Africrypt, una firma de inversión en criptomonedas en Sudáfrica, dirigida por dos hermanos, Raees Cajee y Ameer Cajee, está bajo escrutinio global después de que hasta unos 69.000 bitcoines (valorados aproximadamente en $ 3.600 millones) desaparecieran junto con los dirigentes, según informaron agencias internacionales. La cifra representaría la mayor pérdida de dólares de la historia en una estafa de criptodivisas.

Este incidente podría estimular los esfuerzos de los reguladores para imponer el orden en el mercado en medio de los crecientes casos de fraude.

A mediados de abril, los inversores de Africrypt recibieron un correo electrónico en el que se afirmaba que la plataforma cerraba y congelaba todas las cuentas tras un hackeo que comprometía las cuentas de los clientes y sus billeteras. Al parecer, se pidió a los inversores que no denunciaran el hackeo a las fuerzas policiales, lo que, según los fundadores, haría más lento el proceso de recuperación.

Los propietarios de Africrypt atraían a los inversores con la promesa de un rendimiento mensual de entre el 2 % y el 11 % de su inversión.

Publicidad

“Sospechamos inmediatamente cuando el anuncio imploraba a los inversores que no emprendieran acciones legales”, dijo Hanekom Attorneys, un bufete de abogados contratado por los inversores, en respuesta a la agencia internacional Bloomberg. “Los empleados de Africrypt perdieron el acceso a las plataformas siete días antes del supuesto hackeo”, afirmaron.

La investigación del bufete determinó que los fondos agrupados de Africrypt se transfirieron desde sus cuentas sudafricanas y carteras de clientes, y que las monedas pasaron por servicios de tumblers, cuyo fin es mezclar criptomonedas con otras para ocultar el camino de regreso a la fuente original del fondo para que sea muy difícil rastrear estas transacciones.

Los fundadores de Africrypt son dos jóvenes hermanos. Ameer Cajee, de 20 años, y Raees Cajee, de 17, supuestamente transfirieron los fondos de sus inversores de una cuenta en el First National Bank (FNB) de Johannesburgo y desaparecieron en el Reino Unido.

El incidente se produjo poco después de la estafa sudafricana de criptomonedas Mirror Trading International (MTI), que estafó a los inversores más de 589 millones de dólares, según el Informe sobre criptocrimen 2021 de Chainalysis. Las estafas de criptomonedas no son nada nuevo, pero Africrypt podría clasificarse como una de las mayores estafas de criptomonedas de la historia.

En enero, el valor diario del comercio de criptodivisas superó los 2.000 millones de rands (141 millones de dólares) por primera vez en Sudáfrica, lo que sugiere un gran interés en un mercado que en gran medida no estaba controlado por los entes reguladores del mercado financiero de ese país.

El regulador del mercado actualmente tiene prohibido iniciar una investigación formal porque los criptoactivos no se consideran legalmente productos financieros en Sudáfrica.

Publicidad

Aunque en días pasados se comunicó que no era posible localizar a los hermanos, Raees Cajee concedió una entrevista al Wall Street Journal, desde un lugar que evitó mencionar dado que denuncia que ha recibido amenazas de muerte, niega que él y su hermano robaran los fondos de inversión, y culpa a esta pérdida debido al hackeo de la plataforma.

Asimismo afirma que el monto que Africrypt manejaba era mucho menor a lo acusado, diciendo que administraban aproximadamente 200 millones de dólares.

Con respecto al panorama de la criptomoneda en otros países, China intensificó recientemente sus medidas contra el comercio de criptodivisas después de que el frenético aumento del bitcóin y otros tokens en los últimos seis meses incrementara la preocupación del Partido Comunista por el potencial de fraude, el blanqueo de dinero y las pérdidas de los inversores individuales.

Según apunta Infobae, en abril, dos intercambios de compra y venta de criptomonedas de Turquía se desvanecieron dejando a cientos de inversores sin acceso a sus tenencias en criptodivisas. (I)