La vicepresidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, se defendió este martes de los alegatos y el pedido de condena de la Fiscalía en el juicio por presuntas irregularidades en la adjudicación de obra pública cuando era mandataria (2007-2015), asegurando que se trata de un juicio “al peronismo”.

“Este no es un juicio a Cristina Fernández, este es un juicio al peronismo, a los gobiernos nacionales y populares”, aseveró tras lamentar la “persecución política y mediática” en su contra, en un discurso emitido por redes sociales desde su despacho en el Senado —del que es presidenta—, luego de que la Justicia rechazara su pedido de ampliar su declaración indagatoria en esta etapa del juicio.

Cristina Fernández está acusada de haber cometido presuntamente los delitos de asociación ilícita y administración fraudulenta de fondos públicos, debido a supuestas irregularidades en la concesión de 51 obras públicas a firmas del empresario Lázaro Báez durante su mandato y el de su marido, el fallecido Néstor Kirchner (2003-2007), en la austral provincia de Santa Cruz, cuna política del kirchnerismo.

Publicidad

Cristina Fernández usa sus redes sociales para decir que su sentencia “ya estaba escrita”, tras pedido de prisión

Tras un alegato que se extendió por nueve jornadas, la Fiscalía pidió este lunes para Cristina Fernández una condena de 12 años de prisión y la inhabilitación para ejercer cargos públicos de por vida, al tiempo que propuso decomisar bienes de los acusados en este juicio por una cuantía de 5.231 millones de pesos (unos 36,4 millones de dólares).

Durante su alocución, de hora y media, la vicepresidenta argumentó que no existen pruebas en su contra y que ninguno de los citados a declarar durante el juicio apoyó con su testimonio la versión de los fiscales, a quienes culpó de adoptar el “guion” de los medios de comunicación afines a la actual oposición política.

Asimismo, la vicepresidenta mostró algunos mensajes de teléfono entre empresarios investigados por corrupción y funcionarios afines al expresidente Mauricio Macri (2015-2019), con el fin de cuestionar el criterio de los fiscales, y sugirió que el tribunal a cargo de la causa está obrando al margen de la Constitución.

Publicidad

Retomó frase sobre sentencia

“La sentencia ya estaba escrita”, repitió Cristina Fernández este martes, en línea con los argumentos que esgrimió en su primera declaración indagatoria, en diciembre del 2019, ocho días antes de asumir la vicepresidencia.

Como en aquella ocasión, Cristina Fernández volvió a responsabilizar al “lawfare” por su derrotero judicial, insistiendo en que en Argentina “tiene un nivel superior” porque, según manifestó, “no se trata solamente de estigmatizar y confundir a los gobiernos populares con asociaciones ilícitas”, sino que además se busca “proteger a los que verdaderamente roban en el país”.

Publicidad

“Este partido judicial no solo va a estigmatizarnos a nosotros, los peronistas, los kirchneristas, nacionales y populares, (sino) que los va a proteger a ellos”, aseveró sobre un proceso judicial que tendría como finalidad “disciplinar a la clase política” para que los funcionarios “hagan lo que el poder real quiere”.

Cristina Fernández pide ampliar declaración indagatoria en caso de corrupción

En este sentido, la expresidenta indicó que los doce años de sus dos mandatos y los cuatro de su marido fueron “los mejores gobiernos que tuvo Argentina en las últimas décadas”.

“Por eso me van a estigmatizar. Por eso me van a condenar”, dijo Fernández emocionada. “Si naciera 20 veces, 20 veces haría lo mismo”, agregó.

Tras finalizar su discurso, Cristina Fernández se asomó al balcón del Congreso para saludar a un grupo de manifestantes afines que llevaban horas congregados en la calle, con quienes entonó la marcha peronista.

Publicidad

Reacciones políticas

Tanto el presidente, Alberto Fernández, como el resto de la coalición oficialista y distintos dirigentes del peronismo mostraron su apoyo a la vicepresidenta en las últimas horas.

Nada más anunciarse el pedido de condena a doce años de prisión, la Presidencia emitió un comunicado para condenar la “persecución judicial” en contra de Cristina Fernández, subrayando que ninguno de los actos atribuidos a la exjefa de Estado ha sido probado.

En tanto, un grupo de diputados opositores solicitó este martes un juicio político al presidente por una posible intromisión en el Poder Judicial, un proceso que no tiene visos de prosperar por la posición mayoritaria del oficialismo en el Parlamento.

La sombra de los juicios persigue a Cristina Fernández

La declaración de Kirchner fue criticada por varios dirigentes de la oposición de centro-derecha, entre ellos Patricia Bullrich, presidenta del partido Pro, del exmandatario Mauricio Macri (2015-19).

“En vez de defenderse de las acusaciones, habla de otra cosa totalmente distinta. Típica maniobra de dilación. El Tribunal será quien decidirá si lo que ha dicho el Fiscal es suficiente o no. La vicepresidenta tiene que esperar, y luego tendrá la posibilidad de ir al Tribunal de Casación”, dijo Bullrich a la prensa.

Además de las muestras de apoyo, recibió la solidaridad de algunos líderes de izquierda de la región, como los expresidentes Evo Morales, de Bolivia, y Dilma Rousseff, de Brasil.

“Manifiesto mi más incondicional solidaridad con la vicepresidenta de Argentina y presidenta del Senado argentino, Cristina Fernández de Kirchner”, escribió en su cuenta de Twitter la exmandataria de Brasil.

Morales, en tanto, dijo que “como habíamos advertido, la hermana @CFKArgentina es víctima de un ataque inclemente de ‘lawfare’, o guerra política que usa a la justicia como arma, para inhabilitarla. Repudiamos la actuación de fiscales que imitan al (brasileño) juez (Sergio) Moro”. (I)