El supervisor de las escuelas de Uvalde (Texas, EE.UU.) recomendó este miércoles que se despida al jefe de Policía del distrito escolar, Pedro “Pete” Arredondo, quien ha recibido numerosas críticas por su tardanza en responder al tiroteo que acabó con la vida de 19 niños y 2 profesoras en mayo pasado.

La recomendación del supervisor, Hal Harrell, será debatida en una reunión especial de la junta escolar que se celebrará este sábado, cuando podría decidirse el despido de Arredondo.

Arredondo ya había sido dado de baja el 22 de junio de su puesto de jefe de Policía del distrito escolar de Uvalde, aunque no ha renunciado a ese cargo y aún mantiene el título.

La suspensión de Arredondo se produjo solo un día después de que el director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steven McCraw, testificara frente a un comité del Senado texano y dijera que Arredondo tomó “decisiones terribles” mientras se producía la masacre.

Publicidad

Según McCraw, había suficientes policías para responder al tiroteo solo tres minutos después de que el autor, Salvador Ramos, entrara en la escuela a través de una puerta.

Sin embargo, los policías armados esperaron en el pasillo durante 77 minutos mientras el agresor perpetraba la masacre en dos de las aulas.

El Gobierno de EE.UU. está investigando la respuesta de la Policía y todavía no se sabe por qué los agentes tardaron tanto en confrontar al atacante.

Se espera que la investigación ofrezca más detalles sobre la comunicación entre los diferentes cuerpos policiales.

Publicidad

Arredondo, que era el jefe del cuerpo de Policía a cargo de las escuelas en Uvalde, intentó defenderse en una entrevista con el diario Texas Tribune, en la que alegó que no sabía que él estaba a cargo de la respuesta al tiroteo y que esa tarea la había asumido otro cuerpo de Policía.

El tiroteo de Uvalde es el segundo más mortífero en un centro escolar en la última década, después del ocurrido en 2012 en la escuela de Sandy Hook en Newton (Connecticut), donde 26 personas perdieron la vida. (I)