El canal de Panamá ha servido como enlace clave entre dos océanos y también la ruta más corta entre ellos, lo que ha facilitado durante décadas los envíos de mercancías por barco. Los navíos atraviesan el canal de Panamá a través de un sistema de esclusas que utiliza agua de varios embalses para hacer flotar los enormes buques de carga por un flujo superficial.

El canal de Panamá está atravesando la peor crisis de su historia, pues se está quedando sin agua por una sequía brutal durante los últimos años, estos efectos se están sintiendo en la transportación. Los buques portacontenedores ya se ven obligados a reducir su peso y pagar tarifas para cruzarlo.

En 2019 la región registró una reducción del 20% de lluvias en comparación a la media, convirtiéndose en el quinto año más seco desde los años 50. Desde entonces, las autoridades han recortado la cuota de barcos que cruzan el canal con el fin de ahorrar agua. Se proyecta que los niveles del lago alcancen mínimos históricos en julio.

Publicidad

De acuerdo a un artículo de Bloomberg, a partir del 24 de mayo, se permitirán calados de hasta 13,56 metros a los buques Neo-Panamax (barcos grandes como buques portacontenedores, transportadores de gas licuado de petróleo o graneles secos).

Los lagos Alhajuela y Gatún, son lagos artificiales que abastecen de agua al Canal de Panamá, pero ambos, en la provincia caribeña de Colón, se han visto mermados por la sequía. El paso de cada embarcación necesita unos 200 millones de litros de agua dulce vertidos al mar, por lo que estas lagunas son vitales.

El administrador del canal, Ricaurte Vásquez Morales, le comentó a EFE que la “emergencia climática es un tema” del que llevan “advirtiendo por muchos años”.

Publicidad

“Simplemente nunca supimos en qué año iba a ocurrir un caso como el que estamos experimentando ahora, pero podía ocurrir en cualquier momento. El último periodo de sequía intenso que tuvimos fue en 2019-2020, y generalmente estos ciclos se repiten una vez cada cinco años. Lo que estamos viendo ahora es que se está repitiendo una vez cada tres años. Eso debe alertarnos de la urgencia”, subrayó. Lo que podría empeorar con la llegada del evento El Niño.

El canal fue construido entre 1904 y 1914 por Estados Unidos, que tuvo su control exclusivo hasta 1979. El gobierno de Panamá asumió plenamente el control del canal a finales de 1999. (I)