Treinta días después de su lanzamiento, el James Webb, el telescopio espacial más grande y poderoso del mundo, ha llegado a su destino final: Lagrange 2, un puesto de observación a un millón de millas (1,5 millones de kilómetros) de la Tierra.

Webb finalmente fue empujado a una órbita alrededor de esta ubicación gracias a un breve encendido del propulsor de cinco minutos. Los controladores en la Tierra ahora pasarán los próximos meses ajustando el telescopio para prepararlo para la ciencia.

Los espejos del observatorio espacial aún deben alinearse meticulosamente y los detectores de infrarrojos deben enfriarse lo suficiente antes de que las observaciones científicas puedan comenzar en junio. Pero los controladores de vuelo en Baltimore estaban eufóricos después de anotarse otro éxito.

Webb, anunciado como el sucesor del famoso telescopio espacial Hubble y con un valor de 10.000 millones de dólares de la NASA, fue lanzado el 25 de diciembre desde la Guayana Francesa. Debido a su gran tamaño, tuvo que lanzarse plegado dentro del Ariane 5, un cohete europeo. Sus objetivos generales son tomar fotografías de las primeras estrellas que brillan en el universo y sondear planetas lejanos que puedan ser habitables.

Publicidad

El Lagrange Point 2 es uno de los cinco “puntos dulces” gravitatorios alrededor del Sol y la Tierra donde los satélites pueden mantener su posición con pocos ajustes orbitales, conservando así combustible. La otra ventaja es que Webb no experimentará en L2 los grandes cambios de temperatura y luz que sufren los telescopios espaciales situados mucho más cerca de la Tierra. Esto es vital para la misión.

Cinco preguntas sobre el telescopio espacial James Webb, que escrutará el universo

Está diseñado para ver el cosmos en luz infrarroja y, por lo tanto, debe mantener constantes condiciones superfrías para su hardware. La luz infrarroja tiene ondas que son apenas más largas que las de la luz visible. “Ver” en el infrarrojo permitirá que el telescopio, por ejemplo, mire a través del polvo para obtener imágenes de estrellas que de otro modo estarían oscurecidas.

“Es un proceso largo. Puede tomar hasta tres meses durante la puesta en marcha y estamos listos para hacerlo”, dijo Begoña Vila, ingeniera de sistemas de instrumentos de la NASA, a BBC News.

Hasta ahora, la misión Webb no ha dado un paso en falso. El lanzamiento y el viaje a L2 transcurrieron sin incidentes. E incluso la compleja tarea de desplegar el telescopio después de que saliera de la parte superior del cohete Ariane se hizo parecer el más fácil de los ensayos.

Estábamos encantados con la precisión y el éxito de todos esos despliegues”, dijo Kyle Hott, líder de ingeniería de sistemas de misión en Northrop Grumman, la compañía aeroespacial estadounidense que codirigió el desarrollo del telescopio con la agencia espacial estadounidense. “Es bastante increíble pensar que todo era solo un concepto en papel hace décadas, y ahora está realmente aquí. La moral está alta y estamos muy emocionados”. (I)