La noticia la dieron sus familiares. Se trata de Joe García, esposo de Irma García; ella es una de las maestras que protegió con su vida a varios de los alumnos de la clase del cuarto grado de la escuela primaria Robb en Uvalde, Texas.

A los 19 niños y dos maestras que fueron víctimas de un pistolero solitario de 18 años, ahora hay que sumar la muerte de Joe García, quien quedó tan impresionado con la tragedia que sufrió un ataque al corazón.

‘Es hora de morir’, dijo el asesino de Texas mientras cuatro niños de cuarto grado lograron sobrevivir tras esconderse bajo una mesa

Irma y Joe se habían conocido desde el colegio, enseguida se hicieron novios y estuvieron casados durante 24 años casados. Dejan cuatro hijos -de 23, 19, 15 y 13 años- huérfanos.

Debra Austin, prima de Irma García, confirmó la noticia en el sitio GoFundMe, un sitio de donativos en donde creó el espacio para apoyar económicamente a los hijos de los García, entre ellos dos graduados de colegio y otros dos alumnos de escuela intermedia.

Publicidad

John Martínez, sobrino de García, le dijo a The Washington Post que funcionarios le informaron a la familia que ella ayudó a proteger a los estudiantes de los disparos.

Una valiente niña intentó pedir auxilio al 911 y una maestra usó su cuerpo como escudo de sus alumnos antes de morir en el tiroteo en Texas que dejó 22 víctimas

La maestra García había enseñado en Robb Elementary durante 23 años y anteriormente fue nombrada “maestra del año”, dijo su hijo Christian García, que habló el miércoles con la cadena NBC, quien recalcó que ella se erigió en escudo humano para proteger a sus estudiantes durante el tiroteo.

La masacre de Uvalde, una localidad estadounidense cercana a la frontera mexicana, ha sumido en el dolor a las familias de las 21 víctimas.

Hace dos días, un joven de 18 años, Salvador Ramos, entró en el colegio Robb Elementary con un fusil y abrió fuego en su interior, antes de ser abatido por las fuerzas de seguridad. (I)