La “crisis del empleo” generada por la pandemia de covid-19 en América Latina y el Caribe amenaza con prolongarse a 2023 o incluso hasta 2024, advirtió ayer martes la Organización Internacional de Trabajo (OIT).

“El panorama laboral es incierto, la persistencia de los contagios por la pandemia y la perspectiva de un crecimiento económico mediocre este año podrían prolongar”, declaró el director de la OIT para América Latina y el Caribe, Vinicius Pinheiro, al presentar un informe anual.

“Una crisis del empleo demasiado larga es preocupante porque genera desaliento y frustración, lo que a su vez repercute sobre la estabilidad social y la gobernabilidad”, agregó el responsable de la OIT, que tiene su sede regional en Lima.

A pesar del repunte económico en 2021, año en que la región creció por sobre el 6%, no se lograron recuperar todos los empleos perdidos con la pandemia, dijo la OIT.

Publicidad

De los 49 millones de puestos de trabajo perdidos en el peor momento de la crisis por la pandemia, en el segundo trimestre de 2020, aún faltan por recuperar unos 4,5 millones.

“Al comenzar 2022, se estima que en total hay unas 28 millones de personas que buscan ocupación sin encontrarla”, dice el informe regional de la OIT.

“Cerca de 4 millones corresponden a personas que se han incorporado a las filas del desempleo por la crisis de la pandemia”, agrega.

La tasa de desempleo regional de 9,6% a fines de 2021 “representa una mejoría desde el 10,6% que alcanzó en 2020, pero un retroceso frente al 8% que se registró para el año 2019, que en este caso se usa como referencia para calcular el impacto de dos años de pandemia”, dijo el organismo de la ONU.

Publicidad

“Comorbilidades sociales”

La OIT dijo que el pronóstico de crecimiento en América Latina de poco más del 2% este año “es un indicio claro que a la región le costará más tiempo salir de la crisis por covid-19″.

Agregó que el desempleo podría bajar este año entre 0,2 ó 0,3 puntos porcentuales, manteniéndose por encima de 9%, lo que “sería insuficiente para regresar” a la situación de 2019, año en que “la situación del mercado laboral distaba de ser positiva”.

“En América Latina y el Caribe la pandemia tuvo un impacto más severo por causa de ‘comorbilidades sociales’ como informalidad y desigualdad”, explicó Pinheiro.

En la misma línea, la Cepal dijo el pasado jueves que cinco millones de latinoamericanos cayeron en la pobreza extrema en 2021, con lo que el total de personas que viven en esa condición subió a 86 millones.

Publicidad

Trabajo, unión familiar y salud, entre los deseos para este 2022 de viajeros que llenaron Playas

El aumento de la pobreza extrema, que pasó del 13,1% al 13,8% de la población en la región, se debe a “la profundización de la crisis social y sanitaria derivada de la pandemia”, indicó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), otro ente de la ONU con sede en Santiago.

Mujeres

La OIT destacó que en las mujeres la tasa de desempleo se mantiene en 12,4% desde 2020 en la región, lo que significa que no experimentó ninguna mejoría en 2021 y contribuye a amplificar la desigualdad de género en el trabajo.

“Sin un conjunto de medidas coherentes para generar puestos de trabajo los impactos de la crisis se prolongarán y dejarán profundas cicatrices sociales y laborales” en la región, expresó la especialista en economía laboral Roxana Maurizio, quien presentó el informe junto con Pinheiro. (I)