Mientras la vacunación contra el coronavirus avanza en varios países, la opción de usar la vacuna de AstraZeneca-Oxford sigue generando discusiones por supuestas reacciones adversas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado que “por el momento” se siga usando esta vacuna, luego de que varios países europeos hayan paralizado su inoculación.

“Por el momento, la OMS estima que el balance riesgos-beneficios se inclina a favor de la vacuna AstraZeneca y recomienda que las vacunaciones continúen”, indicó un comunicado de la agencia de salud de la ONU.

Según The Washington Post, la principal preocupación apareció este mes cuando se reportaron que personas que recibieron esta vacuna habían presentado casos de trombosis, incluso dos murieron. Lo que hizo que con el paso de los días Austria, Noruega, Dinamarca, Italia, Alemania, España, entre otros países, decidieran pausar su administración.

Publicidad

Sin embargo, la Agencia Europea de Medicamentos concuerda con la OMS en que los beneficios de la vacuna son mayores que el riesgo que podría representar, y menciona que no hay pruebas de que las condiciones que han presentado estas personas se deben en parte o exclusivamente a la vacuna de AstraZeneca-Oxford.

Ya más de 20 millones de personas han recibido esta vacuna y los casos de trombos que se han reportado en países europeos son alrededor de 40.

El divulgador científico español Luis Quevedo ha mencionado que primero hay que tener claro que si se aprueba -como lo han hecho las autoridades de Reino Unido y Europa- el uso de una vacuna es porque ha pasado los estándares de seguridad necesarios.

Además señala que hay factores que por el momento pueden calmar a la población para que siga aceptando su uso: la pausa de su administración por un par de semanas es una muestra de que la “farmacovigilancia” que se sigue al medicamento funciona, el hecho de que se presenten diferentes reacciones era algo de esperar y que el número de casos que aparecen es estadísticamente pequeño comparado con la cantidad de dosis que se administran semanalmente, y, finalmente, que es una de las más usadas en millones de personas en Reino Unido.

Desde la agencia llegará una respuesta oficial el jueves, pero miembros de esta ya han dicho que no han encontrado datos que hagan pensar que debe dejar de usarse. Es decir, la seguirán recomendando, según Quevedo.

Incluso la Sociedad Internacional de Trombosis y Hemostasia ha recomendado que se siga usando porque no hay pruebas que vinculen directamente la aparición de trombos con la vacuna.

Publicidad

Esta sociedad indica que de igual manera se debe estar atentos a los posibles síntomas y signos de coágulos de sangre: dolor en las piernas, hinchazón, sensibilidad o enrojecimiento de la piel asociado con la trombosis venosa profunda, dificultad para respirar, dolor o malestar en el pecho, latidos cardiacos más rápidos de lo normal o irregulares, tos con sangre y presión arterial baja, mareos o desmayos asociados con la embolia pulmonar.

Además de que no se puede anticipar este tipo de efecto y que los pacientes con problemas médicos previos deben consultar con su médico. Solo aclara que los pacientes que reciben warfarina con INR subterapéutico deben esperar a que su INR sea menor de 4.0.

El primer ministro de Francia, Jean Castex, anticipó que si el informe de la agencia europea es positivo, él mismo usará la vacuna de AstraZeneca cuando sea su turno de vacunarse.

“Ante esta situación me planteo vacunarme (con la vacuna de AstraZeneca) rápidamente, para mostrar a nuestros conciudadanos que la vacuna es nuestra puerta de salida”, dijo en una entrevista televisiva, según EFE.

Batalla diplomática

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, explicó este miércoles que la Unión Europea (UE) se está planteando parar las exportaciones de vacunas dirigidas al Reino Unido si este país continúa sin enviar a territorio comunitario dosis del fármaco de AstraZeneca que se produce en las plantas británicas.

En una rueda de prensa, Von der Leyen detalló que las empresas europeas han exportado diez millones de vacunas al Reino Unido en las seis últimas semanas, lo cual le sitúa como el país tercero que más vacunas producidas en Europa recibe, mientras que la UE “sigue esperando” a recibir dosis de AstraZeneca producidas en territorio británico.

“En nuestro contrato con AstraZeneca hay incluso dos plantas en el Reino Unido que se incluyen para la potencial entrega de vacunas a la Unión Europea. Seguimos esperando a que las dosis lleguen del Reino Unido. Esto es una invitación a que nos muestren que habrá dosis del Reino Unido que lleguen a la UE, de forma que haya reciprocidad”, señaló Von der Leyen. (I)