Registros de pagos de sobornos en 2006 y 2011 por obras realizadas en Ecuador y que superan los $ 13,6 millones son las nuevas revelaciones de un archivo entregado por la Fiscalía de Brasil a las autoridades de Perú, al que tuvo acceso Diario EL UNIVERSO.

Hasta el momento se han revelado sobornos de Odebrecht por $ 51 millones. Con estos nuevos registros, las coimas de la constructora brasileña a ecuatorianos superarían los $ 64 millones.

El nuevo expediente llegó el 20 de septiembre a Lima por la investigación contra la excongresista y excandidata presidencial Keiko Fujimori. Son las llamadas planillas del programa encriptado de la constructora My Web Day B de la División de Operaciones Estructuradas. Este era el departamento de la compañía que manejaba los pagos de sobornos, viajes o regalos a funcionarios en muchos países a cambio de obtener contratos. El portal peruano IDL Reporteros compartió esa información con este Diario.

Las planillas tienen el mismo formato de otras incluidas anteriormente en la delación premiada de Marcelo Odebrecht ante las autoridades de Brasil, en las que también se incluían pagos por obras en otros países. EL UNIVERSO publicó en diciembre de 2018 que ese monto ascendía a $ 442.000 en Ecuador.

Publicidad

En esta nueva revelación se trata de las planillas número 260 que corresponde al año 2006 y la 090 del primer semestre de 2011. Los montos están asignados por obras y los receptores con apodos, un método usado por la constructora para esconder la identidad de funcionarios y personas sobornadas. En su mayoría se trataría de pagos no conocidos para las autoridades ecuatorianas.

Este Diario pidió una reacción de la filial ecuatoriana de Constructora Odebrecht y está a la espera de un comunicado oficial que emitirá la compañía desde Brasil.

La investigación judicial del caso Odebrecht en Ecuador no abarcó los sobornos de los años 2006 y 2011, que salen a la luz con estos nuevos documentos. El proceso legal se centró en el retorno de la empresa para arreglar y culminar la construcción de la Hidroeléctrica San Francisco, en el segundo semestre de 2010. Ocurrió en el gobierno de Rafael Correa, una vez que se levantaron las glosas de la Contraloría.

Las principales pruebas las aportó el director José Conceicao Santos, que entregó los giros bancarios enviados a empresas en Panamá e islas del Caribe. En su mayoría fueron desde 2012, con excepción de unas coimas dirigidas a través de la panameña Columbia Management, que datan de mediados de 2010. Esta compañía, como indicó Santos, le proveía de efectivo para realizar algunos pagos ilegales. En el primer semestre de 2011, Columbia recibió 2 de los 20 millones que recibiría a lo largo de cinco años.

Principales receptores de sobornos de Odebrecht en el primer semestre de 2011.

En el caso de este nuevo archivo consta una planilla del primer semestre de 2011 que es la más costosa, sumó $ 8,4 millones de sobornos contemplados por las hidroeléctricas San Francisco y Toachi Pilatón, el Proyecto Multipropósito Baba y el Sistema de Riego Carrizal-Chone 2.ª Etapa.

La obra por la que más se destinaron sobornos fue la San Francisco: $ 8 millones. Le siguen Baba con $ 201.000, Toachi Pilatón con $ 115.000 y Carrizal Chone 2.ª Etapa por $ 50.000.

Publicidad

Los receptores de los sobornos se relacionan con 17 apodos “Codinome”, como se designaban. Entre ellos: Aux Contra, Degrau 1, Degrau 2, Jasaman, Guerrilheiros, Perfeito, Miami, Alemao y Pintao. Los sobrenombres Degrau1 y Degrau2 son los que más dinero recibieron, con un total de $ 6,5 millones.

De todos los apodos que constan en esta planilla, solo uno ya era conocido. Se trata de Miami, como supuestamente se llamaba al entonces contralor Carlos Pólit, condenado en Ecuador por el caso Odebrecht y que vive ahora en esa ciudad en Estados Unidos. En el archivo consta como receptor de $ 883.000.

Principales receptores de sobornos de Odebrecht en el año 2006.

La otra planilla, del año 2006, corresponde al gobierno de Alfredo Palacio (2005-2007). Los pagos sumaron $ 5,2 millones, pero si bien se incluyen más apodos, 185 nombres, no se registran los montos de todas las transacciones. La explicación dada por las fuentes judiciales es que no se logró desencriptar completamente el archivo.

Las obras relacionadas con esta planilla son el aeropuerto de Tena, el Sistema de Riego Carrizal-Chone 1.ª y 2.ª etapas, las hidroeléctricas San Francisco y Toachi Pilatón y el Proyecto Multipropósito Baba. También consta la CRM Manabí (Corporación Reguladora del Manejo Hídrico de Manabí). De acuerdo con esos registros de coimas, a San Francisco se destinaron $ 2,7 millones y al Multipropósito Baba $ 2 millones.

Lo más interesante de esta planilla es que se detalla la razón de las coimas. Odebrecht las canceló por diversas razones. Muchas están relacionadas con los desembolsos para continuar con las obras.

