La aplicación de la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus en algunos países europeos ha sido vinculada con varias muertes de personas afectadas con trombosis.

Por ello, países como Italia, España, Dinamarca han decidido dejar de aplicarla en sus ciudadanos, pese a que las autoridades médicas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) no desaconsejan su uso.

Algunos especialistas defienden además que el propio COVID-19 puede provocar coágulos sanguíneos por lo que es posible que “algunos de los problemas que se observan ahora no se deban a la vacuna sino al covid” entre gente infectada antes de ser vacunada, según Stephen Evans, de la London School of Hygiene & Tropical Medicine, citado por el organismo británcio Science Media Centre.

Respuesta de AstraZeneca

En un comunicado difundido el domingo último, AstraZeneca indicó que el “examen atento de todos los datos de seguridad disponibles sobre más de 17 millones de personas en la Unión Europea y Reino Unido” que han recibido su vacuna “no ha aportado ninguna prueba de riesgo creciente de embolia pulmonar, trombosis venosa profunda (TVP) o trombocitopenia en ningún grupo de edad, sexo, lotes o países en particular”.

Publicidad

El lunes, el Instituto Médico Paul-Ehrlich, que asesora al gobierno alemán, dio cuenta de una “acumulación sorprendente de una forma específica de trombosis venosa cerebral muy inhabitual, asociada a un déficit de plaquetas sanguíneas”.

Las primeras sospechas que llevaron a suspender la administración de la vacuna de AstraZeneca se basaban en una eventual relación entre esta y la formación de coágulos o trombos, que pueden provocar flebitis e incluso embolias pulmonares.

Pero, ¿qué es una trombosis, o una embolia pulmonar?

Las trombosis venosas cerebrales (formación de coágulos en las venas del cerebro) son “por un lado mucho más inhabituales que las trombosis clásicas y por otro son potencialmente más graves”, explica la infectóloga Odile Launay, miembro del Comité de vacunas anticovid creado por el gobierno francés.

Estas afecciones pueden provocar accidentes vasculares cerebrales (AVC).

Los pacientes afectados presentan un trombo o un coágulo sanguíneo que impide o dificulta la circulación de la sangre. En el caso de las personas vacunadas con AstraZeneca, este trombo se localiza en el sistema venoso del cerebro.

Síntomas de la trombosis

Los síntomas más comunes son:

Publicidad

  • Dolor de cabeza intenso, que no mejora cuando la persona afectada se acuesta y tampoco con analgésicos.
  • Pueden aparecer vómitos, sangrados irregulares o alteraciones visuales.
  • Otros síntomas menos frecuentes.

Una embolia es una falta brusca de riego a un determinado órgano, como consecuencia de la obstrucción de una arteria debido a la llegada de uno o múltiples trombos procedentes de alguna zona del cuerpo alejada del sitio donde se produce la embolia, reseña Redacción Médica en la explicación de la enfermedad.

El trombo viaja por la sangre desde el lugar donde se ha formado y queda retenido en una zona estrecha de las arterias, por donde ya no puede pasar, impidiendo así un riego sanguíneo normal a la zona distal donde ha quedado estancado. Al trombo que viaja por la sangre y encalla se le llama émbolo.

Solo en los casos graves en los que se demore el tratamiento, puede generar discapacidad o causar la muerte.

Embolias más frecuentes

Embolias de pulmón (tromboembolismo pulmonar). Son habitualmente producidas por trombos que viajan desde las piernas hasta los pulmones, en pacientes que tienen una trombosis venosa profunda a dicho nivel.

Embolias cerebrales. Son habitualmente producidas por trombos formados en el interior del corazón. En otras ocasiones se deben a trombos formados en la arteria aorta o en las arterias carótidas.

Embolismos periféricos. Los trombos formados en el corazón pueden dar lugar también a embolismos periféricos (falta de riego súbita a un brazo o a una pierna) o a embolismos viscerales (falta súbita de riego a zonas del hígado, bazo, riñón, u otras vísceras).

Los trombos también se producen con más facilidad cuando existen diversas enfermedades de la coagulación de la sangre, hereditarias o no, como las trombofilias, ante la presencia de cáncer, en las enfermedades autoinmunes, etc. (I)