El presidente chileno, Gabriel Boric, reunió a primera hora de este lunes a su núcleo duro para analizar los escenarios que se abren luego de que su lista quedara en segundo lugar, pero lejos de los 20 escaños necesarios para tener poder de veto y peso para presionar por la búsqueda de consensos en este segundo intento constituyente.

Chile digiere de este modo los inesperados resultados de unas elecciones constituyentes, que imprimieron un giro de 180 grados al tablero político y consagraron al ultraderechista Partido Republicano como la fuerza más importante del órgano que redactará la segunda propuesta de Constitución.

“Lo más necesario en estos momentos es que (los consejeros) logren los acuerdos que el país requiere, que logren establecer las normas constitucionales que más representan a las diversidades democráticas y dibujar los caminos que nos permitan ir hacia un mejor futuro”, dijo la vocera, Camila Vallejo, tras la reunión.

Publicidad

“Es importante no caer en atrincheramientos”, agregó.

Con mira en las presidenciales

El Partido Republicano, partidario de mantener la Carta Magna actual y el modelo neoliberal instaurado en la dictadura (1973-1990), logró 23 de los 51 escaños y ganó en 12 de las 16 regiones del país, incluidos feudos progresistas como Valparaíso.

Tras un reajuste del conteo, la lista oficialista, integrada por el Frente Amplio de Boric, el Partido Comunista y el Partido Socialista, perdió este lunes un escaño en favor de la extrema derecha, quedándose así con 16.

Publicidad

La derecha tradicional de Chile Vamos (bloque compuesto por Renovación Nacional, UDI y Evópoli) logró 11 consejeros, mientras que el mapuche Alihuen Antileo consiguió un escaño en el cupo reservado a los pueblos indígenas y tanto la centro-izquierda como el populista Partido de la Gente se quedaron fuera.

“Nosotros nunca vamos a actuar de manera sectaria”, aseguró José Antonio Kast, líder republicano y quien perdió contra Boric en el balotaje de 2021.

Publicidad

“Uno de nuestros objetivos es evitar que la izquierda radical siga avanzando en instalar ideologías que hacen daño al país”, agregó minutos después su secretaria general, Ruth Hurtado.

Rossana Castiglioni, de la Universidad de Notre Dame (Francia), explicó a EFE que los republicanos “están pensando a largo plazo” y que tratarán de aumentar su base electoral mostrándose más “moderados” de lo que son.

“Si Republicanos quiere llegar a la Presidencia en 2025, que es su objetivo, seguramente deberá moderar en algo su propuesta de nueva Constitución”, agregó Claudio Fuentes, de la Universidad Diego Portales. (I)