La radiotelevisión pública británica BBC anunció el jueves que suprimirá 1.000 empleos en el marco de un plan para acelerar su paso a la tecnología digital y ahorrar dinero frente a los recortes presupuestarios del gobierno.

El ente británico, que ya sufrió varios recortes presupuestarios en los últimos años y ve escapar a las audiencias más jóvenes, se encuentra bajo presión desde que el ejecutivo de Boris Johnson decidió congelar durante dos años el impuesto audiovisual con que se financia.

Las nuevas medidas, anunciadas en un comunicado, pretenden ahorrar 500 millones de libras anuales (629 millones de dólares, 586 millones de euros).

De estos, 200 millones se dedicarán a compensar la congelación de ingresos en un periodo de fuerte inflación, mientras que el resto se invertirá en “construir una BBC que dé prioridad al medio digital”, explicó el director general, Tim Davie, en un mensaje al personal.

Publicidad

Los planes incluyen la creación de un único canal de noticias BBC News para las audiencias británica e internacional, actualmente separadas, “manteniendo la capacidad de emitir contenidos separados para los diferentes eventos”.

Algunos servicios en lenguas extranjeras también pasarán a difundirse exclusivamente en línea y se suprimirán las emisiones de radio de onda larga.

Esto supondrá 1.000 puestos de trabajo menos, de un total actual de unos 22.000 empleados. (I)