El Gobierno de la Ciudad de México solicitará un peritaje internacional para averiguar las causas del trágico accidente en el metro de la capital mexicana que ha dejado 24 muertos tras desplomarse un puente de la línea 12. La identificación de fallecidos avanza lentamente y el miedo se apodera de los usuarios del servicio tras el accidente.

Sin embargo, la línea 12 ha estado rodeada de polémica desde su inicio. Se finalizó el 30 de octubre de 2012, cuando el actual canciller mexicano, Marcelo Ebrard, era alcalde de la capital, entonces el Distrito Federal. Pero se clausuró en marzo de 2014 por fallas y se reabrió de octubre a noviembre (en varios tramos) en 2015.

Preguntado este martes por la prensa, Ebrard calificó el incidente del más “terrible” padecido en el metro y se solidarizó con las víctimas.

“Yo comparto la indignación que hay, celebro la posición que tiene la jefa de Gobierno, que es esencialmente esclarecer qué ocurrió y segundo cuando esclareces qué ocurrió con pruebas, con elementos, pues establecer qué responsabilidades hay, de quiénes tengan responsabilidad y que se actué en consecuencia, no importa quién sea”, subrayó.

Publicidad

Recordó que la obra fue “entregada” definitivamente en julio de 2013, tras una “revisión” de siete meses.

“Más allá de esos y de otros datos, pues decirte que el que actúa con integridad no debe temer a nada, el que nada debe, nada teme. Pero yo estoy sujeto, como todos, pero más como un alto funcionario y como quien promovió la construcción de la línea, estoy sujeto a lo que determinen las autoridades”, concluyó.

“Dicen que le dan mantenimiento, pero a mí se me hace que no, se me hace que los cinco pesos [24 centavos de dólar] que pagamos [por viaje] se los roban”, dice una indignada mujer en la estación Candelaria, cerca del centro histórico.

La línea dorada del Metro

El diario El Informador de Guadalajara recuerda que la línea 12 del metro fue inaugurada con bombos y platillos el 30 de octubre de 2012, cuando Marcelo Ebrard, actual canciller del país, ocupaba el cargo de gobernador de Ciudad de México y Felipe Calderón la presidencia del país.

Se presentó como la “línea dorada”, la línea del bicentenario que ampliaría la cobertura de uno de los metros más transitados del mundo con alrededor de seis millones de pasajeros diarios.

La construcción de esta línea comprende 23 kilómetros en la zona sur de la capital donde cada día transporta a alrededor de 400.000 personas.

Publicidad

Originalmente, el costo de inversión iba a ser de 17.500 millones de pesos (US$1.750 millones según la tasa de cambio entonces), pero acabó costando $2.600 millones de dólares.

Apenas año y medio después de inauguración, la línea tuvo que cerrar 11 de 20 estaciones para corregir múltiples fallos de fabricación, porque había kilómetros donde se habían detectado “desgastes ondulatorios en la vía”, así como “fallas sistémicas que va en demérito de la prestación del servicio y que obliga a hacer una disminución progresiva de la velocidad”.

En 2017, el fuerte terremoto que remeció la capital mexicana también fracturó parte de la estructura del sistema de transporte mexicano, que aunque se repararon hoy demostraron que se requería arreglos constantes.

Desplome del metro

El accidente ocurrió sobre las 22.20 horas locales (03.20 GMT del martes) entre las estaciones de Olivos y Tezonco.

En un video de las cámaras del sistema de vigilancia del Gobierno de la Ciudad de México se observa cómo la estructura elevada se rompe al paso del tren, que se desploma desde una altura de unos 20 metros, y dos vagones del convoy quedan en “V” e impactados con el piso.

“Informamos también que la Fiscalía General de Justicia debe llevar a cabo un peritaje que inició en la noche de ayer, pero además estamos buscando una empresa internacional con certificado tanto en metro como en asuntos estructurales para que haga un peritaje técnico externo y poder llegar a las causas de este lamentable incidente”, declaró la alcaldesa capitalina, Claudia Sheinbaum.

En la conferencia de prensa diaria en el Palacio Nacional, Sheinbaum explicó que hasta el momento la cifra es de 23 muertos y 79 hospitalizados, el mismo dato que se dio a conocer hace unas horas.

De los 23 fallecidos, dos perdieron la vida en hospitales.

Cuatro de los fallecidos todavía siguen dentro del tren desplomado por las dificultades de rescatar los cadáveres.

De entre los hospitalizados, hay 19 mujeres y 60 hombres. Tres son menores de edad y tres adultos mayores. (I)