Mientras los colombianos votaban para elegir miembros del Congreso, también se realizó la consulta de las tres grandes coaliciones para definir a su candidato presidencial.

En total las tres fuerzas recibieron 12 millones de votos, de los casi 39 millones de personas habilitadas para ejercer el sufragio voluntario, siendo la coalición de izquierda, Pacto Histórico, la que más recibió (5,8 millones), seguida por la de derecha, Equipo por Colombia (4,1 millones), y dejando atrás a la de centro, Centro Esperanza (2,2 millones).

Los resultados también confirmaron como candidatos a quienes ya eran favoritos en sus grupos: Gustavo Petro (Pacto Histórico), Federico Gutiérrez (Equipo por Colombia) y Sergio Fajardo (Centro Esperanza).

Sin dudas Petro se ha convertido, como pasó en 2018, en el rival a vencer. Esa vez en segunda vuelta, pese a no convencer a todos, Iván Duque le ganó por el rechazo que generaba el exalcalde de Bogotá y exguerrillero por su cercanía a los presidentes del llamado “Socialismo del Siglo XXI”.

Publicidad

Ahora no se sabe si esta vez, tras una pandemia que ha afectado a todos los países en todos los aspectos, será suficiente el miedo a un cambio que muchos rechazan en un país tradicionalmente de derecha.

Sin embargo, los resultados del Congreso demuestran que la izquierda ha abierto un buen espacio que de llegar Petro a la Presidencia podría tener un apoyo considerable en el Legislativo.

“De ganar la Presidencia se ha abierto por completo la posibilidad de configurar una coalición de mayorías progresistas en el Congreso. Las reformas son posibles ahora. Y la estabilidad del gobierno progresista es altamente posible”, dijo el propio Petro este lunes.

Petro, quien incluso ha dicho que podría ganar en primera vuelta, tiene una larga trayectoria en política y ha logrado despertar con el paso del año más apoyo, no sin antes reconsiderar sus posiciones y actitudes, antes consideradas más agresivas y menos tolerantes con sus opositores.

Publicidad

Tiene 61 años, en su juventud fue parte de la guerrilla del M19. Tras un proceso de reinserción de este grupo fue entrando a la política en los 90 y se convirtió en miembro de la Cámara de Representantes en dos periodos 1991-1994 y 1999-2006. Luego diplomático y alcalde mayor de la capital colombiana, Bogotá, entre 2012 y 2015, cuando fue destituido por una crisis por la recolección de basura, aunque luego autoridades judiciales indicaron que no había sido correcto y ordenaron pagarle los sueldos que había dejado de percibir.

También ha sido parte del Senado, primero de 2006 a 2010 por elección y desde 2018 hasta 2022 por pasar al balotaje presidencial.

Ahora, según un informe de la consultora Colombia Risk Analysis, Petro tendrá un considerable apoyo en el Congreso, pero lejos aún de la mayoría. Razón por la que se hace importante seguir recogiendo apoyo, especialmente de Francia Márquez (a la izquierda de Petro), quien quedó segunda en la primaria del Pacto Histórico, además de dar a los centristas y partidos tradicionales participación en su campaña, pues siguen vivos y son importantes para cualquier aspiración.

Para el analista colombiano Ramiro Bejarano, lo que pasó en el Congreso es una muestra de que Petro tomó una gran delantera.

Publicidad

“Yo creo que Petro se la va a jugar para ganar en la primera vuelta. Tiene todas las opciones para que eso ocurra y él debería tener eso claro, porque en la segunda vuelta si tiene que enfrentarse con Fico Gutiérrez el establecimiento va a cerrar filas entorno a este señor y pueden terminar derrotando a Petro”, apunta Bejarano, también columnista de El Espectador.

Los que más tendrán que luchar

Federico Gutiérrez, candidato de la Coalición Equipo por Colombia, cuando votó en su ciudad, Medellín. Foto: Luis Eduardo Noriega A.

En la coalición de la derecha Gutiérrez (47 años) ya venía como el favorito y confirmó su supremacía sobre contrincantes de los que se venía hablando mucho como Álex Char.

Fico, como se lo conoce localmente, ha hecho su vida política en su ciudad, Medellín, donde fue concejal y alcalde. Considera a Petro un “peligro para la democracia”.

