El empresario estadounidense Jeff Bezos es uno de los hombres más ricos del mundo y fundador de Amazon, por lo que se creería que alentaría a la población a que haga compras masivas durante estas épocas, seguramente para incrementar los números en su negocio, pero no es así. Incluso está pidiendo evitar compras innecesarias.

Bezos recomendó a los consumidores y a las empresas posponer las grandes compras en los próximos meses. Esto debido a que la economía mundial se enfrenta a una desaceleración y a una posible recesión.

En una entrevista con la cadena CNN, el multimillonario instó a la población a aplazar las compras de artículos de gran valor, como autos nuevos, televisores y electrodomésticos. Puntualizó que retrasar este tipo de transacciones es la forma más segura de estar preparado en caso de una recesión económica prolongada.

Publicidad

Quienes estén pensando en comprar un televisor, una refrigeradora, un auto nuevo... mejor que se calmen y guarden el dinero hasta ver qué pasa. Hay que reducir riesgos”, indicó.

Pero además, a su criterio, las pequeñas empresas también deberían evitar hacer grandes gastos de capital durante este período de incertidumbre. “Elimine algunos riesgos de la mesa”, dijo Bezos. “Mantén un poco de polvo seco a mano… Solo un poco de reducción de riesgos podría marcar la diferencia para esa pequeña empresa, si nos metemos en problemas económicos aún más graves. Tienes que jugar un poco con las probabilidades”.

Asimismo, el empresario -que planea regalar la mayor parte de su patrimonio $120 mil millones durante su vida-, ha defendido que la probabilidad de que las condiciones económicas empeoren hace que sea prudente ahorrar algo de efectivo si se puede.

Solo un poco de reducción del riesgo podría marcar la diferencia”, aseguró el presidente ejecutivo de Amazon.

Publicidad

Estados Unidos entra en “recesión técnica”: por qué es peligroso y cómo puede afectar a América Latina

¿Es inevitable una recesión? Lo que piensan 4 economistas

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía global se frenará más de lo esperado en 2023, un año en el que buena parte del mundo se asomará a la recesión o acabará cayendo en ella.

En su informe de perspectivas económicas globales publicado en octubre pasado, el FMI mantuvo en el 3,2 % su previsión de crecimiento global para este 2022, pero advirtió de que los riesgos que ya han ralentizado la evolución económica mundial van a persistir y pueden empeorarla.

Según la entidad, al menos un tercio de las economías mundiales entrarán el año que viene en recesión técnica, es decir, tendrán al menos dos trimestres consecutivos de contracción de su producto interior bruto (PIB).

Y calcula que hay un 25 % de probabilidades de que la situación empeore y el crecimiento global del año que viene no llegue ni siquiera al 2 %, una situación que, a excepción del primer año de pandemia, no se daba desde 2001.

Publicidad

Todo ello en un momento marcado por una elevadísima inflación a nivel mundial que puede traer problemas mayores si no se frena a tiempo. De ahí que el Fondo anime a los bancos centrales a que sigan endureciendo su política monetaria, aunque eso lleve a una inevitable ralentización económica. (I)