El australiano Julian Assange y su prometida, la abogada sudafricana Stella Moris, se casaron el miércoles en una prisión de alta seguridad británica donde el fundador de WikiLeaks está recluido desde su detención en 2019 en la embajada de Ecuador en Londres.

“No sé qué decir, estoy muy feliz, estoy muy triste, te quiero Julian con todo mi corazón y me gustaría que estuvieras aquí”, dijo Moris con lágrimas en los ojos al salir tras la ceremonia de la cárcel de Belmarsh, al sur de la capital.

Decenas de seguidores la esperaban con confeti a sus puertas, donde esta joven abogada que se unió a la defensa en Assange en 2011 cortó un pastel de boda.

El velo de su vestido gris plateado, diseñado por la británica Vivienne Westwood, que apoya desde hace años la causa de Assange, llevaba bordadas palabras como “libre”, “tumultuoso”, “noble”.

Publicidad

La legendaria creadora punk de 80 años también diseñó una falda escocesa para el novio, en un guiño a sus ancestros de Escocia.

Assange, de 50 años, lucha por no ser extraditado a Estados Unidos, que quiere juzgarlo por la publicación en WikiLeaks a partir de 2010 de cientos de miles de documentos secretos, que desvelaron abusos cometidos por el ejército estadounidense en Irak y Afganistán.

La semana pasada, el Tribunal Supremo británico le negó la posibilidad de recurrir su entrega, de la que ahora tiene la última palabra la ministra británica del Interior, Priti Patel.

Assange y Moris tuvieron dos hijos en secreto durante los casi siete años que el australiano vivió refugiado en la legación ecuatoriana en Londres, donde fue detenido en abril de 2019 cuando el presidente Lenín Moreno le retiró la protección que le había dado en 2012 su predecesor Rafael Correa.

Publicidad

El miércoles, los dos pequeños llegaron a la cárcel acompañando a su madre, también vestidos con trajes escoceses.

Un funcionario del registro civil realizó el enlace, al que solo pudieron asistir cuatro invitados y dos testigos. (I)