Medio Oriente, como África del Norte son las regiones más cálidas y secas del planeta. Ahora el cambio climático podría convertir estas áreas en zonas inhabitables debido a que la temperatura podría alcanzar los 60 grados centígrados o más.

A esto se le suma la escasez crónica de agua, la incapacidad de cultivar alimentos debido al clima extremo y la sequía constante, y un aumento en las muertes y los problemas de salud relacionados con el calor.

Un estudio publicado en la Revista Nature apunta que para el año 2100, alrededor de 600 millones de habitantes; el 50% de la población de la región, podrían estar expuestos a eventos climáticos “súper extremos”.

“El estrés por calor durante los veranos alcanzará o excederá los umbrales de supervivencia humana, al menos en algunas partes de la región y durante los meses más cálidos”, dijo el auto del estudio George Zittis. Los principales centros urbanos alrededor del Golfo, el Mar Arábigo y el Mar Rojo, como Dubai, Abu Dhabi, Doha, Dhahran y Bandar Abbas, sufrirían temperaturas altas con mayor frecuencia.

Publicidad

“Las ciudades sentirán un efecto de cápsula de calor cada vez mayor y la mayoría de las capitales de Oriente Medio podrían enfrentar cuatro meses de días extremadamente calurosos cada año”, según el Banco Mundial.

Siria, actualmente, esta enfrentando a su peor sequía en 70 años. Los grupos de ayuda sanitaria describieron la situación como una “catástrofe sin precedentes”.

El sector agrícola, que proporciona la mayor cantidad de puestos de trabajo en Oriente Medio y África del Norte, podría también verse devastado con una disminución de la disponibilidad de agua de hasta un 45 por ciento. (I)