El Acuerdo de París se firmó en 2015 y aún no se han registrado cambios profundos en las matrices de producción de los diferentes países. El cambio climático se ha profundizado y ahora impacta en materia económica. Nelson Baldeón, consultor ecuatoriano de geopolítica energética y miembro desde hace cinco años de la organización internacional Concordia, dedicada activamente a fomentar alianzas intersectoriales para el impacto social, dice que es clave que los gobiernos desde la política pública puedan transformar sus matrices energéticas hacia unas de tipo sustentable y que en Ecuador es necesario contar con herramientas que permitan conocer si se están cumpliendo los objetivos ambientales.

Han pasado casi seis años de la firma del acuerdo de París, ¿qué ha ocurrido en el mundo para que aún no exista un plan de reducción de emisiones global y cómo ha afectado esto?

La cadena productiva del mundo está basada en hidrocarburos y carbón (...), el mundo seguía produciendo y además vino en EE. UU. un gobierno que no creía en el cambio climático y que dio muestras de incrementar la competitividad a través de los hidrocarburos; hubo un incremento fuerte de la producción petrolera y todo esto se iba transformando en dióxido de carbono que va a la atmósfera.

Con la llegada del presidente Joe Biden, que entra nuevamente en los proyectos y que estará presente en la COP26, se comienzan a dar cuenta de que los desastres naturales de EE. UU. están saliendo mucho más caros que mitigar el cambio climático. Un segundo factor es la migración por suelos desertificados y un tercero, que los sistemas de salud están colapsando; se calcula que 30 millones de personas mueren por enfermedades relacionadas con el cambio climático.

Publicidad

Estos tres factores hacen dar cuenta de que la matriz no cambió, que los esfuerzos fueron en vano y ahora, cuando el ser humano que actúa más por miedo, viendo estos cambios en el globo, ya se ponen de acuerdo países como China a llegar al 2050 o 2060 a emisiones cero. El presidente Biden entra en un plan de reforma de estímulo fiscal, donde un trillón y medio de dólares están enfocados a nuevas energías. Esto revela que ellos saben que estos gases de efecto invernadero están cambiando la geopolítica social y económica del planeta y que les está afectado y pegando al bolsillo, es una decisión más financiera que ayuda también a salvar vidas.

En un mundo donde se necesitan la energía y los combustibles para producir riqueza, ¿cómo se puede mitigar el cambio climático?

Hay que precisar algo para conocer cómo las grandes fuerzas y poderes energéticos del mundo se están moviendo. La subida del precio del barril de petróleo no es porque no exista petróleo o reservas, es porque los flujos de efectivo se están yendo a invertir más en energías renovables. El cambio ahora ya está afectando bolsillos y esto ha sacudido al mundo y ha hecho que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ya no quiera aumentar más la producción y trate de mantener los precios para poder recuperar inversión.

Una primera solución que se está dando es el que se haya puesto un enfoque fuerte en las energías renovables, eso significa, si nos fijamos en los mercados del futuro de metales, que se han levantado los precios tremendamente porque los precios de turbinas eólicas de generación eléctrica, sustentables, baterías de litio de almacenamiento que se necesitan son básicamente los comodines para tener este tipo de energías. Un segundo aspecto está en EE. UU., donde todos los sistemas de educación han ido girando hacia la sustentabilidad y las energías renovables, porque esto demanda muchísimos técnicos especializados en producción y eso hace que vayamos a un punto donde hasta la tecnología digital esté cambiando.

La tecnología digital nos va a permitir optimizar esta transición hacia el camino de net zero emissions (emisiones netas cero). Hay que tomar en cuenta que estas cosas en Ecuador no las hemos visto, hablamos de acuerdos comerciales con Europa y EE. UU., donde ya piden que los productores que exportan ya tengan huella de carbono cero. Va a llegar un punto en que no vamos a poder firmar tratados o entrar en acuerdos comerciales. Son pequeños ejemplos de que las cosas se están dando porque el planeta no aguanta, en términos de cambio climático, las migraciones climáticas van a ser terribles, se calcula de 300 a 400 millones de personas, eso implica muertes, por lo que creo que este es el momento de mitigar.

¿Cuáles son sus expectativas sobre la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) que empieza el próximo mes en Glasgow y cómo va a participar Concordia?

