Este lunes el gobierno de Estados Unidos informó que una delegación de funcionarios llegó a Haití el domingo en respuesta a la solicitud de colaboración de las autoridades haitianas en la investigación del asesinato del presidente Jovenel Moïse.

Representantes del Departamento de Justicia, de Seguridad Nacional y de Estado estadounidense, así como miembros del Consejo de Seguridad Nacional de ese país “examinaron la seguridad de infraestructuras vitales” y se reunieron con los policías a cargo de la investigación, según un comunicado.

La delegación también se reunió con el primer ministro interino, Claude Joseph; el primer ministro designado por Moïse antes de su muerte pero que no había asumido el cargo, Ariel Henry; y el presidente del Senado, Joseph Lambert, para “fomentar un diálogo abierto y constructivo, de cara a un acuerdo político que permita la celebración de elecciones libres y justas”.

La mayoría de los senadores, últimos funcionarios elegidos por el voto popular aún en funciones, firmaron una resolución la noche del viernes ofreciendo a Lambert el título de presidente provisional de la república.

El asesinato el 7 de julio de Moise ahondó más la grave crisis de este país de 11 millones de habitantes, cuyo liderazgo se disputan ahora Claude Joseph, Ariel Henry y Joseph Lambert. (I)