Las mujeres en Latinoamérica y el Caribe tienen 20% menos de los derechos legales otorgados a los hombres, indicó el martes un estudio del Banco Mundial, aunque señaló que la paridad de leyes de género en la región es mejor que la del promedio mundial.

Según el reporte “La Mujer, la Empresa y el Derecho 2022″, que evalúa leyes y regulaciones en 190 países en ocho áreas que impactan la participación económica femenina, en Latinoamérica y el Caribe la mujeres tienen una puntuación promedio de 80,4 de un total de 100, por encima de la global, de 76,5.

Los países mejores calificados en la región en términos de leyes de igualdad de género son Perú (95,0) y Paraguay (94,4), y los peores son Haití (61,3) y Dominica (62,5). Ecuador tiene una calificación de 89,4.

“Al revelar cómo las leyes discriminatorias impiden que las mujeres contribuyan plena e igualmente a sus economías, ‘La Mujer, la Empresa y el Derecho’ aboga por reformas concretas hacia la igualdad de género”, dijo la economista jefa del Banco Mundial, Carmen Reinhart, en el prólogo del informe.

Publicidad

Para elaborar su índice sobre la igualdad legal de género, el estudio se basa en ocho áreas: movilidad, trabajo, remuneración, matrimonio, parentalidad (leyes que afectan el trabajo de las mujeres luego de tener hijos), empresariado (restricciones para iniciar y gestionar una empresa), activos (derechos de propiedad y sucesiones) y jubilación.

Latinoamérica y el Caribe clasifica bien en términos de activos (puntuación promedio de 97,5), movilidad (92,2) y matrimonio (90,6).

Pero hay matices. En la región las mujeres pueden viajar de la misma manera que los hombres, aún hay ocho países que hacen diferencias entre hombres y mujeres en el trámite de solicitud del pasaporte. Y sigue habiendo brechas importantes en parentalidad (puntaje promedio de 48,1), remuneración (72,7) y trabajo (78,1), según un comunicado del Banco Mundial.

En el área de parentalidad, 19 de 32 países de Latinoamérica y el Caribe no cuentan con legislación que garantice 14 semanas de licencia de maternidad paga.

Publicidad

Por otra parte, solo 11 países de la región exigen igual remuneración por un trabajo de igual valor y nueve limitan los trabajos industriales que pueden realizar las mujeres.

En el área de empresariado el puntaje promedio es bueno (82,8), pero solo 11 países prohíben la discriminación en el acceso al crédito basada en el género, que potencialmente puede restringir que las mujeres hagan negocios.

Otro aspecto a mejorar es en el ámbito de la jubilación (81,3), en el que 14 de 32 países no contabilizan en el cálculo de las prestaciones jubilatorias los periodos de ausencia laboral debido a licencias por cuidado infantil.

Cálculo de puntaje en el reporte “La Mujer, la Empresa y el Derecho 2022″

De acuerdo al informe, “el conjunto de datos y el análisis se pueden utilizar para respaldar la investigación y los debates sobre políticas sobre las formas en que el entorno legal influye en la actividad económica de las mujeres”. Los ocho indicadores del reporte están compuestos por cuatro o cinco preguntas binarias, y cada indicador representa una fase diferente de la vida de una mujer.

Publicidad

Los puntajes a nivel de indicador se obtienen calculando el promedio de las respuestas a las preguntas dentro de ese indicador y escalando el resultado a 100. Luego, los puntajes generales se calculan tomando el promedio de cada indicador, donde 100 representa el más alto.

El examen de los datos de una economía ilustra cómo funciona la puntuación en el índice. Ecuador, por ejemplo, recibe un puntaje de 100 en las áreas de movilidad, trabajo, remuneración, matrimonio, activos y jubilación, lo que señala que no se encuentran restricciones legales en las áreas medidas bajo estos indicadores.

Sin embargo, en parentalidad, la falta de al menos 14 semanas de licencia de maternidad pagada, beneficios de licencia de maternidad administrados por el gobierno o licencia de paternidad paga da como resultado un puntaje de 40. El puntaje de empresariado es 75 porque “la ley no prohíbe discriminación por razón de género en el acceso al crédito”, según el informe.

Con base en esta información, Ecuador obtiene así una calificación de 89,4. (I)