas. Ella dio la razón a las entidades del Estado que aseguraron en audiencia que no ha existido ninguna violación de derechos y que se le ha garantizado al privado de libertad la atención médica que requiere, según su cuadro clínico.

Manosalvas consideró que no existe una detención ilegal o arbitraria. Además aclaró que, según la prueba aportada, Glas contaría con un baño privado y mantiene una seguridad que está en manos de un grupo especial las 24 horas del día, los siete días de la semana. Resaltó que se ha demostrado que existe una atención médica para el condenado.

“El habeas corpus es procedente para corregir situaciones relacionadas al derecho a la salud de la persona privada de la libertad. El efecto que persigue el habeas corpus no es la libertad de una persona, sino corregir actos en contra del derecho a la integridad con las personas privadas de la libertad o falta del acceso a los servicios de salud”, agregó Manosalvas.

El presidente de la Sala de Apelación permitió que Glas intervenga en la audiencia. El condenado por delitos de corrupción se conectó a la dirigencia usando la vía telemática desde la Cárcel 4 en la que se encuentra desde el 21 de mayo pasado. El exvicepresidente con la voz afectada por una faringitis y usando un cuello ortopédico inició su exposición indicando que es un “preso político” y pidiendo disculpas al Tribunal por haberse desconectado sin permiso alguno de la anterior audiencia.

Publicidad

En su argumentación, el excompañero de fórmula de Rafael Correa volvió a recordar las al menos nueve enfermedades que mantiene y por las que toma hoy en día hasta 45 pastillas. La espondilitis anquilosante sería una de las más graves, aunque también dijo que sufría, debido a la violencia que vio en la cárcel de Latacunga y las amenazas que recibió, problemas psicológicos y psiquiátricos por los que toma catorce pastillas, que incluyen antidepresivos, antipsicóticos, pastillas para dormir, y aún así mantiene alucinaciones visuales y auditivas.

Al Tribunal Glas le pidió que dé paso al habeas corpus que solicita y que así le permita trabajar, ya que tiene hijos a los que mantener y ofertas laborales como profesor en universidades nacionales y extranjeras.

Jorge Glas presentó dos nuevos ‘habeas corpus’. Boleta de excarcelación del exvicepresidente sigue en suspenso

En esa línea les pidió a los jueces que no le ordenen el uso de grillete electrónico, pues las instituciones le han dicho que no pueden tener dando clases a alguien que usa grillete; y que le den movilidad nacional para cumplir funciones como profesor investigador, que sería uno de los ofrecimientos académicos. Que está dispuesto a cumplir una presentación periódica o la prohibición de salida del país.

Andrea Proaño, en representación del director del SNAI, Pablo Ramírez, resaltó que lo que debe darse en este caso es ratificar la sentencia de primer nivel y rechazar la pretensión de Jorge Glas, quien, dice, sostiene que se le han vulnerado los derechos a la salud, a la seguridad y existe una falta de concesión de beneficios penitenciarios o prelibertad.

Publicidad

La abogada anotó que el habeas corpus tiene como finalidad tomar acciones correctivas dentro del caso en el momento que se evidencien situaciones lesivas o de riesgo en contra de la persona privada de libertad, y no la libertad del sentenciado y menos aún es un mecanismo de revisión de penas. Proaño aclaró que ha quedado probado que en la Cárcel 4 ha realizado las coordinaciones correspondientes con los ministerios respectivos para la atención médica.

Varias de las instituciones accionadas coincidieron en que existe la evidencia de las atenciones otorgadas y tramitadas con médicos especialistas de salud e incluso de la negativa de Jorge Glas a acceder a citas previamente programadas. Los abogados del SNAI, de la Cárcel 4, del CPL de Cotopaxi, el MSP y la Procuraduría solicitaron que se desechen las apelaciones de Glas y Malavé.

Tatiana Gaviria, abogada del director de la Cárcel 4, Diego Flores, mencionó que Glas se encuentra en una celda con baño y ducha privada para él solo, que recibe todo tipo de visitas, tiene una seguridad y vigilancia permanente las 24 horas y se le permitió el ingreso de equipos tecnológicos para que continúe estudiando.

Negó que la integridad esté en riesgo y recordó que en los 34 años que existe esa cárcel no se han dado amotinamientos ni eventos violentos. Además, apuntó, Glas habría llegado a la Cárcel 4 una vez que en el CPL de Cotopaxi se determinó que existían riesgos para la seguridad del exvicepresidente, pues en la celda 9 del área de transitoria, que era ocupada por él solo, al 20 de mayo pasado, estaba llena con 37 privados de la libertad.

Los jueces suspendieron la audiencia poco antes de las 13:00 de este miércoles, luego de escuchar siete amicus curiae de personas que querían dar luces para la decisión que tomarían los jueces. Todos ellos señalaron que acudían en favor de Jorge Glas y en algunos casos lo calificaron como “amigo” y compañero.

El presidente del Tribunal luego de agradecer a los presentes en la audiencia se desconectó de la vía telemática sin definir cuándo se convocaría a la reinstalación de la diligencia para conocer el resultado de esta. Pese a ello, Alfonso Zambrano Pasquel refirió que el presidente de la Sala habría indicado que la resolución se daría la tarde de este mismo miércoles. Lo cierto es que en este momento los jueces Andrade, Narváez y Galarza deliberan su decisión. (I)