Salvador Ramos, el autor del tiroteo en la Escuela Primaria Robb, en Uvalde, Texas, tenía claro que su objetivo era hacer daño. Inició el día con una pelea con su abuela, a quién hirió gravemente. Luego fue a perpetrar el tiroteo más mortífero a una escuela en Estados Unidos, hasta que un policía fronterizo lo abatió.

El suceso en el que Ramos asesinó a 19 niños y dos maestras este martes 24 de mayo lo narraron las agencias policiales que enfrentaron al atacante, así como el gobernador Greg Abbott en una conferencia de prensa este miércoles, escribió Univision.

‘Es hora de morir’, dijo el asesino de Texas mientras cuatro niños de cuarto grado lograron sobrevivir tras esconderse bajo una mesa

Así ocurrió el tiroteo en la escuela de primaria de Uvalde en Texas

Salvador Ramos, de 18 años, se puso un chaleco antibalas, tomó varias armas, incluyendo un rifle AR-15 y se dirigía hacia su camioneta cuando lo enfrentó su abuela, una mujer de 66 años con quien vivía.

“Él le dispara a su abuela y todavía se encuentra en condición crítica”, dijo el sargento Erick Estrada, vocero del Departamento de Seguridad Pública (DPS) de Texas, en una entrevista con el programa “Despierta América” de Univision.

Publicidad

Eduardo Trinidad, un familiar de la abuela, dijo a Noticias Univision que el altercado se inició porque ella trató de impedir que saliera con las armas de la casa. “Todo comenzó en la casa de ella, cuando el muchacho quiso salir con todas las armas y ella trató de pararlo y en ese rato él se volteó y comenzó a dispararle a su abuelita. Le disparó como ocho o nueve balazos”, relató Trinidad. La señora recibió un disparo en la cara y fue ella quien llamó a la policía, dijo el gobernador.

La segunda llamada al 911 se realizó cuando este chocó intencionalmente su vehículo para ingresar a la Escuela Primaria Robb.

“Después del choque salió un hombre armado, con un chaleco antibalas. Entró por una puerta en el sur (del plantel), donde se encontró con un policía y empezaron a dispararse entre ellos”, dijo el sargento Estrada. “Desafortunadamente, el sospechoso pudo entrar a un salón y ahí es donde se atrincheró”.

Enfrentamiento con la policía desencadenó una zona de guerra

Ya resguardado, Ramos se enfrentó contra los policías que se iban sumando al tiroteo, desencadenando una zona de guerra en la escuela. Mientras unos policías le disparaban al atacante y se protegían de sus balazos, otros comenzaron a evacuar a decenas de estudiantes, contó por su parte al programa “Today” de NBC el teniente Chris Olivarez, otro portavoz del DPS.

Publicidad

“Algunos de esos oficiales recibieron disparos… así que en ese momento comenzaron a romper ventanas por toda la escuela, tratando de evacuar a los niños, maestros, cualquiera que pudieran, tratando de sacarlos de ese edificio, de esa escuela”, describió.

Más de 20 agentes de la Patrulla Fronteriza llegaron al lugar, dado que Uvalde está cerca de la zona limítrofe con México.

“Al ingresar al edificio, los agentes y otras fuerzas del orden se protegieron de los disparos del sujeto, que estaba atrincherado”, informó en un tuit Marsha Espinosa, vocera del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

“Arriesgando sus propias vidas, estos agentes de la Patrulla Fronteriza y otros oficiales se interponen entre el pistolero y los niños en la escena para desviar la atención del pistolero de las posibles víctimas y salvar vidas. Al menos un agente de la Patrulla Fronteriza resultó herido por el atacante durante el intercambio de disparos”, dijo Espinosa.

Publicidad

Mientras los oficiales fronterizos se enfrentaban con Ramos, otros se sumaron a las labores para evacuar a estudiantes, maestros y brindar apoyo médico.

Salvador Ramos ingresó a un salón de cuarto grado, que estaba bajo la responsabilidad de la maestra Eva Mireles, y los encerró para tomarlos como rehenes. “El sospechoso comenzó a disparar desde dentro de ese salón hacia afuera del salón, hacia la policía”, dijo el sargento Estrada.

“Es una situación muy difícil, porque se encuentra una persona armada, preparado, con chaleco antibalas, adentro… en eso se requiere un equipo táctico”, agregó Estrada.

Masacre en el salón de clases

En un punto del tiroteo, el sujeto armado tomó la decisión de vaciar los cargadores en contra de los niños, todos en edades entre 8 y 11 años. En total, 19 niños fueron masacrados junto a 2 maestras.

Publicidad

El teniente Olivarez, del DPS, describió al hombre como “una persona completamente malvada”.

Ramos fue abatido en el lugar por un agente fronterizo, afirmó el gobernador Abbott. “Policías del Distrito Escolar Independiente Consolidado (ISD) se acercaron al sujeto armado y se enfrentaron”, dijo el gobernador en la conferencia. “El sujeto entró por una puerta trasera, recorrió dos pasillos cortos y entró en un salón de clases en el lado izquierdo”, continuó.

“La Patrulla Fronteriza, los oficiales de Consolidated ISD, la policía, los alguaciles y los oficiales del DPS (Departamento de Seguridad Pública de Texas) convergieron en ese salón de clases. Y un oficial de la Patrulla Fronteriza mató al atacante”, dijo.

Ramos compró legalmente dos rifles de asalto en una armería el 17 y el 20 de mayo, según el senador de Texas, John Whitmire, quien recibió un informe de la policía, informó CNN.

Whitmire dijo que, según la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), uno de los rifles que había comprado se quedó en la camioneta que chocó en la escuela. El otro rifle lo tenía consigo cuando fue abatido. (I)

Te recomendamos estas noticias