Poniendo fin al calendario electoral de Latinoamérica para este año, Honduras debe acudir el domingo a las urnas a elegir un presidente, tres designados presidenciales (vicepresidentes), 298 alcaldes, 128 diputados al Parlamento local y 20 al Centroamericano, todo en medio de una triple crisis que viene arrastrando desde 2009, con problemas económicos, políticos y sociales.

La creación de puestos de trabajo, la lucha contra la pandemia, el frenar las gigantescas caravanas de migrantes que tratan de llegar de forma irregular a Estados Unidos en busca de empleo, regular precios de combustibles y mejorar el sistema educativo y las condiciones jurídicas para las empresas y emprendimientos son considerados los principales desafíos que tendrá el nuevo Gobierno que surja de los comicios del domingo, ya que no existe la opción de una segunda vuelta y gana el candidato que obtenga una mayoría simple.

Honduras, con 9,5 millones de habitantes, está sumido en una compleja situación desde junio de 2009, luego del golpe de Estado al entonces gobernante, Manuel Zelaya, que se agudizó con el “fraude” que la oposición alega que hizo el presidente Juan Orlando Hernández en las elecciones de 2017 para seguir en el poder.

Fátima Romero, periodista de diario La Prensa, de Honduras, dice que “el instituto de estadísticas sacó hace poco unos datos sobre que el 74 % de los hogares entra en la línea de la pobreza”, y comenta que este informe, luego de tener mucho eco entre la población, fue borrado de la página donde fue publicado, lo que causó críticas entre la población.

Publicidad

En el país, muchos de sus habitantes se dedican a buscar material reciclado y alimentos dentro de contenedores de basura ante la falta de empleo y oportunidades. Foto: EFE

La crisis que afecta a la nación centroamericana sufrió un deterioro mayor con la llegada de la pandemia de COVID-19. Romero subraya que la emergencia sanitaria ha provocado que un 70 % de los trabajadores del país labore de manera informal.

Refiere que, además de la pandemia, el país enfrentó el año pasado dos huracanes con diez días de diferencia, y que en total se han perdido alderedor de 400.000 empleos en 2020, según cifras de gremios de la empresa privada

Según datos del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), un millón de personas en el sector formal está desempleado y más de 1,5 millones tienen problemas de ingresos en el sector informal.

Yony Bustillo, periodista hondureño, coincide en que la situación de Honduras en los últimos años se ha tornado difícil.

“Se ha intentado reducir la pobreza, pero sigue siendo uno de los principales problemas... Y esto influye en la corrupción que hay en el país en los últimos años del presente gobierno; hay muchos problemas ligados a la corrupción en cuanto al manejo de la pandemia”, dice.

Bustillo menciona que uno de los principales casos es la compra de siete hospitales móviles para atender a pacientes con el virus que realizó el Gobierno por decenas de millones dólares, y que dieron resultados positivos en los meses más críticos de la pandemia.

Publicidad

Sobre la situación actual de la emergencia sanitaria en el país, comenta que los casos han ido disminuyendo gracias a la vacunación. Añade que 7,1 millones de hondureños son aptos para la vacunación, pero que solo 4,5 millones han recibido la primera dosis, y 3,3 millones de personas, la segunda.

Las elecciones generales de Honduras del día 28 se celebrarán entre el riesgo por la pandemia de COVID-19 que desde 2020 afecta al país, aunque los contagios han disminuido. Foto: EFE

No obstante, la falta de dosis no es la causante de que la población no haya recibido la vacuna. Bustillo dice que el país cuenta con las donadas por el mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero que las campañas de vacunación no han podido llegar todavía a las zonas rurales; menciona también la desconfianza a la vacuna que hay en parte de la población, algo común en todo el mundo.

El país contabiliza hasta el momento un total de 378.000 contagios y 10.393 decesos a causa del virus.

Además de la situación económica y sanitaria, Romero, por su parte, subraya que la desconfianza en la clase política es profunda y que creció de cara al proceso actual, luego de que en las primarias del mes de marzo no se cumplió con dar resultados oficiales y estos demoraron más de un mes.

“El domingo se supone que van a dar los resultados tres horas después del cierre de urnas, pero hay desconfianza”, dice y resalta que en este proceso la violencia política se ha fortalecido.

Desde que las elecciones generales se convocaran, en septiembre de 2020, y hasta la actualidad han sido asesinadas 29 personas, recoge EFE.

Por su parte, Bustillos manifesta que otro aspecto que ha complicado aún más la situación del país son los señalamientos de vínculos al narcotráfico que el presidente Hernández ha tenido.

El presidente ha sido señalado por un fiscal en Nueva York como cómplice de tráfico de drogas. Por ese delito está preso y condenado a cadena perpetua en Estados Unidos su hermano, Juan Antonio Tony Hernández.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández. ARCHIVO Foto: EFE

En tanto, según sondeos de opinión, de los doce candidatos presidenciales, solo tres tienen opción para suceder a Hernández, quien concluirá su segundo mandato el 27 de enero de 2022.

Se trata de Yani Rosenthal, del Partido Liberal; Nasry Asfura, del gobernante Partido Nacional; y Xiomara Castro, de la alianza entre el Libertad y Refundación (Libre) y la Unión Nacional Opositora de Honduras (Unoh), esposa del expresidente Zelaya.

Más de 5 millones de hondureños están habilitados para elegir en los comicios. Serán los undécimos comicios desde que Honduras retornó a la democracia, en 1980, tras casi dos décadas de regímenes militares. (I)