Publicidad

Es especialista en alta gerencia y ciencias políticas de la Universidad Pontificia Bolivariana, y se lo marca como un candidato que no quiere ser vinculado con el uribismo ni Duque, y recuerda que el candidato del partido de ambos, Centro Democrático –que verá disminuir su influencia en el próximo Congreso– es Óscar Iván Zuluaga, quien participará como independiente.

Pero esto cambió el lunes porque Zuluaga renunció a su candidatura, por lo que se espera que el uribismo mande su apoyo a Gutiérrez. “He tomado la decisión personal de acompañar la aspiración de Federico Gutiérrez”, dijo Zuluaga, quien añadió: “Solo unidos podemos preservar la democracia y la libertad”.

En Equipo por Colombia se han tratado de distanciar de todo lo que tenga que ver con el Gobierno actual, pues como pasa en otros países, el oficialismo tiene un gran descrédito por su accionar en lo político, económico y la pandemia.

Analistas han dicho que deberá presentar una plataforma que sea más que anti-Petro para poder aspirar a la victoria.

El analista Sergio Guzmán, director de Colombia Risk Analysis, comenta que Fico al final representa al Gobierno actual. Ahora, si bien le ganó en porcentaje de votos a Fajardo, enfrentándose a Petro tiene más posibilidades de perder.

El candidato a la presidencia de la coalición del Centro Esperanza Sergio Fajardo (c), durante una rueda de prensa en Bogotá. Foto: Carlos Ortega

Mientras, en el centro, Fajardo (65 años) también confirmó su favoritismo, pero en total la gente que participó en la consulta de la coalición Centro Esperanza fue apenas la mitad que la de derecha. Es decir, por sí sola no mueve mucho en comparación con las otras dos coaliciones.

Sin embargo, Fajardo quedó tercero en la elección pasada a muy poco de dejar sin segunda vuelta a Petro y esta vez llega con un poco de esperanza, sobre todo porque en semanas previas analistas lo ven como una mejor opción para derrotar a Petro en segunda vuelta, pero la dificultad mayor es que pueda pasar a segunda derrotando a la derecha.

Fajardo fue también alcalde de Medellín y gobernador de Antioquia. Es conocido como el ‘profesor’ por docente universitario y doctor en matemáticas, y su línea política es moderada, siempre en el centro.

Esto ha hecho que sus rivales le achacan un carácter indeciso, iza las banderas de la educación gratuita y las políticas medioambientales. Tiene complicadas las opciones para crecer.

“Acaba de terminar la primera etapa y Colombia nos está esperando a nosotros para unirla, para cambiarla y para curarla de tantas heridas”, soltó Fajardo tras obtener la nominación, recoge AFP.

“Yo pienso que Petro le gana a Federico Gutiérrez, a Fajardo quién sabe, pero lo que pasa es que los resultados de la elección sugieren que (Fajardo) es un candidato débil, ni siquiera reunió más votos que Francia Márquez”, dice Guzmán, quien al ser consultado si puede haber diferencia en el número de votantes de esta especie de primaria con la votación, comenta que hay seis millones de votos de diferencia entre la consulta y la votación a los candidatos del Congreso, entonces todavía falta mucho para ver dónde terminan yendo esos votos o incluso si participa más gente en la elección presidencial.

“Esto no se ha acabado, pero evidentemente Petro tiene la ventaja”, afirma Guzmán.

Los que tienen menos oportunidades

La política colombiana Ingrid Betancourt. Foto: AFP

Además de estos tres hay siete candidatos más a la Presidencia, pero con un apoyo muy pequeño.

Entre ellos destaca Íngrid Betancourt, reconocida política y excandidata a la Presidencia que pasó seis años secuestrada por las FARC y que este año ha vuelto a participar en política luego de ser liberada en 2008.

Al principio Betancourt estaba con el Centro Esperanza, pero por inconvenientes se independizó con su partido Verde Oxígeno.

Rodolfo Hernández, de la Liga de Gobernantes Anticorrupción; Luis Pérez, de Colombia Piensa en Grande; Enrique Gómez, de Salvación Nacional; Luis Murillo, de Colombia Renaciente; John Rodríguez, de Colombia Justa-Libres, y Germán Córdoba, de Cambio Radical.

Ellos van a participar y buscarán en primera vuelta hacerse notar, pero Bejarano no cree que alguno sea capaz de enfrentar a los tres favoritos. (I)