Sin lugar a dudas, los ucranianos se convirtieron en héroes de su nación por la férrea defensiva ante las tropas invasoras durante el conflicto Rusia-Ucrania. Pero hay un caso en particular que está llamando la atención en las redes sociales y es la historia de Illia Samoylenko, un hombre que perdió un brazo y un ojo, y sigue luchando contra el ejército de Vladimir Putin.

Aunque Mariupol ya es una ciudad tomada por los rusos, hay zonas donde siguen los enfrentamientos. El héroe de esta ciudad, sin importar el resultado de la guerra, es Samoylenko, de quien aseguran sus paisanos es “un hombre de voluntad de hierro, un verdadero héroe”, reseñó La Razón.

Revelan que la amante de Vladimir Putin está nuevamente embarazada: El presidente ruso se habría sorprendido con la inesperada noticia que le dio la exgimnasta

La historia de Illia Samoylenko: El héroe de Mariupol

El hombre de 27 años fue oficial del Batallón Azov en la guerra de 2015, un año después de que comenzara la batalla por la anexión rusa de Crimea. Fue allí cuando perdió su ojo izquierdo y su brazo derecho.

“Continúa su lucha con una prótesis mecánica de titanio y espera terminar la carrera de Historia”, detalló el portal de Euromaidan Press.

Publicidad

Aún con la masacre que reportan en Mariupol, una ciudad tomada casi en su totalidad por Putin, Samoylenko es uno de los pocos hombres que siguen resistiendo los ataques de las tropas rusas en la acería Azovstal, donde se encuentra con otros ucranianos.

En una pequeña rueda de prensa con medios internacionales, el militar tomó la palabra y tuvo críticas contra el gobierno ucraniano, al asegurar que los “dejaron solos”. Según reseñó El Independiente, los soldados que allí se encuentran no reciben apoyo gubernamental, ni militar, dijo Samoylenko. “Nos dejaron a nuestra suerte”, lamentó.

“Mucha gente nos dice que somos héroes. No deberíamos ser llamados así porque simplemente estamos haciendo nuestro trabajo”, murmura. “El heroísmo aparece cuando la estructura de mando falla”.

Por otra parte, reveló que tanto él como todos los soldados que lo acompañan, sin revelar la cifra por seguridad, no podrán resistir mucho tiempo porque se acaban las provisiones, además, “hay muchos heridos que deberían ser evacuados”. (I)

Te recomendamos estas noticias