En Carrizal-Chone, por ejemplo, se detallan pagos por la llegada de los desembolsos de la CAF (Corporación Andina de Fomento); en Baba, por un examen de Contraloría; en San Francisco, por la calificación del contrato, por la liberación de los fondos de la Empresa Eléctrica Quito o de la Categ (Corporación para la Administración Temporal Eléctrica de Guayaquil), por ‘Decreto IVA’, por ‘Seguros TBM’, por garantías y por el reconocimiento del déficit cambiario; y en Tena por la firma del convenio de crédito.

Entre los apodos destacan Primo, Long Play, Playboy, Bravo, Directorio, Seg Dama, Irmaos Metralha, Exilado y Jesús Cristo. Los nombres que se repiten también en la planilla de 2011 son Pintao, Guerrilheiros, Asqueroso y Alemao.

Entre mayo y octubre de 2006, Odebrecht registró seis pagos por $ 670.000 asignados a la Hidroeléctrica San Francisco. La razón fue “Logro político” y el apodo “Nuevos CP”.

Las obras

El contrato para la construcción de la Central Hidroeléctrica San Francisco fue adjudicado al consorcio Odebrecht Ansaldo en el año 2000, por $ 286,9 millones. El contrato principal tuvo diez adendas. De estas, tres fueron firmadas en 2006, año en que la constructora brasileña entregó los sobornos por esta obra, según los nuevos archivos revelados.

La construcción fue entregada en el gobierno de Rafael Correa, en 2007, pero un año después el mandatario expulsó a Odebrecht del país aduciendo que San Francisco tenía fallas. La constructora regresó en julio del 2010, luego de aceptar todas las condiciones para reparar la central. Al año siguiente, se desembolsaron más coimas, según los nuevos archivos.

El Sistema Carrizal Chone fue construido en dos etapas. La Corporación Reguladora para el Manejo Hídrico de Manabí (CRM) adjudicó ambos contratos a la Asociación Odebrecht-Hidalgo & Hidalgo. El primero se firmó en 2002 por $ 97,7 millones.

El 2006, año en que según los archivos se entregaron los sobornos por esta obra, fue clave. La contratista entregó la primera etapa y firmó el contrato para la segunda, por $ 102,9 millones.

Con la salida de Odebrecht en 2008, la CRM adjudicó un nuevo contrato a otro proveedor para terminar la segunda etapa. Según los documentos, Odebrecht entregó coimas por esta obra también en 2011.

El contrato para el Proyecto Multipropósito Baba se adjudicó en 2006. En ese año se registran coimas por esta obra en las planillas de Odebrecht. Tras la salida de esta constructora del país, la obra quedó en manos de OAS Ltd., también brasileña. Los documentos apuntan que Odebrecht también sobornó por esta obra en 2011.

OAS Ltd. fue investigada por corrupción y lavado de activos en Brasil y en el proceso se descubrió que su exasesor contable desvió $ 9,1 millones de los fondos recibidos por OAS Ltd. en Ecuador por el proyecto Baba.

Para construir la hidroeléctrica Toachi-Pilatón, Odebrecht firmó en febrero de 2006 un acuerdo preliminar con la empresa pública Hidrotoapi S. A., que en ese entonces pertenecía a la Prefectura de Pichincha.

El contrato de construcción para esta hidroeléctrica se suscribió en 2007 y se financió con recursos del Fondo Ecuatoriano de Inversión en los Sectores Energético e Hidrocarburífero (Feiseh), gracias a modificaciones reglamentarias que aplicó el entonces presidente Rafael Correa.

Tras la salida de Odebrecht, en 2008, la obra pasó a manos de la empresa china CWE. Este contrato se firmó en diciembre de 2010. Según los archivos revelados, Odebrecht entregó sobornos por esta obra en 2011.

Alecksey Mosquera, quien fuera ministro de Electricidad, fue condenado por haber recibido $ 1 millón de sobornos relacionados con Toachi-Pilatón. Fue presidente de la Comisión del Feiseh.

Por último, la idea de construir el aeropuerto del Tena se diseñó en el gobierno de Lucio Gutiérrez y generó controversia por el manejo del proyecto. El contrato, que fue adjudicado al consorcio Ubicea (conformado por Odebrecht, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército y la ecuatoriana Consermin S. A.), estaba valorado en casi $ 60 millones.

Sin embargo, con la caída de Gutiérrez en abril de 2005 la obra quedó en suspenso. Según los nuevos archivos revelados, las coimas por esta obra se entregaron un año después.

La obra fue retomada en el gobierno de Rafael Correa, con un nuevo contrato que se otorgó en 2008 al Consorcio Tena (conformado por Odebrecht y Ekron Construcciones S. A.) por $ 34,8 millones. Luego se firmaron dos contratos complementarios por $ 5,6 millones y por $ 5 millones. (I)

Este reportaje es parte de la Red de Investigaciones Periodísticas Estructuradas, liderada por IDL-Reporteros, de Perú, y que integran reporteros de Diario La Nación de Argentina, Metropoles de Brasil, EL UNIVERSO de Ecuador, Quinto Elemento Lab de México, Diario La Prensa de Panamá, Sudestada de Uruguay y Armando Info de Venezuela.