El colombiano Álvaro Pulido Vargas sería una pieza clave en los negocios de su compatriota, el empresario Álex Saab Morán, a quien las autoridades estadounidenses consideran el testaferro del presidente venezolano Nicolás Maduro. La justicia de Estados Unidos hizo pública el jueves pasado la acusación que el Departamento de Justicia planteó el 7 de octubre contra Pulido Vargas y otras cuatro personas por supuesto lavado de activos dentro de un esquema de sobornos a altos funcionarios del gobierno de Venezuela.

La lista de acusados incluye al exgobernador del estado Táchira, José Vielma Mora, quien ocupó ese cargo entre 2012 y 2017. Los fiscales estadounidenses lo acusan de haber recibido $ 17,3 millones en sobornos. Los otros señalados son los colombianos Emanuel Rubio González y Calos Lizcano Manrique, y la venezolana española Ana Guillermo Luis.

La acusación, que es pública, señala que las coimas se habrían dado a cambio de cuatro contratos que sumaron un total de $ 855,8 millones para la distribución de alimentos y medicinas en Venezuela, a través del programa gubernamental denominado Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP). Como medida reparatoria, los fiscales pidieron al juez el decomiso de bienes por $ 1.607 millones en contra de los cinco acusados.

De acuerdo con la investigación judicial, Vargas Pulido -también conocido como Germán Enrique Rubio Salas y como “Cuchi”- habría formado varias compañías para a través de estas obtener contratos públicos de comida y medicina, con la ayuda de sus colaboradores. Los fiscales apuntaron dos empresas: Group Grand Limited y Asasi Foods.

Publicidad

Los contratos eran adjudicados bajo el paraguas del CLAP por dos instituciones públicas de Venezuela: la Corporación Venezolana de Comercio Exterior (Corpovex) y la Comercializadora de Bienes y Servicios del Estado de Táchira (Cobiserta).

Según la acusación, en 2016 tres colaboradores de Pulido Vargas se reunieron con el entonces gobernador de Táchira, Vielma Mora, para acordar el pago de sobornos a cambio de los contratos para la distribución de alimentos. El documento agrega que en esas sesiones también participaron otros dos funcionarios venezolanos que ocuparon altos cargos en el Ministerio de Finanzas de Venezuela, el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes), el Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden) y la Corpovex.

Álvaro Pulido Vargas, supuesto socio de Alex Saab, es buscado por autoridades norteamericanas. Foto: @StateINL

En octubre de 2016, Cobiserta le otorgó el primer contrato a Group Grand Limited por aproximadamente $ 340 millones para la importación y distribución de 10 millones de cajas de alimentos, a razón de $ 34 por cada caja, señala la acusación. Y agrega: “Aunque José Gregorio Vielma Mora sabía que el costo de producción e importación de las cajas de comida era mucho menor a $ 34 por caja, él acordó con los coconspiradores para autorizar que Cobiserta compre las cajas a un precio inflado para que los coconspiradores pudieran usar los fondos excedente para el pago de sobornos a Vielma Mora y otros funcionarios venezolanos”.

Según la acusación, el pago de los contratos salió del Bandes y del Fonden. Los fiscales indican que encontraron dos cuentas adonde se destinaba ese dinero: una en Antigua a nombre de Group Grand Limited y otra en Emiratos Árabes Unidos a nombre de Asasi Food. Desde ahí se habrían triangulado los sobornos, usando el sistema financiero estadounidense, sostienen los acusadores.

La acusación apunta, además, que como Venezuela tenía limitaciones para pagar a las empresas extranjeras debido a la escasez de dólares en su economía, Vargas Pulido y uno de sus colaboradores participaron en la refinación y venta de oro a nombre de Venezuela para asegurarse sus cobros.

El mandatario Nicolás Maduro se ha pronunciado sobre la participación de Álex Saab en la importación y distribución de alimentos, medicinas y gasolina en Venezuela, y lo ha calificado como héroe. Saab fue detenido en Cabo Verde en junio de 2020 y fue extraditado a Estados Unidos el 16 de octubre pasado.

Publicidad

Frente a este último hecho, Maduro reaccionó así: “Alex Saab iba (a Cabo Verde) como enviado especial para comprar alimentos y gasolina para Venezuela (...) Ese alimento para el pueblo de Venezuela fue traído por Alex Saab, la gasolina la trajo Alex Saab, las medicinas que llegaron para los diabéticos, los tratamiento contra el cáncer, los trajo Alex Saab del mundo”, según reportó la cadena oficialista Telesur.

Negocios en Ecuador

Álvaro Pulido Vargas tiene un capítulo en Ecuador. Fue uno de los accionistas fundadores de la empresa ecuatoriana Fondo Global de Construcción (Foglocons) que, según la Fiscalía ecuatoriana, estuvo envuelta en un supuesto esquema de lavado de dinero. Sin embargo, esa acusación fue rechazada y Pulido Vargas fue sobreseído definitivamente en 2016 junto con otras personas relacionadas a esa empresa.

Floglocons fue constituida en 2012 y tenía relación con empresas de igual nombre que ya funcionaban en Colombia y Perú. Un año antes, Álex Saab firmó a nombre de Foglocons Colombia un acuerdo con el entonces presidente venezolano, Hugo Chávez, para construir casas populares.

Una investigación realizada por Diario EL UNIVERSO, el portal Armando.Info y El Nuevo Herald de Miami, que fue publicada en 2015, reveló que el gobierno venezolano adjudicó los contratos para la edificación de las casas a dos empresas venezolanas y que estas, a su vez, contrataron a Foglocons Ecuador para que le proveyera de paneles de construcciones prefabricadas.

De acuerdo con los registros financieros y aduaneros, Foglocons Ecuador recibió casi $ 160 millones de las contratistas venezolanas, pero exportó apenas $ 3,1 millones.

Pulido Vargas transfirió las acciones que tenía en Foglocons Ecuador a la sociedad española Fondo Global Petrolero S.L. en mayo de 2013, según los registros de la Superintendencia de Compañías. (I).