La erupción volcánica y el tsunami posterior en el remoto reino de Tonga dejaron tres muertes confirmadas, pero las autoridades temen que puedan ser más dada la destrucción registrada en varias islas.

Tonga removió el miércoles una densa capa de ceniza de la pista de su aeropuerto internacional tras varios días de trabajo, abriendo el camino para la llegada de la urgente ayuda humanitaria en el país insular golpeado por la violenta erupción de un volcán.

El coordinador de la ONU para la crisis, Jonathan Veitch, dijo que la pista aérea en la isla principal del reino del Pacífico, Tongapatu, volvió a estar operativa después de estar cubierta por cinco a 10 cm de ceniza volcánica.

Está “despejada pero aún no en uso”, indicó Veitch, tras agregar que Tonga podrá recibir el jueves vuelos de Australia y Nueva Zelanda cargados de ayuda que necesita con urgencia.

Publicidad

Unas 84.000 personas, más del 80 por ciento de la población de Tonga, se han visto afectadas por la erupción volcánica y el tsunami del pasado sábado, según informó la ONU.

Tonga: las imágenes que revelan el antes y el después de la erupción del volcán

El portavoz Stéphane Dujarric ofreció el dato en su conferencia de prensa diaria y apuntó que Naciones Unidas considera prioritario garantizar el suministro de agua y alimentos a los residentes y el restablecimiento de las comunicaciones en el archipiélago.

La ruptura de un cable submarino ha dejado al país sin conexiones telefónicas e internet y está complicando realizar una evaluación de los daños y la necesaria respuesta de emergencia.

Fotografía aérea facilitada este martes por la Fuerza de Defensa de Nueva Zelanda (NZDF) en la que se registró un área de Tonga, cubierta por ceniza volcánica, tras la erupción el pasado sábado del volcán Hunga Tonga Hunga Ha'apa. EFE/NZDF Foto: EFE

Dujarric confirmó que todas las viviendas de la isla de Mango han quedado destruidas, mientras que únicamente dos quedaron en pie en Fonoifua, y recordó que la evacuación de toda la población de ambas está en marcha.

Publicidad

Mientras, apuntó que el trabajo continúa en el aeropuerto internacional y se espera que pueda volver a estar operativo este jueves.

Según la ONU, aunque los mecanismos de ayuda se han puesto en marcha es muy complicado llegar a zonas remotas para apoyar a la población y hay importantes desafíos logísticos para hacer llegar suministros desde el exterior, ya sea por mar o aire.

A esas dificultades, explicó, se suma la necesidad de cumplir con los estrictos protocolos de Tonga contra la covid-19.

Unicef, la agencia de Naciones Unidas para la infancia, va a enviar agua potable y otra ayuda a través de un buque de la marina australiana que tiene previsto zarpar el próximo viernes.

Publicidad

Esta imagen de folleto combinado publicada el 17 de enero de 2022 por UNITAR muestra una imagen satelital de mapa base de ESRI tomada el 19 de abril de 2020 (i) de edificios en Pangai, Tonga, y una magen satelital DS tomada el 16 de enero de 2022 (d) de la misma área cubierta de ceniza volcánica luego de la erupción del volcán submarino Hunga Tonga-Hunga. AFP Foto: -- HANDOUT

La erupción del volcán Hunga Tonga Hunga Ha’apai provocó una columna de humo de 30 kilómetros de altura, captada de forma espectacular por los satélites, y envió ceniza, gas y lluvia ácida a extensas zonas del Pacífico.

También provocó un tsunami que llegó hasta las costas de Estados Unidos, Japón y Chile. En Tonga, el incremento del nivel del mar llegó “hasta los quince metros”, indicó el gobierno de este país en un comunicado.

El balance de daños se ve dificultado por la caída de las comunicaciones internacionales tras la ruptura de un cable submarino cuya reparación puede llevar al menos cuatro semanas.

una imagen satelital de mapa base de ESRI tomada el 5 de noviembre de 2020 (izq.) edificios en Kolofo'ou, Tonga, y un CNES /Imagen satelital de Airbus DS tomada el 16 de enero de 2022 (R) de la misma área cubierta de ceniza volcánica luego de la erupción del volcán submarino Hunga-Tonga-Hunga-Ha'apai. AFP Foto: -- HANDOUT

Casi toda la población de la isla, de 100.000 personas, se ha visto afectada y las evaluaciones iniciales apuntan a una necesidad urgente de agua potable.

Publicidad

“El abastecimiento de agua a lo largo de Tonga se ha visto seriamente impactada por la ceniza y el agua salada del tsunami”, explicó Katie Greenwood, de la Federación Internacional de las Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

Indicó que hay un “peligro creciente de enfermedades como cólera y diarrea” a causa de la situación del agua.

Australia y Nueva Zelanda han tenido aviones militares de carga listos con ayuda para enviar a la isla, pero no habían podido salir por la situación en la pista.

Los dos países también enviaron ayuda por mar, y los buques navales neozelandeses HMNZS Wellington y HMNZS Aotearoa deben llegar a aguas de Tonga el viernes con un cargamento de agua, una planta de desalinización y personal especializado para evaluar los canales de navegación.

China también anunció el envío de ayuda de emergencia como agua potable, alimentos y equipo de socorro.

Tonga ha estado prácticamente aislado del mundo desde la erupción y depende de los teléfonos por satélite para comunicarse con el exterior. La situación puede seguir así durante al menos un mes. (I)