Publicidad

La premisa básica aquí es que está haciendo un pedido a los líderes para evitar el fracaso de la COP26, yo también me pongo en esa posición y tenemos que evitar un fracaso como humanidad, tenemos que forzar a que los líderes tomen decisiones reales en nuestras naciones, sobre todo en nuestros países que tienen falta de tecnología. Por ejemplo, en Ecuador se está pidiendo el aumento de la producción de un millón de barriles de petróleo, lo que ahí se tendría que ver es cómo se va a hacer de forma sustentable (...), es una gran oportunidad para Ecuador para que, si sigue haciendo producción petrolera, tenga el mínimo impacto posible.

Como Concordia sí vamos a participar, el 31 de octubre estaré llegando a Glasgow, y nuestro propósito es estar, como grupo de empresarios, viendo cómo las empresas tenemos que volvernos sustentables y cuáles son las nuevas tecnologías que nos permitan mitigar y llegar a la huella de carbono cero, y por último, tener compromisos de países para poder estimularlo. La transformación a las energías limpias no es gratis ni es barata, se necesita mucho grado de inversión que les permita a las empresas también un cierto grado de contar con apoyo de los gobiernos.

Al igual que en la digitalización, el Ecuador se está quedando corto... no tenemos las carreras necesarias enfocadas al cambio climático que nos permitan a nosotros desarrollar esos técnicos que asesoren a las empresas.

¿Qué sectores o empresas de Ecuador o de la región podrían ser los primeros en tomar acciones?

En el país las primeras que deben estar en esta línea son las petroleras. Son las empresas que realmente producen, pero debe ser de una manera responsable, sustentable. Luego de eso viene el tema de las ciudades, que están altamente contaminadas ya que la matriz de muchos de los vehículos está basada en diésel. Hay que ver el caso de Dubái, un país petrolero, pero que su matriz energética ya está basada en energías renovables y creo que desde esa perspectiva, ellos entendieron que la industria petrolera era la primera que tenía que ser transformada. Las empresas petroleras han pasado a ser energéticas.

¿Concordia qué desafíos climáticos ha identificado en la región que se deban enfrentar en conjunto?

El primer desafío es la educación, si no tenemos desde nuestros chicos la conciencia ambiental, no soluciona nada. Todos hablan de reciclaje, pero nadie nos ha enseñado de reciclaje. Es importante tener ese reto de poder educar a la gente... Con la basura podemos reciclar y hacer productos y tratar de mantener de que en vez de un consumismo feroz exista uno responsable.

Un segundo reto es que los gobiernos desde la política pública puedan transformar sus matrices energéticas hacia unas de tipo sustentable que les permita mantener la productividad y generar trabajo. Como en EE. UU. que para la nueva matriz energética se van a crear desde nuevas profesiones en las universidades, nuevas fuentes de trabajo para unos 40 a 50 años.

Todo ese tipo de factores son clave en toda la región para podernos interconectar y actuar, las personas piensan que Ecuador tiene sus fronteras y no salimos de ahí, pero lo que haga un país vecino nos va a afectar a nosotros, así como lo que hagamos nosotros. Si no dialogamos de manera regional en estos temas vamos a ser afectados y tendremos que asumir las causas y consecuencias de nuestros actos. Por eso es tan importante la COP26 que va a reunir a 173 líderes mundiales y pedirles que se evite un fracaso y que solo vayan para la foto, hay que llegar a compromisos que salven a la humanidad, porque el planeta va a seguir orbitando y lo que está en riesgo es la raza humana.

¿Qué avances registra el actual Gobierno ecuatoriano para lograr una transición ecológica?

El país ha dado un mensaje fuerte sobre cambiar el Ministerio del Ambiente, pero nuestra matriz energética y de exportación siguen dependiendo del petróleo. Aún es poco tiempo lo que lleva el Gobierno para poder evaluarlo. Si bien es cierto hay un mensaje que motiva, pero los actos tendrán que hacernos ver en el futuro cuánto estamos tratando de cambiar. No hay que olvidar que si no lo hacemos, el cambio climático nos va a afectar a nuestras cadenas de producción... En el país no tenemos KPI, lo que no se mide no se puede decir si se ejecuta. Es extremadamente importante pedirle al Gobierno que nos dé un tipo de medición anual, mensual, que nos permita saber si estamos llegando a las metas. (I)