Que los precios de los combustibles se fijen en hasta $ 2 el galón de gasolina extra y $ 1,50 el galón de diésel es el consenso general de varios colectivos sociales que protagonizarán una “jornada de lucha y resistencia” que se caracterizará por protestas progresivas que se desarrollarán a nivel nacional este martes 26 de octubre, para exigir al Gobierno de Guillermo Lasso que ejecute su pedido.

El presidente del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), Ángel Sánchez, principal organizador de esta movilización nacional, cuestionó que la decisión de Lasso de suspender los precios de los derivados del petróleo no es un congelamiento, sino un alza de precios.

En ese sentido, los directivos de seis organizaciones sociales, entre ellas, el FUT, ratificaron este 25 de octubre en una declaración pública que desde la medianoche de este lunes las estructuras de base, como por ejemplo, de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), se concentrarán en varios puntos del país para expresar su descontento con la medida que resolvió el presidente Guillermo Lasso el pasado 22 de octubre.

Movimientos sociales ratificaron su llamado a movilizaciones este martes para demandar que los precios de los combustibles se congelen a menor valor

Estas protestas se extenderán a lo largo del martes, y en Quito se concentrarán en la Caja del Seguro Social en horas de la tarde (16:00), para emprender una caminata hasta el centro histórico y hacer escuchar sus demandas en Carondelet.

Publicidad

El presidente del Frente Popular, Nelson Erazo, explicó que estas jornadas comprenderán el mitin, el plantón y la marcha; pero advirtió: “No descartamos acciones más elevadas si el Gobierno no entiende que debe retroceder en su política”.

El presidente de la Conaie, Leonidas Iza, dijo en esta declaración que la exigencia es que el régimen establezca el precio del galón de diésel en $ 1,50 y de la gasolina extra en $ 2,00, para luego buscar la instalación de mesas técnicas para trabajar en la focalización de los subsidios con diferentes sectores del transporte.

“Hemos convocado a una jornada de lucha. Si mañana (martes) los compañeros en sus territorios deciden sostener (la protesta) en los siguientes días, será en las condiciones de la población que ha decidido levantarse. Todo va a depender de la respuesta del presidente, está en las manos del presidente Lasso”, desafió Iza.

En medio de esta ebullición de manifestaciones, la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Negras e Indígenas (Fenocin) resolvió romper el diálogo con el Gobierno nacional.

Gobierno retrocede en eliminación de subsidio acordada con FMI, pero baja tensión social, dicen analistas

Gary Espinoza, presidente de la Fenocin (colectivo que se integró al Parlamento de los Pueblos), anunció que el viernes se decidió romper este acercamiento con el Ejecutivo, pues ese día debía instalarse la mesa técnica de reactivación económica y se envió solo a asesores gubernamentales, no a autoridades de los ministerios de Estado.

Espinoza coincide con los diferentes colectivos en que los precios de los combustibles deben estar en “no más allá de $ 1,95 o $ 2 la gasolina extra y el diésel a $ 1,50 para que no perjudique a los bolsillos de los ecuatorianos”.

La Federación de Indígenas Evangélicos (Feine) también se plegará a estas jornadas de lucha y resistencia, para lo que han empezado una socialización de la convocatoria en 2.500 iglesias evangélicas del país. (I)