Los ataques de Rusia a Ucrania tras el inicio de la invasión del 24 de febrero han sido severamente condenados por decenas de líderes y organizaciones mundiales. Las sanciones impuestas por la Unión Europea (UE) y Estados Unidos no solo afectan al gobierno de Vladimir Putin, sino también al círculo de oligarcas rusos cercanos al Kremlin.

Washington decidió emprender medidas contra los empresarios rusos que violen las sanciones que rigen en Moscú. Merrick Garland, secretario de Justicia de EE.UU., afirmó que no se escatimarán esfuerzos para “investigar, arrestar y enjuiciar a todos aquellos cuyos actos criminales permitan al gobierno ruso continuar con esta guerra injusta”, por lo que los bienes de varios oligarcas rusos se han visto embargados o congelados.

Joe Biden sanciona a la banca rusa y expulsa al segundo diplomático más importante de Rusia en Washington

“Nos estamos uniendo a nuestros aliados europeos para encontrar y decomisar sus yates, sus apartamentos de lujo, sus aviones privados”, dijo Joe Biden, el mandatario estadounidense, en su primer discurso sobre el estado de la Unión ante las dos cámaras del Congreso estadounidense.

Las islas Maldivas, antes un destino turístico cuyo principal mercado eran los turistas rusos, se ha convertido en el sitio al que acuden los empresarios rusos para huir de las sanciones de su país. El yate “Clio” de Oleg Deripaska, un multimillonario y magnate del aluminio, apareció cerca de la capital de Las Maldivas, Malé.

Publicidad

Oleg Deripaska (Reuters/Evgenia Novozhenina)

El gigante negocio de Deripaska había sido sancionado previamente en el 2016 por su supuesta injerencia en las elecciones de Estados Unidos a favor de Donald Trump. El gobierno de Trump levantó las sanciones en el 2018 tras llegar a un acuerdo con la Unión Europea, pero el magnate sigue incluido en una lista negra de personas cercanas al Kremlin.

El yate “Titan” de Alexander Abramov y la embarcación “Nirvana” de Vladimir Potanin también fueron observados en la costa del archipiélago, según informa la plataforma ‘MarineTraffic’. Abramov es un magnate industrial y Potanin es el dueño de un complejo minero de níquel en Rusia.

Las Islas Maldivas son uno de los destinos turísticos más visitados por los ciudadanos rusos.

La razón por la que los oligarcas rusos están huyendo hacia las Islas Maldivas puede ser por la inexistencia de un acuerdo de extradición entre este país y Estados Unidos, por lo que legalmente no puede entregar activos a EE.UU., “a menos que el individuo en cuestión sea buscado para una investigación criminal o si está escapando de un castigo legal”, explica el abogado Mahfooz Saeed a EFE.

Alisher Usmanov es uno de los oligarcas rusos y un “posible testaferro” de Vladimir Putin cuya propiedad ha sido incautada. Su yate “Dilbar”, cuyo valor ronda los 600 millones de dólares, fue detenido por las autoridades alemanas en Hamburgo. El multimillonario luego emitió un comunicado criticando la “injusticia” de las sanciones y afirmando que son “un conjunto de alegaciones falsas y difamatorias”. (I)

YORUK ISIK REUTERS