Un Estado federal es, según definiciones jurídicas, la unión de otros estados en uno solo, y la diferencia esencial entre este y un Estado descentralizado, es el establecimiento de instituciones que se autoadministran con relativa independencia.

Así también, cada Estado federal se rige por lo que dicta una eventual Constitución federal, y cada Estado federado por lo que diga la suya propia, ya que cada uno debe tener una Constitución que debe moverse dentro del marco jurídicamente permitido por la Constitución federal.

En cuanto a competencias, se establecerán dentro de cada estado otros órganos encargados de ejercerlas como tribunales, defensores del pueblo y hasta parlamentos, de ser el caso.

Que Ecuador adopte ese modelo de Estado es la propuesta que hizo la noche de este 6 de julio el líder socialcristiano Jaime Nebot, que para ello planteó que se realice un plebiscito para reformar la Constitución vigente: “Este modelo nos convertirá en un pueblo nuevo, con gran autoestima, con empleo e ingresos, con la posibilidad de emprender, de innovar y, sobre todo, capaz de hacer realidad, en el campo y la ciudad, la justicia social y la solidaridad entre provincias, para lo cual tendrá que existir un fondo específico”.

Publicidad

El exalcalde de Guayaquil señaló que con este modelo de país se mantiene a un Estado central debidamente financiado, “que gobierna mucho y administra poco”, al que le corresponde la política monetaria, internacional y defensa nacional. En los estados locales implica el manejo autónomo de la porción de las rentas que les corresponden y tener la facultad de crear rentas propias, así como dictar decisiones políticas, administrativas y normativas en su territorio.

Actualmente en la región hay tres países que están organizados bajo este sistema: Argentina, Brasil y México.

Argentina

La República Argentina es un estado federal constituido por 23 provincias y una Ciudad Autónoma. Cada provincia y la ciudad de Buenos Aires elige por sufragio directo a sus gobernantes y legisladores; asimismo, los estados provinciales organizan y sostienen su administración de justicia.

En Argentina existe un régimen presidencialista con una clásica división de poderes entre el Poder Ejecutivo Nacional (PEN), un Poder Legislativo bicameral (PL), integrado por una Cámara de Diputados y otra de Senadores, y un Poder Judicial (PJ).

Publicidad

La Constitución Nacional distribuye una serie de competencias entre el Gobierno Federal y los Gobiernos Provinciales, dejando en mano de estos últimos todo el poder que no haya sido delegado al Gobierno Federal.

Brasil

En el caso de Brasil, la forma de gobierno es de República Federativa. La organización político-administrativa comprende la unión de los estados, el Distrito Federal y los municipios, todos autónomos en los términos de la Constitución.

Los territorios federales integran esta unión y su creación, transformación o reintegración al estado de origen es regulada por ley complementaria. Cada estado dicta su propia constitución y se encuentra regido por un gobernador. La nación está subdividida en la capital y 26 estados y 5.570 municipalidades.

Así también, en el país existe un Congreso Nacional que es bicameral. La Cámara de Diputados esta formada con 513 miembros directamente elegidos por 4 años. El Senado Federal está formado con 81 miembros directamente elegidos, que son nombrados por 8 años, donde cierto número va renovándose alternativamente cada 4 años.

Publicidad

Entre las competencias de los municipios está promover el control y el planeamiento del uso, la parcelación y la ocupación del suelo urbano, o sea, la política territorial urbana, además del cuidado, según los términos de la Constitución, de los “asuntos de interés local”.

México

Por su parte, México tiene su capital que es el Distrito Federal (Ciudad de México), donde tienen sede los poderes de la Unión (Ejecutivo, Legislativo y Judicial). La división política de México se compone de 32 entidades federativas dividas en municipios, de los cuales hay en todo el país 2.471.

Las 32 entidades gozan de autonomía, pero están sujetas a una Constitución federal, que señala los lineamientos centrales a los que debe sujetarse la entidad federativa para su organización, la división del poder público para su ejercicio en Legislativo, Ejecutivo y Judicial y su integración. Por ejemplo, en lo Ejecutivo a nivel federal está el presidente de la nación y a nivel local, un gobernador, asimismo, con el Legislativo, existe una Cámara de Diputados y Cámara de Senadores a nivel federal y congresos locales a nivel local.

Según expertos, haciendo una mirada a los países federales de la región se trata de las economías más importantes y afirman, de manera general, que los modelos federales contribuyen positivamente al crecimiento económico.

Publicidad

Otras voces difieren y consideran que establecer nuevos Estados Federales es complejo, considerando que requiere de superar la forma de Estado presidencialista evolucionando a un Estado parlamentario, o al menos a uno semiparlamentario o semipresidencialista. (I)