Pese a que ya se sabía que varias especies de animales, incluyendo las que son catalogadas como domésticas, se pueden contagiar de coronavirus, ahora expertos están estudiando en Reino Unido el impacto que podría tener la variante británica (B.1.1.7) y si provoca manifestaciones atípicas en ellos.

Anomalías cardiacas graves y deterioro profundo en su salud son los principales males que se han observado en animales de casa, pero no se han visto signos respiratorios que alerten de esto al inicio.

El Instituto de Investigación en Sanidad Animal de Piamonte, en Italia, dijo el pasado 18 de marzo que había encontrado un primer caso de un gato con esta variante, en Milán, pero que este sí había mostrado síntomas respiratorios luego de 10 días de que sus dueños supieron que tenían COVID-19.

La revista especializada bioRxiv ha publicado datos preliminares, recogidos por el diario español La Vanguardia, de una investigación hecha de manera simultánea en Reino Unido, Italia y Francia, en los que mencionan que han visto casos de miocarditis -inflamación del músculo cardiaco- en gatos y perros.

Publicidad

En tanto, en Texas, EE. UU., también se conoció el caso de un perro y un gato de la misma familia que tenía contagiados de la variante británica. “Ninguno de los animales mostró ningún signo evidente de enfermedad en el momento de sus pruebas positivas”, indicó la Universidad de Texas, que investiga el caso, en que los dueños de los animales habían dado positivo poco antes de que se le tomaran las pruebas a las mascotas.

No se tiene ninguna evidencia de que los perros o los gatos puedan transmitir el virus humanos, más bien el contagio es en la vía contraria. Sin embargo, los gatos sí pueden transmitirlo a otros gatos, según datos preliminares.

Debido a que por ahora solo hay datos y no un estudio grande, instituciones investigan más de estos casos para llegar a conclusiones sobre el impacto de la variante británica en estos animales.

Hasta tener más detalles, lo expertos italianos han dado recomendaciones. Como tener cuidado de no contagiar a animales de compañía como gatos, perros, hámsteres, visones y conejos. Para ello, se deben tomar las mismas precauciones que se tienen para no contagiar a las personas. Incluyendo evitar el contacto con las mascotas si se tiene COVID-19.

(I)